La premiada profesora de Angol que enseña con un equipo que le regaló la Nasa

1
424

Nadia Valenzuela trabaja hace 15 años en la Escuela Lucila Godoy Alcayaga en la asignatura de ciencia.

Fuente: Qué pasa.

La ciencia, responsable de múltiples descubrimientos y avances, en Chile en este minuto va por bueno camino. La creación de un ministerio del área, un gran despliegue para el último eclipse o la elaboración de sondas espaciales, son algunas señales de esto.

En esa ruta, en universidades, colegios y escuelas se enseña ciencia en el país con diferentes herramientas. Nadia Valenzuela es un ejemplo. Profesora de Ciencias en la Escuela Lucila Godoy Alcayaga en Angol (Región de la Araucanía), fue reconocida en el Teatro Oriente, como la ganadora del Global Teacher Prize Chile 2019, premio que le significarán US$ 28 mil y que internacionalmente es conocido como el Premio Nobel de los profesores.

Busca relevar la profesión docente y celebrar a los profesores más destacados del mundo, conscientes de que el estatus de éstos en la cultura actual es clave para el futuro global. Además, identifica a los docentes más innovadores y comprometidos, que estén teniendo un impacto inspirador en sus estudiantes y en su comunidad.

La docente enseña desde hace 15 años en el establecimiento de 230 alumnos, la mayoría de ellos en situación de vulnerabilidad. Hace unos años, viajó a Viena, Austria, para realizar un diplomado, cuando supo que la Nasa entregaba herramientas de trabajo para colegios alrededor del mundo con fines educativos. Se trataba de clinostatos, un instrumento para hacer experimentos en microgravedad. De los 5o que se repartieron a nivel global, este equipo es el primero en una escuela en Chile.

LA PROFESORA DURANTE LA PREMIACIÓN.

Tras entrar en la página web del organismo y recibir información, postuló y ganó, junto a otros 50 centros educativos. “Un ingeniero espacial que trabaja en la Nasa, me dio el contacto del director del Centro de Investigación Espacial, y a través de ellos empecé a dar a conocer los proyectos espaciales que tenía en carpeta. De esa forma hicimos el vínculo con la Nasa. Además, actualmente estamos en contacto con la Agencia Espacial de la India y el Centro Espacial de Japón, que nos apoyan con conocimiento específico. Hacemos videoconferencia con los alumnos”, explica Valenzuela.

Hoy hace clases con este aparato en Angol, permitiendo que los alumnos puedan analizar semillas, viendo la posibilidad de que respondan de buena forma a la alteración del campo gravitatorio. Todo esto con el objetivo de realizar en el futuro granjas en el espacio. Este ítem, ha sido analizado por quiénes hablan de colonizar Marte, por ejemplo.

“Desde pequeña tuve un vínculo especial con la ciencia y siempre encontré la asignatura muy interesante, ya que la ciencia está presente en todos los ámbitos de la vida. Es una asignatura muy completa, y cuando me decidí a estudiar pedagogía, me especialicé en esta área, para así poder entregarle a los alumnos una valorización”, establece la académica.

Valenzuela tiene una relación muy cercana con sus alumnos, y además con padres y profesores en la Escuela Lucila Godoy Alcayaga. “Ella es una profesora especialista en ciencia, enseña la materia a todos el colegio. Hace varios años llegó con una máquinita, que se le proporcionó la Nasa. Acá tiene diversos talleres, como forjadores ambientales, que se se basa en proteger el medioambiente, y tiene uno de ciencia, donde hace investigaciones con alumnos”, señala Daniel Sanhueza, inspector general del recinto.

VALENZUELA ENSEÑA EN ANGOL A 230 ALUMNOS.

“Los apoderados y los niños la quieren mucho, yo la considero una persona buena, amigable, gentil y humilde. A pesar de todos sus logros, no tiene un ego que se tiende a ver en otras personas. Nunca la he visto tener alguna confrontación acá en el trabajo. Cuando fui profesor trabajé con ella”, añade Sanhueza.

Además de realizar trabajos con el equipamiento de la Nasa, Valenzuela y sus alumnos han realizado diferentes actividades como plantar más de 500 árboles en la zona o limpiar el lago Lanalhue de una planta acuática invasora, la egeria densa. Luego la utilizaron como abono orgánico líquido y granulado. Esto les significó un premio, participar en un programa de radio y realizar un giro en la comunidad, ya que los vecinos mantienen la limpieza del lago y posterior creación de abono.

1 Comentario

  1. Felicitaciones a la profesora Nadia Valenzuela por su gran esfuerzo de tanto tiempo de enseñar la ciencia a los más pequeños… desde la práctica, y en comunidades apartadas de los grandes centros como Santiago, que les permiten mejorar su calidad de vida, aportar a la ciencia, y cuidar el medioambiente.
    Y también por atreverse a buscar mejores experiencias y equipamiento que complemente la enseñanza. Es muy admirable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here