Juguemos a…

0
7

Si nos dedicamos a observar a cada niño y niña en un juego solitario, veremos que en su mundo infantil todo tiene un sentido distinto que para nosotros,  los adultos, “correr y arrancar cuando nos llaman”…y nosotros apurados, nos enojamos; “subirse a la silla favorita” y nosotros los retamos…… Hacen cosas increíbles que a nosotros nos obligan a andar detrás de ellos con: “¡No, te subas ahí!”; “¡No juegues con agua!”; “¡No corras que te puedes caer!”;  etc., etc., etc. Si tuviéramos un contador de cuántos No decimos a nuestros niños y niñas cada día, si duda, veríamos que son muchos; pues cada nueva acción que un niño y niña emprende suele estar acompañada de un NO.

Si nos dedicamos a observar a cada niño y niña en un juego solitario…y somos capaces de sumergirnos en su mundo de fantasía e ilusión, podremos ser parte de su luz, de su felicidad, tan simple, tan espontanea y llena de vida. Los niños y niñas son el cable a la quimera que todos queremos vivir, está ahí en ellos y nosotros como adultos dejamos que se nos pase la vida por tratar de ordenar y normar su mundo Feliz.

Esta es una invitación a soñar y volver a ver cada día con ojos de infantiles, brillantes, iluminados por la magia. Invitados a ser protagonistas de un gran juego que es la vida misma. Donde jugar a la ronda es más importante que leer un diario, donde jugar con agua es más entretenido que sólo regar, donde jugar al pillarse es más agotador y divertido que dar un tirón y decir quédate tranquilo.

Si supiéramos cómo será nuestra vida, sin duda uno viviría programado, pero en la incertidumbre está la oportunidad de detenerse, mirar, pensar y volver a dar importancia  a las cosas simples y a las personas importantes de nuestra vida, no sabemos si mañana seguirán con nosotros…ahora…  TUGAR TUGAR SALIR A JUGAR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here