«La escuela no puede ser aburrida”: la magistral charla que te hará pensar todo lo que te enseñaron en el colegio

0
67

francesco-810x540Francesco Tonucci, psicólogo, pedagogo y dibujante, definió lo que realmente significa «educar». Por 

“Como no me gustaba decir soy psicólogo o pedagogo, digo que soy ‘niñólogo‘”. Así comienza una charla de Francesco Tonucci, docente y dibujante que a través de FRATO, su alter ego y seudónimo, convierte sus viñetas invita a mirar sobre la escuela y el aprendizaje. En un ciclo de exposiciones educativas, el pedagogo aseguró que “lo que más he hecho en mi vida ha sido dedicarme a entender y conocer la infancia. A recuperar la infancia, porque nosotros, los adultos, deberíamos conocerla ya que todos fuimos niños”. Citando la constitución española, el docente recuerda que dice que “la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana”, cosa que no siempre se cumple. “No sé si os dais cuenta de que esto lo cambia todo. No dice que tendrá como objeto llegar a un nivel. El tema de los exámenes. No dice que el objetivo de la educación sea cumplir el programa. Dice: ‘El pleno desarrollo de la personalidad humana’. Que es lo contrario. De lo que hay que preocuparse es de que cada uno pueda desarrollar lo que es”, dice Tonucci. Agrega “aquí se habla de educación. Yo creo que incluye, con una fuerte corresponsabilidad tanto a la escuela como a la familia. Que, lamentablemente, hoy en día están muy divididas. Juntas, tienen que perseguir este objetivo. Si lo ponemos así, cambia todo”. “¿Qué significa exactamente la palabra ‘educar’? Se lo digo a los más pequeños, los adultos lo saben. Es una palabra latina formada por dos partes: ‘Ex ducere’. ‘Educar’. ‘Ex’ significa ‘fuera’. Yo soy ‘ex’ porque estoy jubilado. Estoy fuera. ‘Ducere’ significa ‘traer’. ‘Traer fuera’. Educar significa traer fuera de cada uno de nosotros aquello para lo que nacimos“, continúa el docente en su charla. En esa línea, hizo una crítica a los sistemas de evaluación: “esto con exámenes, correcciones, no tiene nada que ver (…) Cada uno tiene algo que le gusta más, que es para lo que nació, su talento, su vocación. Creo que sería muy importante que la escuela se dedicara, junto con la familia, a ayudar a cada uno a descubrir lo que un autor colombiano tan importante como Márquez definía como ‘su juguete preferida’”. “No significa que no sepa nada de Lengua o de Matemáticas, pero que se dedique especialmente a lo que le gusta más. Claro, todo esto se debería hacer en un clima relajado, simpático y divertido porque solo en este caso se crece de verdad. La escuela no puede ser aburrida. Esto lo he dicho al empezar, son palabras de Bruner, un maestro para todos nosotros. No puede ser soportable que la escuela sea aburrida. Yo no veía la hora de que llegara el sábado. Y por eso hago dibujos satíricos sobre la escuela”, concluyó el académico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here