Isaura Dinator: la profesora y activista que promovió el derecho a la educación de las mujeres en el siglo XX

0
158

Isaura Dinator

Fuente: El Mostrador

El ingreso de las chilenas a la educación superior en el siglo XIX significó un hecho histórico, no solamente porque destacadas mujeres como Eloísa Díaz o Matilde Throup fueron las primeras tituladas del país, sino porque la formación que recibieron fue su herramienta para impulsar grandes cambios en favor de las mujeres.

Un ejemplo de ello fue la labor que realizó Isaura Dinator de Guzmán, destacada profesora, política y activista nacional que promovió y luchó constantemente por los derechos de las mujeres durante el siglo XX.

Dinator asumió la dirección de distintos liceos de la capital, donde instó a sus alumnos a continuar sus estudios superiores. Además, formó parte de diversas agrupaciones de mujeres que buscaban la emancipación femenina.

Por esto, en un nuevo Mujeres Inolvidables, el especial semanal en donde destacamos las importantes hazañas de mujeres chilenas de la historia y el presente, visibilizamos el impacto de la profesora Isaura Dinator, precursora de los derechos sociales y educativos de la mujer en el siglo XX.

Nació en Santiago el 19 de abril de 1885, gracias a su familia y su interés personal por la instrucción femenina, Isaura tuvo acceso a un gran soporte educacional. Así, en 1901 se recibió de Bachiller en Filosofía y Humanidades. Dos años más tarde ingresó al Instituto Pedagógico, en el que se formó como profesora de matemáticas.

Motivada por seguir promoviendo la educación, el 16 de mayo de 1906, Dinator asumió la subdirección del Liceo N° 2 de niñas de Santiago. Ejerció el cargo durante 13 años, tiempo en que pudo desarrollar integralmente el establecimiento, permitiendo además que alumnas de pedagogía realizarán en ese lugar su práctica profesional.

Cabe destacar que ese establecimiento funcionaba como un anexo del Liceo de Aplicación; sin embargo, gracias al trabajo que comenzó Isaura, otras mujeres que asumieron la dirección continuaron promoviendo planes curriculares integrales para las alumnas del colegio. Así, el 10 de mayo de 1927 se convirtió en un liceo independiente.

Posteriormente, el Liceo N° 2 de niñas pasó a llamarse Liceo Isaura Dinator de Guzmán, nombre que conserva hasta la actualidad. Uno de los detalles que se destaca de aquel hecho, es que la profesora fue una de las pocas mujeres en encontrarse viva al momento en que su propio nombre fue usado para nombrar el establecimiento.

Luego de su trabajo como subdirectora, se trasladó al el Liceo N° 1 – actual Javiera Carrera- donde asumió la dirección. En aquel sitio, Isaura desarrolló varios proyectos educativos y actualizó el plan de estudios.

Por ejemplo, creó un programa especial para aquellas alumnas que seguirían su formación en la enseñanza superior. Sin embargo, las mujeres que no tenían la oportunidad de ingresar a la universidad también eran prioridad para Isaura Dinator. Dirección del Hogar, Contabilidad e Idiomas, eran algunas de las asignaturas que integró para ellas.

Activismo 

La profesora también fue una parte clave del activismo y la política que se desarrolló en el país durante el siglo XX. Por ejemplo, en conjunto con otras destacadas mujeres como Eloísa Díaz, Celinda Arregui de Rodicio y Fresia Escobar, fundaron el Consejo Nacional de Mujeres.

A través de esta entidad, buscaban promover diversos derechos civiles y políticos a favor de las mujeres de la época: sufragio, divorcio, acceso al mercado laboral, control sobre su natalidad, entre otros.

Tres años después de conformar el consejo, decidieron presentar un proyecto para entregarle mayor autonomía jurídica a las mujeres. Finalmente, en 1925 se decreta la Ley Maza que modificó el Código Civil. Entre las principales reformas, se anunció que las mujeres casadas podrían administrar sus propios bienes obtenidos a raíz de su trabajo.

En 1925 comenzó a ser miembro del Consejo de Instrucción Pública, convirtiéndose en la primera mujer en formar parte de aquel grupo.

El consejo tenía la misión de dictar los planes de estudios y el régimen interior de los establecimientos públicos de enseñanza; de determinar las pruebas finales para obtener grados universitarios; de intervenir en el nombramiento, destitución o supresión de sus profesores. Incluso tenía que preocuparse de la moralidad, higiene y seguridad de los alumnos y empleados.

Isaura se transformó en una referente de la promoción del rol femenino en la educación secundaria y universitaria.

En 1928  publicó su primer libro, El Lector de Jorge: método racional y psicológico de lectura y escritura el cual explicaba distintos consejos de enseñanza infantil. Este proyecto sienta un precedente en el uso estandarizado del silabario.

Por último, la profesora fue activa en la política del país, ya que fue presidenta de la Asamblea Radical Femenina de Santiago, anexo femenino del Partido Radical, lugar en que promovió el derecho a voto de las mujeres.

Isaura Dinator falleció el 26 de julio de 1966 en Santiago.