La confianza en la capacidad de sus alumnos define a los profesores más efectivos

0
7

docentes-chilenos[1]Se les tilda de eficientes porque en contextos difíciles logran que sus alumnos aprendan y se sientan motivados por ir a clases. La clave está en que son personas pacientes, compasivas y con una fuerte convicción del poder transformador de la educación, en sus propias palabras.

Por Margherita Cordano en El Mercurio Cuando llegó a trabajar a la escuela municipal Darcy Ribeiro de São Paulo, Diego Faria se encontró con un incendio causado de forma intencional en uno de los baños del colegio. No sería el único desastre en su primer día como director del establecimiento: horas más tarde, un grupo de alumnos le tiraría el contenido de un tarro de basura en la cabeza. “Se portaban mal porque pocas personas creían en ellos. Entonces me propuse darles voz a los estudiantes, transformarlos en protagonistas de la escuela, formar mucha más comunidad y generar proyectos que les interesaran”, comenta Faria a “El Mercurio”. Dentro de esos proyectos estuvo abrir talleres extracurriculares y pintar todos juntos el colegio, lo que incluyó a los apoderados. Una vez que la biblioteca estuvo remodelada, el espacio se abrió tanto a estudiantes como a vecinos. Por los buenos resultados de sus propuestas, este año el profesor brasileño fue seleccionado como uno de los mejores 10 docentes del mundo por la Fundación Varkey. La entidad anualmente entrega el Global Teacher Prize, galardón que reconoce al mejor de los mejores. Hace unas semanas, el premio fue otorgado a la británica Andria Zafirakou, profesora de arte en un colegio de Londres donde los alumnos son en su mayoría migrantes, siendo el inglés una segunda lengua para el 85% de ellos. Vínculo emocional Para seleccionar a esta élite docente, Varkey recibe postulaciones de todo el mundo. Este año llegaron 3 mil nominaciones de 173 países (incluido Chile) y un jurado escogió a los 50 mejores finalistas. A partir de esta selección -a la que se sumaron aquellos de años anteriores-, un equipo de nueve académicos relacionados con la educación creó un informe en el que describen las características de profesores que resultan ser muy efectivos en contextos vulnerables: sus alumnos aprenden y tienen actitudes positivas. El documento se creó con base en entrevistas y encuestas hechas en línea. “El estudio muestra que estos docentes, que son seleccionados entre otros miles de colegas por sus cualidades de buenos educadores en contextos de deprivación y pobreza, tienen grandes competencias socioemocionales, como empatía, perseverancia y paciencia. Además tienen una sobresaliente motivación para educar”, indica el chileno José Weinstein, director del Centro de Desarrollo de Liderazgo Educativo (Cedle) y uno de los autores de la publicación, que también incluye a Emiliana Vegas, jefa de la división de Educación del BID, y Brett Wigdortz, fundador de Teach First. “Su fuerza deriva de su firme creencia de que pueden cambiar las vidas de los estudiantes con los que trabajan, abriéndoles oportunidades que si no les estarían clausuradas. Confían en los niños, pero también confían en el poder transformador de la educación. Buscan establecer un vínculo emocional y no solo centrado en el aprendizaje formal con sus alumnos, por lo que están dispuestos a innovar en la sala de clases”, agrega Weinstein. Cuando se les pregunta a los profesores cuáles sienten que son las características que les hacen enseñar con buenos resultados, uno de cada cuatro dice que este hecho se relaciona con su capacidad de ser personas compasivas y amables. El 21% menciona su paciencia, mientras el 18% habla de su perseverancia. La determinación es un punto que también destacan: 89% de los encuestados dice que es “probable o muy probable” que terminen los proyectos que comienzan. Sistemas al debe A la hora de enseñar, siete de cada 10 profesores destacados dijeron “nunca o casi nunca” impartir clases en las que solo ellos hablan y los alumnos no participan. En este sentido, manifestaron privilegiar el que sus estudiantes trabajen y comenten la materia en grupos. Si se trata de sacar adelante a niños de contextos desaventajados, cuando se les pide nombrar cuál creen ellos que es la práctica docente más efectiva, el 47% de los profesores dice que es hacer que los niños crean en su potencial (ver infografía). Un 86% está de acuerdo con la afirmación de que la inteligencia no es un don fijo. Encontrar a este tipo de profesores no siempre resulta fácil: en la encuesta Voces Docentes, que elaboraron en 2017 Elige Educar y el Centro de Políticas Públicas UC, se concluyó que 29% de los profesores locales cree que en todo curso siempre habrá un grupo de alumnos que se quedará atrás, sin importar lo que hagan sus docentes. “El estudio no hace una cuantificación de los docentes efectivos en pobreza. Se sabe, sin embargo, que no es un grupo mayoritario y que, al revés, los docentes que suelen educar en condiciones de mayor deprivación tienden, en promedio, a tener una peor preparación que sus colegas que trabajan en ambientes más acomodados y protegidos”, indica Weinstein. “Los sistemas escolares no suelen dar especiales incentivos para que los docentes permanezcan en los lugares más desafiantes. Se sigue en educación lo que la cultura predominante irradia para el conjunto de la sociedad, que es que el mejor profesional debe ‘progresar’ accediendo a mejores condiciones laborales y salariales”. Por Margherita Cordano en El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here