La importancia del adulto responsable dentro del proceso de formación

0
46

La familia cumple un rol fundamental dentro del proceso de socialización temprana del educando, pues desarrolla, fomenta y promueve hábitos y conductas básicas del individuo en sociedad, puesto que “Las familias son las máximas responsables de la educación, son las que primero educan y enseñan. La escuela comparte con las familias la responsabilidad de la educación y en ningún caso podemos atribuirle en solitario esta responsabilidad”. (Ramos. 2002: 02). Junto con ello, la familia sustenta el desarrollo cognitivo, social, emocional y cultural del niño o niña, a ello se suma la importancia del acompañamiento  que posee en el ámbito escolar.

Ahora bien cabe reflexionar sobre ¿Cómo ha cambiado la concepción de familia de acuerdo al contexto histórico? Como también ¿que se entiende por familia? Y por último ¿cuán importante es la familia frente al proceso de enseñanza-aprendizaje?

De acuerdo a lo anterior, la concepción de familia ha cambiado de acuerdo al contexto histórico, por ejemplo, en las tribus o clanes las familias constituyen el núcleo fundamental de sobrevivencia, en donde, la jerarquía y el enseñar para sobrevivir recae en los ancianos, signos de sabiduría, experiencia y conocimiento. En la civilización romana, por ejemplo, la familia constituye el núcleo fundamental del imperio, en donde el poder y el control recae el Hombre de familia, llamado “Pater Familia”, quien se encarga del orden, control y aprendizaje de los miembros que lo componen. En la edad Media por su parte, las relaciones familiares se encuentran jerarquizadas por las relaciones de vasallaje, en donde el aprendizaje, la organización y el control son jerárquicos y estamentales de acuerdo al grado de importancia que posee en sociedad. En Chile la constitución política señala que la familia es el núcleo fundamental del estado, por ende el grado de importancia a la concepción de familia.

De acuerdo a lo anterior, cabe reflexionar sobre la concepción de familia del siglo XXI, que frente a los nuevos desafíos y demandas de la sociedad del conocimiento  e información, mediados desde el punto de vista económico, social, tecnológico y cultural ha modificado sus patrones de relaciones familiares, pues bien, y según mi experiencia de trabajar en colegios e indagar sobre las relaciones familiares de mis estudiantes, he apreciado una diversidad de relaciones familiares, tales como: familia nuclear, de padres separados, familia extendidas, familla monoparental, familia adoptivas, familias sin vinculo etc., por ende,  cabe la importancia de la familia dentro del proceso de aprendizaje. Son nuevas las relaciones familiares, otras las personas que la constituyen, otros vínculos y lazos consanguíneos quiénes componen la familia, por lo cual, corresponde a un gran desafió comprender  y reflexionar sobre el contexto familiar de la persona que se esta educando.

Por otro lado, y respondiendo a la segunda interrogante, se entiende por familia a los miembros en común que poseen vínculos, responsabilidades, afectos. Estos pueden ser dados `por  familias nucleares, separadas, extendidas, etc., en donde existan adultos responsables  a cargo del acompañamiento, de la entrega de amor, de la educación del niño y niña.

A todo lo mencionado, ¿cuán importante es la familia frente al proceso de enseñanza-aprendizaje? De acuerdo a lo anterior, declaro que la familia constituye un pilar fundamental dentro del proceso de socialización y formación del ser humano, proporciona hábitos, conductas, costumbres y valores del individuo en sociedad. Junto a ello, acompaña a la educación formal, y es donde nosotras como educadoras nos complementamos con la familia para trabajar en conjunto en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por tal motivo, como educadores debemos conocer los contextos familiares de los estudiantes, pues en un mismo curso puede existir una diversidad de relaciones familiares, y es nuestro deber conocer las historias de cada uno de nuestros alumnos.

Junto a ello, corresponde plantearnos desafíos importantes para fortalecer las relaciones familiares, como la es la comunicación constante que debe existir entre los miembros de la familia, pues una comunicación clara, efectiva y sincera afianza los lazos entre los miembros que la componen Como también, el refuerzo positivo que debe existir por lo adultos responsables hacia los niños o niñas, pues fortalece la autoestima y autoconcepto, elementos claves dentro del proceso de educación formal, “La educación es una competencia mixta entre padres y educadores. Este argumento plantea, por tanto, la necesidad de que haya una colaboración en las actuaciones especificas de estos dos estamentos; lo cual deberá traducirse en acciones conjuntas y coordinadas” (Bustos. 2009: 07)

En consecuencia, independientemente de las relaciones y tipos de familia que existen en nuestra sociedad, la familia es la base de la educación, corresponde a la escuela primaria  de formación inicial, desarrolla emocional y cognitiva al niño y niña en sociedad; Junto a ello, constituye un factor  complementario a la educación formal,  y es nuestro deber como educadores trabajar y conocer cada realidad de nuestros niños, pues el comportamiento, actitud y desarrollo interpersonal se verá influenciado por el sustento familiar que posea. Por tanto la educación necesita del diálogo entre la familia  y los miembros de la comunidad educativa.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ramos Garcia Joseph. Escuela y Familia. Comisión congreso FAPAC. Federación de Padres de Alumnos de Catalunya. 2002
  2. Bustos Caparros  Emilia. “La familia y la escuela”. Granada 2009.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here