Jaime Retamal Salazar: “Chile no es solo el país de la antipoesía, sino además de la antilectura”

0
395

Jaime Retamal SalazarProfesor de Filosofía y académico universitario, valora la inclusión de bestsellers y novelas gráficas en listas del Mineduc y critica los precios y el IVA de los libros.

Por Javier García (La Tercera)

Hace más de una década que trabaja como docente universitario en el área de Educación. Jaime Retamal también ha sido asesor sobre asuntos de convivencia escolar en el Mineduc. La lista del Mineduc, además de clásicos, propone bestsellers y cómics. ¿Cómo ve estos cambios?
Hay lectores de Freud, Nietzsche o Marx que comenzaron por unos inteligentes y bien hechos cómics que representaban su pensamiento. Resulta que a veces el lenguaje visual se acomoda mejor a los contextos que viven los lectores, por lo que en sí mismo, no descarto otros soportes, además de la letra, para los textos que un escolar debe enfrentar. Tampoco descarto a los bestsellers, pues detrás de uno de ellos siempre está escondida la posibilidad de encontrarse con un clásico de verdad. Un buen profesor debiese saber orientar a un joven lector desde la comida chatarra a la experiencia gourmet del buen leer.

¿Deben o no los alumnos participar de la discusión de qué títulos leer?
La Biblia ofrece escenas de una violencia que muchos podrían cuestionar si es que le arrebatamos el sentido al texto sagrado. A Pedro Lemebel se le escamoteó su significado y profundidad de la misma e intolerante forma. Simplemente, desde la perspectiva educativa y pedagógica, esto no puede ser. En el contexto escolar, obviamente los estudiantes deben aprender a discutir y argumentar. Eso es bueno que ocurra y se debe promover. Sin embargo hay límites. Lo de Lemebel habla de un escritor que fue censurado desde los valores que el curriculum chileno no quiere expresamente promover. Fue censurado desde la intolerancia, la exclusión y la violencia.

¿Considera la lista del Mineduc a la altura de los lectores que se desea formar?
No creo en ningún listado o canon. Creo en dos cosas: en el azar y en la inteligencia de un buen profesor. Bien sabe un ratón de biblioteca de la maravilla del azar o la fortuna, pero también conocemos lo que significa un maestro o una maestra en la extraordinaria aventura de la cultura y sus formas simbólicas.

¿Debería haber otras instancias de formación para incentivar a los jóvenes?
Por supuesto. Todos los contextos y soportes son bienvenidos. La lectura como forma de apertura al mundo y como forma de reflexión tiene no solo a la sala de clases como su escenario estrella. Puede ser incluso que un mal profesor se transforme en el sepulturero de los clásicos y su lectura.

¿Cree que los precios y el IVA al libro son impedimentos para crear nuevos lectores)
Absolutamente. Si no es “el” factor principal, debe ser uno de ellos. El libro en Chile es un objeto suntuario y, por lo mismo, un signo de distinción de clase, lo que resulta ridículo o contraproducente. Ciertamente que el que quiera leer buscará cómo hacerlo, pero ahí está el problema, la cantidad de obstáculos que hay que sobrepasar, partiendo por el monetario. El libro en Chile es más una industria y un mercado que un bien de uso público. Desde esta perspectiva, Chile no es solo el país de la antipoesía, sino además de la antilectura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here