La realidad de la educación en Puente Alto

0
411

Bárbara Soto, actual Seremi de Educación, sostiene que la zona tiene un gran potencial para mejorar los índices educativos.

 Editado por Eileen San Martín

Imagen de Mujer Impacta.

Siempre es complejo hablar de educación, en especial en un país donde hay realidades tan disímiles entre colegios y establecimientos. Así lo entiende también, la seremi de Educación Bárbara Soto, quien tiene experiencia en terreno sobre el proceso educativo.

A los 24 años, creó el primer afterschool de Chile. Un método educativo inspirado en el modelo estadounidense. Con él, ayudó a jóvenes de tercero y cuarto medio a preparar la PSU. Además, les enseñó a fortalecer elementos del carácter que son claves para alcanzar el éxito.

La realidad educativa de Puente Alto

La Seremi recibió el Premio Mujer Impacta 2015 por transformar la vida de muchos estudiantes que han conseguido ingresar a la universidad gracias al programa Yo Elijo. Ese mismo año fue galardonada como Emprendedora del Año, por la Asociación de Emprendedores de Chile, Asech 2015.

En el 2011, estuvo entre los cien jóvenes y mujeres líderes del país. Hoy, esta periodista de la Universidad Católica y profesora de Lenguaje de la Universidad Finis Terrae, está nominada a mejor política del año por los Premios Todo Mejora.

El medio electrónico Puente Alto al Día conversó con ella, donde hizo una especie de radiografía de la educación de la comuna más grande del país. Allí, el tema de la admisión ha sido factor de discusión al interior de las familias y los recintos educacionales.

¿Cómo se puede ejemplificar en Puente Alto el tema de la admisión justa?  ¿Cómo se puede graficar ese proyecto en la comuna?

Yo creo que justo Puente Alto es muy significativo con respecto a admisión justa, porque es una comuna que se ha movido socialmente. Nuestro proyecto habla de la meritocracia y cómo uno se mueve a través de la educación. Esta comuna es un ejemplo de eso: cómo la gente de esfuerzo a través del trabajo ha podido surgir. Admisión Justa quiere valorar la meritocracia.

Nosotros quisiéramos que el debate fuera otro y decir que todas los establecimientos públicos tienen la misma calidad. Pero como hoy es tema, porque no todos tienen el mismo nivel, debemos generar un sistema que premie el esfuerzo.

Hoy, el sistema admite 15% de niños prioritarios y en Puente Alto hay más de ese porcentaje. Tenemos escuelas como el Puente Maipo que piden que el 100% sean niños prioritarios. Ellos armaron el proyecto para que todos los niños sean de condición vulnerable. El sistema anterior no permite que sean más del 15% de niños con vulnerabilidad los que puedan acceder a ese liceo. Nosotros queremos aumentar por lo menos a un 30%.

Otra cosa muy importante, es que el proyecto actual no permite ser prioritario de hermanos que no sean consanguíneos. O sea, si es hermanastro no tiene prioridad para entrar al liceo. Nosotros queremos cambiar ese parámetro para que se consideren hermanos quienes viven bajo el mismo techo.

¿Qué pasa con el establecimiento que selecciona a través del rendimiento académico como el Liceo San Pedro? Hay algunas familias que apuestan a que ese mismo sistema se aplique a todos los establecimientos. ¿Qué pasa si se aplica a todos los colegios municipalizados?

Lo que pasa es que cada colegio tiene su proyecto educativo. Hay colegios que nacieron para ser un proyecto de alto nivel de exigencia y hay quienes estamos preparados para eso. Y hay quienes no. Hay quienes quieren otro proyecto educativo. Hay quienes tienen talento deportivo o artístico, que con la ley del gobierno pasado, no puede seleccionar por talento.

Puede que yo no tenga talento y usted sí. Yo quedo en ese colegio y el que no queda, pierde ese talento. Porque tal vez su familia no tenga recursos para pagar un taller donde usted pueda desarrollarlo. Eso aumenta la brecha.

Sin lectura no hay nada. Esto aumenta en los sectores que están segregados. Porque no hay libros o mucho celular. ¿Qué pasa con este tema de la lectura y cómo se puede mejorar el incentivo?

Hay quienes aman la lectura porque su familia los motivó o porque tuvieron un profesor que los incentivó. Hay quienes no tienen ninguna de las dos. Las cifras abismantes: son 160 mil niños que pasan a segundo básico sin saber leer. ¿Quién se preocupa por ese niño? Así, tampoco va a comprender ninguna materia porque no hay comprensión lectora.

Uno de nuestros proyectos es Leo Primero. Tenemos un bus que se mueve por todo el país con la ministra y una biblioteca digital. Con este plan, queremos que para el 2021 todos tengan acceso a los libros.

¿Cuál es la realidad de Puente Alto en términos educativos?

Tenemos colegios muy buenos en Puente Alto, tanto particulares como públicos. La idea es mejorar la educación para todos los niños y no hacer diferencia. En esta provincia, prácticamente el 50% salieron de la insuficiencia. De 63 colegios, salieron 30 de esta categoría.

El 2020 van a cerrar colegios que están más de 4 años en la insuficiencia. Pero en Puente Alto, el sello es el esfuerzo.

Para ir cerrando, lamentablemente el tema de la violencia al interior de los colegios es como trasladar la convivencia familiar o del barrio. Además, está el  ciberacoso. ¿Cómo se está trabajando en eso?

A nosotros nos aumentaron las denuncias a más de 20 acosos diarios por provincia. ¿Cómo vamos a soñar con resultados en la PSU, si hay niños que no quieren ir al colegio porque lo están pasando mal? Lo terrible del ciber bullying es que es permanente.

Nosotros creemos que el niño no nace malo, y hay que intervenir. El Presidente nos ha permitido trabajar libremente en este caso. Estamos haciendo una campaña como «Hay palabras que matan«. Llevamos 13 suicidios en un año y no podemos hacer vista gorda.

Hemos capacitado más de cuatro mil profesores para prevenir el suicidio.

Fuente: Puente Alto al día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here