La tutoría virtual, por Marcelo Careaga

0
6

UN ROL EMERGENTE EN EL NUEVO PARADIGMA EDUCATIVO

Dr. Marcelo Careaga Butter

mcareaga@ucsc.cl

Universidad Católica de la Santísima Concepción. Concepción. Chile.

Introducción

blog1La Tutoría Virtual constituye un rol fundamental en el éxito de las modalidades de aprendizaje e-learning, totalmente a distancia, y b-learning, de carácter mixto.

Uno de los aspectos críticos, en los cursos que se realizan totalmente a distancia o mixtos, es la permanencia de los alumnos, en los sistemas de aprendizaje mediados por Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Siempre está en riesgo la finalización exitosa de los cursos. No está garantizado el cumplimiento mayoritario de las tareas pedagógicas que exigen los programas, como tampoco las evaluaciones finales que deben dar cuenta de los conocimientos, competencias, habilidades y destrezas adquiridas. La tendencia, es a una alta deserción, provocada por deformaciones culturales que se relacionan con: la falta de autonomía en el aprendizaje, la poca sistematicidad en el trabajo, una cierta improvisación que expone a los alumnos(as) a intentar finalizar sus tareas cerca de los últimos plazos y, en general, por una apreciación subjetiva que tiende a asociar estudios a distancia con falta de rigurosidad intelectual y cognitiva. Todo lo anterior, contextualizado en una transición cultural en la cual los nuevos escenarios epistemológicos, pedagógicos y tecnológicos presentan una tendencia hacia la conformación de prácticas pedagógicas, en las cuales las instancias presenciales de aprendizaje se complementan con instancias virtuales de aprendizaje.

Para disminuir estos factores, que afectan el éxito de los cursos mediados por TIC, se ha definido la Tutoría Virtual, como un nuevo rol de apoyo al aprendizaje.

Este documento de apoyo, de manera preliminar, incluye algunas definiciones generales y aspectos conceptuales relacionados con: Educación a Distancia, modalidades e-learning, b-learning y algunos alcances acerca de m-learning. Además, aporta algunos modelos de referencia y definiciones que tratan las funciones principales asociadas a la Tutoría Virtual, precisando especialmente los roles de tutoría pedagógica, tecnológica, social y de gestión.

Aspectos conceptuales

Definiciones generales:

Es indudable que nos encontramos en una etapa de transición cultural, en la cual quizás lo más relevante no está en encontrar una caracterización esencial de la misma, sino que lo más importante es encontrar las claves que destacan los rasgos propios de esta transformación. Aún no estamos en condiciones de definir si nos encontramos adviniendo a la sociedad de la información, o la sociedad del conocimiento, o a la cultura global o cibernética. En definitiva, no pareciera trascendente centrar el foco de atención en encontrar elementos de análisis a partir de estas discusiones.

Para encontrar definiciones generales, pareciera más relevante considerar cuáles han sido los cambios antropológico-filosóficos, epistemológicos, culturales y sociales que caracterizan esta transición posmoderna, que se encuentra tan vinculada y arraigada con el desarrollo tecnológico, para fundamentar los procesos de modelamiento de nuevas concepciones curriculares y nuevas estrategias de formación y perfeccionamiento de profesores.

En los últimos años, se ha podido constatar que la Educación está expuesta a la demanda de cambios fundamentales en la concepción del quehacer pedagógico. La creciente intervención de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los más diversos ámbitos de la sociedad y de la cultura, expone al sistema educativo al imperativo de la innovación. Esto implica incorporar lo nuevo a la cultura educacional, lo que está asociado con la integración curricular de las TIC en las diversas funciones pedagógicas que el sistema posee. De esta manera la irrupción de las TIC en la Educación puede dejar de constituir un fenómeno de “oportunismo tecnológico”, para instalarse de manera más relevante en el quehacer de los profesores y sus alumnos, los que al utilizar estas tecnologías puedan ensayar en sus prácticas pedagógicas nuevos paradigmas epistemológicos, pedagógicos, metodológicos, didácticos y evaluativos, que lleguen a articular un currículum modernizado y acorde con las nuevas demandas de la sociedad, la cultura y principalmente de las nuevas generaciones de estudiantes, quienes requieren desempeños de sus profesores más abiertos y flexibles.

            Se requiere promover una formación docente, tanto inicial como continua, que promueva un currículum sustentado sobre la base de la integración entre una pedagogía presencial y una pedagogía virtual (modalidad b-learning). Un currículum que integre la tradición pedagógica del aula presencial con los nuevos escenarios creados en torno al nuevo mundo de la virtualidad. Para lograr esto se necesita promover condiciones dinámicas de innovación, que se sustenten en relaciones de enseñanza-aprendizaje basadas en principios pedagógicos horizontales, autónomos, flexibles, progresivos y distribuidos. Es necesario impulsar la conformación de Comunidades Virtuales de Aprendizaje que practiquen la colaboración pedagógica y que promuevan la Gestión del Conocimiento.

Entre los múltiples factores que influyen, en esta necesidad de modificar las prácticas de la pedagogía tradicional, uno de los más determinantes se relaciona con la conformación de un nuevo perfil en los estudiantes. Los estudiantes están desarrollando paulatinamente nuevas competencias tecnológicas, las cuales son incorporadas a sus desempeños sociales y a sus contextos y formas de aprendizaje. Esto ha influido en diversificar sus necesidades y expectativas de uso de TIC en el quehacer pedagógico, el cual advierten más eficaz y motivador cuando está mediado por ambientes virtuales.

Los estudiantes, en el caso de la educación chilena, provienen de un sistema de Educación Básica y Educación Media, en el cual se ha desarrollado una fuerte estrategia de intervención de la Informática Educativa en los últimos años. Como resultado de este fenómeno, que ha transformado los cimientos de la escuela clásica, los estudiantes han asimilado progresivamente nuevos códigos, nuevas competencias tecnológicas y nuevas modalidades de vinculación con las fuentes de información y de conocimiento, lo que los hace más proclives a un aprendizaje autónomo e intelectualmente más proactivo.

Estos nuevos escenarios, exponen a los profesores ante el imperativo de gestionar un cambio que involucre aspectos tan complejos como: la necesidad de formular nuevos paradigmas epistemológicos, de disponer de nuevas concepciones curriculares sustentadas en dichos modelos, de contar con nuevas taxonomías que orienten una pedagogía innovadora capaz de modificar drásticamente las actuales metodologías, de transformar las modalidades didácticas y los enfoques evaluativos aplicados, para lo cual es imprescindible impulsar nuevas estrategias de formación inicial, de educación continua y de perfeccionamiento docente, que aporten conocimiento pedagógico y de actualización curricular, basadas en la integración de TIC en las modalidades de enseñar y de aprender.

Para articular un modelamiento, es necesario considerar que toda idea nueva puede proceder de dos fuentes principales: por una parte, el hombre como fenómeno antropológico-filosófico situado social y culturalmente, se remite al conjunto de experiencias previas que le han articulado el camino de su vida y le han aportado el repertorio de conocimientos y vivencias necesarias para comprender mejor y con mayor profundidad las cosas, acontecimientos y fenómenos que constituyen su tramado existencial. Por otra parte, las ideas nuevas son el resultado de las exploraciones que realiza el hombre acerca de las realidades posibles, es decir, acerca de lo que se visualiza como probable en el acontecer individual o social.

La existencia del hombre se funda en la individualidad y se proyecta también a la dimensión social, la cual aporta el conjunto de creencias y creaciones colectivas que conforman el referente cultural. Este fenómeno ha sido siempre muy determinante en la conformación de la identidad educacional de un país, ya que ésta tiende a remitirse a los contextos y formas de enseñar y de aprender que se sustentan en la seguridad de “sistemas probados”, por lo tanto, con una clara tendencia a situarse en la tradición.

Las ideas que los hombres son capaces de desarrollar se inspiran inicialmente en sus visiones idealistas y a veces utópicas acerca de la realidad tangible e inmanente y, también, en sus miradas y análisis prospectivos acerca de lo que posiblemente constituya el futuro, acerca de los procesos en los cuales se ve involucrado el hombre y las tendencias que marcan dichos procesos y, consecuentemente con todo lo anterior, dichas ideas son productos de los esfuerzos intelectuales y de las iniciativas que conducen a nuevas realizaciones que acercan al hombre a la realidad del mañana.

Esta interesante dinámica bidimensional nos permite ser sujetos remitidos a las características de nuestra individualidad y, también, a nuestro entorno etnohistórico, social y cultural y, a la vez, expresar nuestras esperanzas permanentemente sobre la base de ideas apriorísticas sobre lo que es probable llegar a ser o lo que creemos como posible llegar a conocer.

Por lo tanto, siempre estamos reflexionando acerca de lo que hemos sido y lo que quisiéramos ser, sobre nuestra tradición cultural y nuestros proyectos de vida, independiente del grado en que estén asociados a la realidad individual o social y cultural.

Este nuevo ethos, expone a los educadores a procesos de pensamiento que conducen inexorablemente a la revisión de las verdades pedagógicas imperantes en las aulas, sobre todo cuando se logra percibir que el verdadero sentido pedagógico se expresa idealmente en una permanente reflexión acerca del quehacer educativo, la cual necesariamente se realiza para diseñar lo que quisiéramos ser.

Este proceso tiene connotaciones ontológicas que expone a los docentes al más profundo sentido de su propio ser. Constituye un permanente cuestionamiento acerca de lo que queremos ser y acerca de cómo somos, es decir, acerca de los fines que nos orientan y la correspondencia de dichos fines con las prácticas que realizamos.

Esta especie de dialéctica, en la cual estamos atrapados los educadores, debería conducirnos siempre hacia la búsqueda de nuevos paradigmas educativos, hacia nuevas estrategias de formación de educadores, de educación continua y de perfeccionamiento docente, ya que la educación como fenómeno dinámico de la cultura siempre debería estar preguntándose para qué formamos, si lo hacemos para reproducir lo que hemos sido, para crear condiciones acerca de lo queremos o debemos ser o, según los contextos actuales, para combinar ambos procesos compatibilizando realidades tangibles y virtuales.

La educación clásica, la denunciada por McLuhan como la “escuela retrovisor”, estaba diseñada para mirar hacia lo creado, era la institución social diseñada con el propósito de transferir, por parte de las generaciones más viejas a las generaciones nuevas, el legado cultural, el cual operaba a manera de patrimonio colectivo que debía ser transmitido para garantizar la permanencia de las singularidades culturales, de la memoria histórica, de las costumbres, de la ética y la moral que le daban perfil a las distintas agrupaciones humanas.

Hoy dicho paradigma está obsoleto, principalmente porque las dimensiones de la cultura se han globalizado, porque el conocimiento no está remitido exclusivamente al ámbito de lo que se conoce, a la singularidad de la apropiación que cada hombre hace de la realidad, sino que principalmente se debe a que existen sujetos capaces de seleccionar los aspectos relevantes de lo conocido para desarrollar habilidades tendientes a crear conocimiento nuevo como expresión cultural. Asumiendo que dicho proceso de generación de conocimiento es vertiginoso y, que cada vez, es más eficiente su acceso, representación, creación y transferencia, dichas condiciones garantizan el acceso masivo de los hombres a las fuentes de dicho conocimiento.

Es por esto que, la demanda de redes de gestores del conocimiento termina siendo la demanda de la educación posmoderna.

Estos cambios estructurales, entre otros, justifican modelar nuevos paradigmas curriculares, pedagógicos, tecnológicos y de gestión que sean aplicables al diseño de estrategias de perfeccionamiento a distancia de profesores.

Integrar Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como elementos constitutivos de un Modelo de Perfeccionamiento Docente, implica asumir que los diseños de formación, educación continua y perfeccionamiento de profesores incorporarán de manera relevante los avances tecnológicos logrados en las últimas décadas, los que han influido en optimizar el acceso a fuentes de información, han mejorado la capacidad de transferir conocimiento y han potenciado las posibilidades comunicacionales entre los seres humanos, factores que contribuyen y se complementan en la conformación de condiciones óptimas para diseñar, implantar y desarrollar modelos de Educación a Distancia.

Conceptos:

A continuación, de manera muy sintetizada, se precisan algunos alcances conceptuales necesarios para el modelamiento, destacando conceptos tales como: Educación a Distancia, Modalidad e-learning, Modalidad b-learning, m-learning.

La Educación a Distancia:

La Educación a Distancia, en su concepto más tradicional, es aquella modalidad de formación profesional y técnica, de capacitación, educación continua y/o perfeccionamiento que se concentra en ampliar el acceso a los sistemas formativos, liberando a los alumnos de las limitaciones de tiempo y espacio, ofreciendo oportunidades flexibles de aprendizaje. Consiste, por lo tanto, en una solución educativa destinada a ampliar la oferta de formación, atendiendo a necesidades de cobertura geográfica y de masificación de usuarios de los sistemas de aprendizaje.

Los diseños curriculares de esta modalidad se estructuran sobre la base de sistemas de estudios organizados de manera remota, los que tienen como propósito llegar a rincones  geográficos lejanos y dispersos, para hacer accesible la oferta educativa y de formación a todas aquellas personas que por diversas razones de lejanía, de limitación laboral, u otras razones no pueden acceder a las instancias de estudio presenciales.

El principio básico, de la Educación a Distancia, consiste en exponer a los alumnos a un diseño metodológico que no requiere el contacto directo con los profesores para lograr sus aprendizajes. Para lograrlo utiliza todos los medios de comunicación que aporten eficacia a la relación de enseñanza-aprendizaje.

Esencialmente se le define como “la acción o proceso de educar o ser educado, cuando este proceso se realiza a distancia”[1].

Entre otras concepciones más extensivas, acerca de Educación a Distancia, se pueden destacar: “La Combinación de educación y tecnología para llegar a su audiencia a través de grandes distancias es el distintivo del aprendizaje a distancia. Esto viene a ser un medio estratégico para proporcionar entrenamiento, educación y nuevos canales de comunicación para negocios, instituciones educativas, gobierno, y otros públicos y agencias privadas. Con pronósticos de ser uno de los siete mayores desarrollos en el área de la educación en el futuro, la educación a distancia es crucial en nuestra situación geopolítica como un medio para difundir y asimilar la información en una base global”.[2]

“Educación a Distancia es distribución de educación que no obligan a los estudiantes a estar físicamente presentes en el mismo lugar con el instructor. Históricamente Educación a Distancia significaba estudiar por correspondencia. Hoy el audio, el video y la tecnología en computación son modos más comunes de envío”.[3]

El término Educación a Distancia representa “una variedad de modelos de educación que tienen en común la separación física de los maestros y algunos o todos los estudiantes”.[4]El Programa de Educación a Distancia ha sido concebido como “un medio de educación no formal que permite integrar a personas que, por motivos culturales, sociales o económicos no se adaptan o no tienen acceso a los sistemas convencionales de educación. Se orienta a ofrecer opciones de capacitación con demanda en las economías zonales y regionales”.[5]

La Educación a Distancia presenta dos características principales:[6]

  1. “La comunicación entre profesores y alumnos se realiza a través de medios impresos y escritos o por medios electrónicos ya sea televisión, grabaciones, cable, satélite, fibra, telecomunicaciones interactivas por ordenador, audio y vídeo teleconferencias o, más comúnmente, la combinación de estos medios.
  2. La segunda característica se desprende de la primera y consiste en un nuevo enfoque de la instrucción, en el que el proceso de enseñanza es descompuesto en sus partes constituyentes. Algunas de ellas, o todas, son preparadas lejos del estudiante, siéndole comunicadas mediante las tecnologías de la comunicación, con la posibilidad de interacción entre el estudiante y un instructor, también a través de estas mismas tecnologías. En la Educación a Distancia los cursos son diseñados para ser distribuidos a mayores audiencias y en áreas geográficas más amplias que la educación convencional”.

 

Modalidad e-learning:

E-learning es una modalidad de aprendizaje que se asocia con Educación Virtual. Se puede definir como el uso de las ventajas del aprendizaje a través de Internet. Utiliza Internet para establecer vínculos de colaboración pedagógica y para investigar fuentes de información y transferir conocimiento. Curricularmente se basa en la adaptación al ritmo de aprendizaje del alumno. Se sustenta en la disponibilidad de herramientas de aprendizaje independientemente de límites horarios o geográficos. Las herramientas que componen esta estrategia de educación son: presentación de los contenidos (textos, animaciones, gráficos, vídeos, generalmente se complementa con contenidos editados en CD-ROM) más herramientas de comunicación entre alumnos o entre alumnos y profesores y tutores de los cursos (correo electrónico, chat, foros, videoconferencias, centros de recursos didácticos, entre otras).

Hasta hace algunos años se destacaba el e-learning por su propuesta de capacitación Justo a tiempo (Just in time), por bajar los costos de capacitación, por poder realizarse en cualquier momento y cualquier lugar. Esto en la práctica ha resultado poco realista y sin duda ha llevado a un atraso en la incorporación de la tecnología para educación. El e-learning, al menos a baja escala de número de alumnos, no es más barato que la educación presencial, toda vez que exige la producción previa de materiales didácticos en una estructura definida por un diseño instructivo ad-hoc al objetivo del programa académico correspondiente y su público objetivo. Por lo demás, dado el comportamiento de los usuarios en Internet, se exige mayor disponibilidad y por tanto mayor conectividad del profesor tutor, ocupando -en programas académicos bien realizados y que se orientan a la interacción con el profesor tutor y entre los alumnos- éste más horas que las que dedica de forma presencial.[7]

Por definición, e-learning es el suministro de programas educacionales y sistemas de aprendizaje a través de medios electrónicos. El e-learning se basa en el uso de una computadora u otro dispositivo electrónico (por ejemplo, un teléfono móvil) para proveer a las personas de material educativo. La educación a distancia creó las bases para el desarrollo del e-learning, el cual viene a resolver algunas dificultades en cuanto a tiempos, sincronización de agendas, asistencia y viajes, problemas típicos de la educación tradicional. El término de e-learning o educación electrónica abarca un amplio paquete de aplicaciones y procesos, como el aprendizaje basado en Web, capacitación basada en computadoras, salones de clases virtuales y colaboración digital (trabajo en grupo).[8]

Desde una mirada técnica, e-learning es una modalidad en la cual la distribución de material educativo se realiza de manera preferentemente asincrónica, utilizando como vía cualquier medio electrónico, incluyendo Internet, intranets (LAN o redes de área local), extranets (WAN o redes extendidas), audio, vídeo, red satelital, televisión interactiva, CD-ROM, DVD y otros medios de entrega masiva de recursos educativos.

Para los educadores, e-learning puede llegar a constituir el uso de tecnologías de redes y comunicaciones para diseñar, seleccionar, administrar, entregar y extender la educación.

Para los expertos, e-learning es el empleo del poder de la red mundial para proporcionar educación, en cualquier momento, en cualquier lugar.[9]

Siendo descriptivos, la educación electrónica es la capacitación y adiestramiento de estudiantes y empleados usando materiales disponibles para Web a través del Internet, llegando a ofrecer sofisticadas facilidades como flujo de audio y vídeo, presentaciones en PowerPoint, vínculos a información relativa al tema publicada en el Web, animación, libros electrónicos y aplicaciones para la generación y edición de imágenes.

Como resultado de la aplicación de las TIC al ámbito de la educación y de la formación surge el concepto e-learning, el cual según definición de la Comisión Europea es “la utilización de las nuevas tecnologías multimediales y de Internet para mejorar la calidad del aprendizaje facilitando el acceso a recursos y servicios, así como los intercambios y la colaboración a distancia”.[10]

En la modalidad e-learning, el estudiante es el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, su papel es activo y su relación pedagógica con los profesores y tutores se basa en comunicaciones multidireccionales.

Hay una serie de características típicas de e-learning, y claramente diferenciadoras respecto a la enseñanza presencial tradicional,[11] entre las cuales se pueden destacar:

Separación física entre profesor y alumno

En la modalidad e-learning, el profesor está generalmente separado físicamente de sus alumnos, los cuales recurren generalmente a las enseñanzas de sus profesores gracias a material impreso, audiovisual, informático etc. Por lo tanto,  a diferencia de la pedagogía presencial, esta se aplica ante una dispersión geográfica importante de profesores y alumnos.

Uso masivo de medios tecnológicos (TIC)

Generalmente se afirma que los centros que imparten enseñanza e-learning son los centros de los medios, lo cual es bastante acertado. Si nos fijamos en las universidades a distancia europeas, observamos cómo han sido siempre pioneras en la utilización de los medios en sus enseñanzas. El uso masivo de medios tecnológicos, en la modalidad e-learning, ha dado lugar a que se hayan superado las dificultades surgidas de las fronteras de espacio y tiempo, de tal manera que los alumnos pueden aprender lo que quieran, donde quieran y cuando quieran. A diferencia de la enseñanza convencional, en la modalidad e-learning, los contenidos de los cursos y sus recursos didácticos de apoyo son distribuidos en medios impresos, audiovisuales y telemáticos.

El alumno como centro de una formación independiente y flexible

Mientras que en la enseñanza presencial es el profesorado el que determina casi exclusivamente el ritmo de aprendizaje, pues decide la cantidad de materia que se explica cada vez, en la enseñanza a distancia es el alumno el que tiene que saber gestionar su tiempo y decidir su ritmo de aprendizaje. En definitiva, el alumno a distancia es mucho más independiente, y se le exige una mayor autodisciplina respecto a los alumnos presenciales. De ahí que se afirme que lo primero que tiene aprender un estudiante a distancia es, precisamente, a aprender, pues de ahí dependerá su éxito.

Tutorización

Existe una labor de tutorización, generalmente llevada a cabo por personal diferente al que ha elaborado los contenidos del curso, la cual tiene como propósito apoyar a distancia el aprendizaje autónomo de los alumnos. La autorización puede ser tanto pedagógica como tecnológica.

Según los expertos, entre las ventajas[12] de los programas de e-learning, se pueden destacar.

Mayor productividad:

Las soluciones de aprendizaje electrónico como la capacitación basada en Web (WBT, web-based training) y la capacitación basada en computadora (CBT computer-based training) permite a los alumnos estudiar desde su propio escritorio. La entrega directa de los cursos puede disminuir los tiempos muertos que implican una escasa productividad y ayuda a eliminar costos de viajes.

Entrega oportuna:

Durante la puesta en marcha de un nuevo producto o servicio, el e-Learning puede proveer entrenamiento simultáneo a muchos participantes acerca de los procesos y aplicaciones del nuevo producto. Un buen programa de e-Learning puede proveer la capacitación necesaria justo a tiempo para cumplir con una fecha específica de inicio de operaciones.

Capacitación flexible:

Un sistema e-Learning cuenta por lo general con un diseño modular. En algunos casos, los participantes pueden escoger su propia ruta de aprendizaje. Adicionalmente, los usuarios pueden marcar ciertas fuentes de información como referencia, facilitando de este modo el proceso de cambio y aumentando los beneficios del programa.

Ahorros en los costos por participante:

Tal vez el mayor beneficio del e-Learning es que el costo total de la capacitación por participante es menor que en un sistema tradicional guiado por un instructor. Sin embargo, los programas de e-Learning diseñados a la medida pueden de entrada ser más costosos debido al diseño y desarrollo de los mismos. Se recomienda llevar a cabo un análisis minucioso para determinar si el e-Learning es la mejor solución para sus necesidades de capacitación y adiestramiento antes de invertir en el proyecto.

En síntesis, es posible e-learning, de la siguiente manera:

Enseñanza a distancia caracterizada por una separación física entre profesorado y alumnado, entre los que predomina una comunicación de doble vía asíncrona, para lo cual utilizan preferentemente Internet como medio de comunicación y de distribución del conocimiento, de tal manera que el alumno es el centro de una formación independiente y flexible, al tener que gestionar su propio aprendizaje, generalmente con ayuda de tutores externos.

Aunque el término más extendido es e-learning, existen otros términos que significan prácticamente lo mismo: formación on-line, educación virtual, educación, abierta, teleformación, entre otros.

Modalidad b-learning:

La modalidad b-learning, se aplica como complemento de la estrategia anterior cuando es posible combinar ambas modalidades. Se asocia con aprendizaje presencial más aprendizaje virtual. Curricularmente es un enfoque que busca flexibilizar y distribuir las instancias de aprendizaje. Generalmente se establecen encuadres metodológicos e instancias de evaluación de conocimientos, habilidades y competencias en sesiones presenciales. Utiliza las mismas herramientas tecnológicas que el enfoque e-learning, manteniendo las presenciales: salas de clases, talleres, laboratorios, campos clínicos, etc. más las herramientas utilitarias (procesador de textos, hoja de cálculos, dibujadores, bases de datos) y las instancias virtuales de comunicación.

En la actualidad se está pasando del concepto de educación por medio de herramientas tecnológicas al de tutorización con apoyo tecnológico, realzando la labor pedagógica de tutores y profesores para construir el conocimiento. Cuando la práctica se realiza ocupando fundamentalmente Internet, se habla de e-learning puro u on-line. Y cuando se realiza bajo un diseño instructivo que mezcla clases y/o actividades pedagógicas presenciales con clases y/o actividades 100% on-line, se ocupa el término b-learning (por “blended learning” o aprendizaje mezclado).[13]

El modelo b-learning constituye una modalidad válida para la construcción del conocimiento responsable y activo, el desarrollo de la capacidad investigadora y reflexiva en el alumnado, refuerza lo expuesto por la teoría constructivista: la optima gestión del conocimiento, la actualización continua de los conocimientos y mejora del trabajo colaborativo en grupo.[14]

Algunos principios pedagógicos que, asociados por los expertos a la modalidad b-learning, se pueden destacar:

Proceso de enseñanza/aprendizaje centrado en el alumno:

Los alumnos en este modelo se sitúan al centro del contexto educativo, ellos no sólo dejan a un lado el papel pasivo, propio de los sistemas de enseñanza aprendizaje tradicionales, sino que asumen un papel activo en sus aprendizajes y en la generación de conocimiento, esto es mostrado en las actividades tales como: la construcción  colaborativa de la didáctica, los foros de discusión donde podrán no sólo ser tratados de manera individual por el docente sino, también, como integrantes de una comunidad activa entre sus compañeros de clase, intercambiando información, ideas, prácticas, opiniones y transfiriendo conocimiento.

Gestión de Conocimiento:

Cuando los alumnos son capaces de administrar información, a partir de ésta generar constructor intelectuales nuevos y transferirla, los foros, las tareas y trabajos de investigación que se pueden proponer van a ser la excusa metodológica que promoverá que el conocimiento se vaya generando de manera constructivista a partir de las propias experiencias de aprendizaje de los alumnos

Trabajo colaborativo y en grupo:

Los foros, los centros de recursos didácticos, los focos de innovación son ejercicios o espacios de reflexión hábiles para el trabajo en grupo, permiten no sólo generar un vínculo colaborativo. Esta metodologías comunicativas, además pueden ser utilizadas para llevar a cabo trabajos fuera de las horas de clase, trabajo que es realizado por un grupo de alumnos los cuales se comunicarán y consultarán los aspectos del mismo de forma a geográfica y a temporal.

Generación de trabajo responsable por parte del alumno:

Las instancias de aprendizaje son realizadas preferentemente por los alumnos y son ellos los que posteriormente corrigen sus prácticas, siendo conscientes de los errores y de los aciertos que han cometido. El ritmo de aprendizaje lo define el propio alumno, sobre la base referencial de un contexto de aprendizaje formal determinado por los profesores.

Los sistemas basados en el modelo b-learning, apoyo de la formación presencial en aulas virtuales, se caracterizan por la flexibilidad e interactividad que facilitan los recursos de información y las herramientas comunicativas/interactivas (chat, correo-e, foros de discusión, weblogs, sistemas de mensajería instantánea), lo cual permite superar obstáculos que en el desarrollo de trabajos en grupo y búsqueda de respuestas y soluciones conjuntas entre los alumnos propios de los sistemas presenciales son más que latente. Obstáculos tales como son la limitación espacio-temporal de las reuniones de los grupos de trabajo, el no poder compartir la información simultáneamente, la limitación de la información a utilizar, entre otros. El b-learning y las tecnologías de las que se nutre, demuestra una vez más un nuevo panorama o ambiente de aprendizaje: el aprendizaje cooperativo donde “se enfatiza el grupo o los esfuerzos colaborativos entre profesores y alumnos, destacando la participación activa e interactiva de ambos.” [15]

En conclusión, se puede concebir al modelo b-learning como un sistema de formación que posibilita la conformación de espacios virtuales de investigación y de espacios de transferencia de conocimientos, generando una dinámica de gestión distribuida del conocimiento entre los alumnos que logran desarrollar la capacidad de aprender colaborativamente.

Este modelo puede desarrollar unos objetivos de calidad educativa, entre los que se pueden destacar: promover la participación de los alumnos en su propia formación; desarrollar el espíritu y el pensamiento investigador; disponer de espacios abiertos de administración de información y de transferencia de conocimientos; gestionar el conocimiento desde el capital intelectual para crear capital social, instruir al alumno en modelos de trabajo colaborativo, generar una formación actualizada, útil, idónea y adecuada a las demandas del mercado laboral.

Alcances acerca de m-learning:

El modelo m-learning o “aprendizaje móvil” se encuentra entre los modelos emergentes, relacionados con la masificación de la telefonía móvil, el uso de computadores de mano o PDA y con la distribución de información a través de la tecnología wireless o WIFI, todo lo cual posibilita la transferencia de información multimedial, tales como: textos, sonidos, videos, fotografías, animaciones Este concepto nace de la combinación de mobility (movilidad) y de e-learning. Entonces, se trata de incorporar elementos (dispositivos, herramientas, tecnologías) que introducen el concepto de movilidad aplicado al e-learning.[16]

Dentro de los elementos tecnológicos que permiten o facilitan esa movilidad son de diferente naturaleza, entre otros:

ü  tecnología wireless (sin hilos) para conectarse a la red

ü  terminales diferentes: palmtop, laptop, teléfonos móviles

ü  tecnologías de comunicación: WAP, UMTS, etc.

Todo ello, consiste en llevar la información o las piezas de aprendizaje al lugar donde se encuentra el estudiante, muy independiente del espacio y del tiempo y con unos rasgos de movilidad. Con ello, se multiplican las oportunidades del acceso a la información y a los recursos educativos, usando esta tecnología multicanal para llegar al usuario (al estudiante).

A pesar de que es un concepto nuevo, existen múltiples experiencias en este sentido principalmente en EEUU, p. Ej. multitud de campus universitarios y distritos escolares comienzan a plantearse la utilización  de la tecnología wireless como solución de conectividad en sus redes locales.

También existen experiencias en la aplicación de laptops  en centros (p. Ej. consultar el proyecto Anytime Anywhere de la web de Microsoft – www.microsoft.com).   También, existen universidades españolas que están  comenzando a distribuir portátiles a sus alumnos.

Sobre el uso de las tecnologías de los teléfonos móviles (WAP, UMTS, …) en entornos educativos, podemos comentar las experiencias de la propia UNED sobre la consulta de las calificaciones sobre este tipo de terminales.

Para terminar, comentar que Elliot Masie (www.masie.com) gurú del e-learning a nivel mundial, estima  que la implantación de modelo m-learning como solución aceptada será progresivo y que llevará un retraso aproximado de un año respecto a otras aplicaciones más generales (Ej.: uso de los palm’s  para tareas administrativas, consultas, etc.), del mismo modo que pasó con la aplicación de Internet para el aprendizaje e-learning. También, en la Unión Europea se están desarrollando algunos proyectos comunitarios para explorar y analizar las ventajas e inconvenientes de este modelo (Ej.: consultar el proyecto m-learning:  www.m-learning.org ó visitar la web del forum sobre este tema en:  www.pjb.co.uk/m-learning).

La base del modelo m-learning, consiste es que es posible aprender de manera remota utilizando tecnologías que ofrecen máxima portabilidad, interactividad y conectividad. La modalidad m-learning, se hace efectiva a través de los protocolos de las redes inalámbricas, por lo que los contenidos pueden consultarse y las comunicaciones establecerse con independencia del lugar geográfico en que el alumno se encuentra, al no requerir de una conexión física para comunicarse con su plataforma de aprendizaje, sólo requiere tener acceso a los sistemas de distribución inalámbricos de información.

Esto significa que estamos incorporando potencialmente una modalidad de Educación a Distancia absolutamente flexible, desde el punto de vista de la movilidad y conectividad de los alumnos, emergiendo la connotación metafórica de “nómades del aprendizaje”. [17]

Tutorización

Por lo general, en las modalidades e-learning y b-learning, quienes realizan el diseño pedagógico de los cursos, unidades o módulos son los profesores-autor, quienes no necesariamente son los que efectúan el seguimiento y el apoyo a los usuarios. La demanda de un curso en ambiente virtual, al ser más masiva que un curso convencional, tiende a superar la capacidad de atención individualizada de una sola persona. Por este motivo, además de necesitarse personas especializadas que atiendan el diseño de contenidos, se necesitan tutores para guiar los proyectos o trabajos, animar y moderar los foros y discusiones y dar una retroalimentación sistemática a los integrantes de un curso que se dicta a través de las redes.

El rol del tutor es fundamental en la dinámica de grupos y en el aprendizaje individual de cada usuario.  El tutor es un profesor-consultor, gestor de un modelo pedagógico que está basado en la participación, la interactividad y la comunicación. Facilita de manera remota el aprendizaje, orientando y asesorando a los estudiantes durante todo su proceso de aprendizaje virtual.[18]

La tutoría, en cursos a distancia bajo modalidades e-learning y b-learning, se desarrolla en cuatro dimensiones:

  1. Tutoría pedagógica: el tutor apoya a los alumnos en el desarrollo del curso, unidad o módulo, en la comprensión de los contenidos y en la realización de tareas y trabajos prácticos. Acompaña, media y retroalimenta al estudiante en su proceso de formación, conduce el aprendizaje individual y grupal, orientando y aconsejando cuando el alumno o el grupo lo necesite.
  1. Tutoría tecnológica: el tutor apoya a los alumnos en el uso de las plataformas virtuales de comunicación, ayuda en la solución de problemas tecnológicos. Posee conocimientos tecnológicos a nivel de usuario relacionados con el uso de las TIC y con las redes digitales de comunicación. Debe ser capaz de orientar para solucionar problemas de acceso, operación y seguridad de las plataformas virtuales sobre las cuales se soportan los cursos.
  1. Tutoría administrativa: el tutor apoya a los alumnos en los procesos de inscripción, matrícula y certificación. Debe ser capaz de utilizar las herramientas automatizadas de control que proveen los sistemas informáticos y que funcionan como sustratos de las plataformas de comunicación. Deben mantener un seguimiento de la participación individual de alumno y general del grupo, administrando los equipos de trabajo, supervisando el cumplimiento de actividades y tareas, además, de obtener los reportes de acceso y publicación que efectúan los alumnos.
  1. Tutoría social: esta cuarta dimensión es transversal a las anteriores, ya que consiste en el tramado de relaciones que se conforma a través del funcionamiento de una Comunidad Virtual de Aprendizaje (CVA). El tutor, debe ser capaz de dar cuenta de dichas relaciones, advertir los niveles de participación individual y grupal, las interacciones entre los miembros del grupo y sus aportes a la gestión del conocimiento a través de la transferencia. El tutor, debe “poseer habilidades sociales que le permitan crear y mantener una comunidad de aprendizaje donde se respire una atmósfera agradable, debe ser acogedor, empático y estar siempre dispuesto a ayudar”.[19]

Se deriva de la anterior que, entre sus funciones generales más importantes, están:[20]

ü  Supervisar el proceso de aprendizaje.

ü  Motivar al estudiante estableciendo con él una relación de confianza, promoviendo su participación y animándole a realizar el curso completo.

ü  Facilitar y orientar el uso de recursos de aprendizaje al estudiante (enlaces, lectura de documentos y recursos en red, etc.)

ü  Mostrar habilidad en el uso de herramientas comunicativas para fomentar la interacción (chat, foros de discusión, etc.)

ü  Evaluar las tareas individuales y moderar las grupales

Considerando que éste es nuevo rol docente, el cual implica cambios importantes en relación con el rol de un profesor tradicional, es necesario dedicar parte del diseño del courseware a la formación de los tutores. Esta instancia de formación de formadores, es un elemento imprescindible para conseguir la adaptación de los profesores a su nuevo papel de formadores online. Esta formación debería ser esencialmente práctica, y realizarse en los mismos ambientes virtuales que utilizarán los estudiantes para aprender. Es decir, un tutor que va a trabajar en un medio virtual debe formarse en un medio virtual, siendo a la vez estudiante y tutor, simulando previamente los escenarios en los cuales aprenderán posteriormente sus alumnos. Una característica importante de las tutorías online es que se desarrollan básicamente por escrito, y por lo tanto requieren más tiempo. Además, al quedar registradas textualmente se convierten en posibles objetos de aprendizaje futuros. Se considera una buena práctica tutorial cuando el alumno recibe respuesta, a sus dudas o demandas de información, en un plazo razonablemente breve, que a juicio de los expertos debería estar en un rango de tiempo que va desde las 24 horas a un máximo de 48 horas, considerando los días laborables.

Entre los autores que destacan por sus estudios relacionados con el rol del tutor está la profesora Gilly Salmon[21], de la Open University, quien ha contribuido en gran medida a comprender el rol del moderador (e-moderating) y sus cualidades y habilidades. En efecto basándose en una investigación acción propone un modelo que incluye 5 niveles con distintas habilidades:

Acceso y motivación: El primer problema al que se enfrentan los participantes se relaciona con el acceso a la red y a los espacios virtuales. Muchos necesitan ayuda que les permita solucionar los problemas técnicos con el hardware, software, acceso a la red y en algunas ocasiones con las claves de acceso, de allí la importancia de una ayuda en línea o telefónica. Esto se relaciona con la tutoría tecnológica y el rol del tutor es determinante en la motivación que logren los alumnos, como disposición inicial ante el desarrollo del curso.

Socialización: los alumnos establecen sus identidades en línea y comienzan a interactuar. La tecnología crea o facilita las instancias para la socialización, pero esta no ocurrirá si no existe una intervención eficaz por parte del tutor. En esta fase los alumnos se habitúan a usar la plataforma para comunicarse con sus pares estableciendo una comunidad de aprendizaje que les permitan sentirse trabajando juntos en tareas comunes.

Compartir información: en esta etapa comienza a producirse el intercambio de información, las interacciones crecen producto de que hay más participantes que hacen aportes y con mayor frecuencia, se aporta información relevante para los otros. La información crece y se comienza a percibir un cierto desorden y de saturación por tanta información. Los participantes desarrollan diversas estrategias para afrontar la sobrecarga de información y el tiempo que implica manejarla: no intentan leer todo, leer lo que les interesa, intentar leer todo e invierten cuando les parece oportuno, leen todo pero rara vez responden. El tutor debe revisar estas estrategias, ofreciendo ayuda y direccionamiento a los participantes. Los participantes que logran organizarse y aprender rápidamente a compartir el volumen de trabajo en equipo, afrontan mejor esta problemática.

Construcción de conocimiento: el grupo se relaciona a través de la discusión, no se comunica para recibir información o entregar información (como en la etapa 3), sino que se vuelve activo en la construcción de conocimiento. En esta etapa los participantes comienzan a interactuar con los otros en forma más participativa, formulando y escribiendo sus ideas o comprensión de los contenidos. Se produce una mayor interacción porque ellos leen los mensajes de los otros y responden, produciéndose frecuentemente un dialogo fructífero, muchos participantes logran generar aprendizajes activos, extendiendo sus puntos de vistas y apreciarlos desde diferentes perspectivas, gestionando conocimiento a través de la transferencia de sus constructos intelectuales, ideas propias y del resultado de sus aprendizajes.

Desarrollo: los participantes buscan más ventajas del sistema para ayudarles a alcanzar metas personales, exploran cómo integrar las CVA en otras formas de aprender y su reflejo en los procesos de aprendizaje. Se vuelven más críticos con el ambiente tecnológico que soporta la CVA y su funcionamiento, así como acerca del actuar del tutor, lo que puede dificultar en algunos casos la negociación pedagógica. Es una etapa de construcción individual del conocimiento, que permite a los participantes explorar sus propios pensamientos y procesos de construcción de conocimiento, a partir no sólo de los tópicos del área de estudio, sino también y especialmente de las interacciones, con el tutor y los pares.

Dada la complejidad de las diversas funciones y desempeños esperados de los tutores, la preparación de los mismos para un desempeño eficaz es muy importante. La capacitación de tutores, es una instancia previa al proceso de implementación de los cursos. “Un aspecto a veces postergado a un segundo plano es la formación de tutores en los contenidos que se trabajan en el ambiente virtual. Especialmente cuando el tutor no ha participado en la generación del curso, aspecto habitual en las prácticas de formación a distancia, en las cuales esta tarea la desarrolla un equipo pedagógico que luego no interviene en el trabajo de los estudiantes. Si bien en un comienza las preguntas se relacionan con el ambiente virtual, aspectos administrativos asociados al mismo, ya entrada en materia se necesita conocimiento de los contenidos para poder guiar la discusión y asistir en la construcción del conocimiento. Luego es absolutamente necesario conocer por parte de los tutores los contenidos, las actividades propuestas, el sentido de los espacios de discusión, la finalidad de los trabajos, las estrategias metodológicas para su enseñanza en un entorno virtual que apuesta por una construcción y no transmisión de conocimientos”.[22]

En relación a la moderación Gilly Salmon[23], resumen las características y habilidades del tutor. El tutor requiere características y habilidades las cuales, asociadas a ciertas cualidades personales, le permiten estar preparado para cumplir adecuadamente su rol de moderador en una CVA.

Cualidad/

Característica

Seguro

Constructivo

De desarrollo

Facilitador

Compartir conocimiento

Creativo

Comprensión de los procesos online Seguro en proveer un enfoque para la conferencia, juzgar el interés de los participantes, experimentar con diferentes acercamientos, y siendo un modelo del papel. Capaz para construir confianza y propósito en línea

Para saber quién debe ser en línea y lo que ellos deben estar haciendoHabilidad para desarrollar y activar a otros, actuar como catalizador, sostener la discusión, resumir, reiterar el desafío, monitor en la comprensión y equivocación, dar feedbackSaber cuándo controlar los grupos, cuándo permitirles ir, cómo llevarse con los no participantes, saber cómo marcha la discusión y usar del tiempo en líneaCapacidad para explorar ideas, desarrollar argumentos, promover los líneas valiosos, cerrar las líneas improductivos, escoja cuándo archivar, construya una comunidad de aprendizajeCapacidad para usar una gama de CVA, desde actividades estructuradas a libres generación de discusiones, y a evaluar y juzgar el éxito de la conferencia.Habilidades técnicasComprender a nivel de usuario el uso del software, razonable habilidades en el uso de las TIC, buen acceso.Capaz para apreciar las básicas estructuras de CVA, y la WWW y el potencial de Internet para el aprendizajeConocimiento cómo a usar las características especiales de software para e-moderador ej, control, archivos.Capacidad para usar las características del software para explorar el uso de los aprendices ej: historia de mensajesCapacidad para lazos entre CVA y otros elementos del programa de aprendizajeCapacidad para utilizar las facilidades del software para crear y manipular conferencias y para generar un ambiente de aprendizaje online.Habilidades comunicativas on lineSeguro de ser cortés, educado, y respetuoso al escribir las comunicaciones on lineCapaz para escribir concisos, enérgicos y atractivos mensajes onlineCapacidad para comprometerse en el trabajo online con la gente (no la máquina o el software)Capacidad para interactuar a través del e-mail y conferencia y lograr la interacción entre los otros.Capacidad para la diversidad con sensibilidad culturalCapacidad para comunicarse agradablemente sin la señal visualContenido expertoSeguridad de poseer conocimiento y experiencia para compartir, y dispuesto y capaz a agregar contribuciones propiasCapaz de animar las legitimas contribuciones de otros.Capacidad para activar debates proponiendo y cuestionando.Tener autoridad para otorgar normas a los estudiantes para sus participaciones y contribuciones en CVA.Conocer acerca de la disponibilidad de recursos (ej. en la www) y enviar a los participantes a ellos.Capacidad para avivar conferencias a través del uso de multimedia y recursos electrónicos.Características personalesSeguro en ser decidido y motivador como e-moderadorCapaz de establecer una identidad online como e-moderadorCapacidad para adaptarse a nuevos contextos de enseñanza, métodos, audiencias y roles.Mostrar sensibilidad para relacionarse y comunicarse onlineMostrar una positiva actitud, compromiso y entusiasmo para el aprendizaje online.Sepa crear una comunidad de aprendizaje en línea útil, pertinente

Fuente: G. Salmon 2000

Otro enfoque de la tutorización es el desarrollado por los autores Garrison y Anderson[24] son dos investigadores de la Universidad de Alberta que por largo tiempo han estado investigando el uso de los espacios interactivos en la formación online. Ellos han llegado a la conclusión que la formación online debe dar importancia al contexto y la creación de las comunidades de aprendizaje para facilitar la reflexión y el discurso crítico Garrison y Anderson (2005).

Figura Comunidad de Investigación[25]

Estos autores consideran que la comunidad es crucial para mantener la investigación crítica personal y la construcción del significado. En una comunidad centrada en la indagación, estos autores desde el punto de vista de la interacción relevan la presencia (Figura Comunidad de Investigación) de tres elementos que intervienen en un proceso de aprendizaje virtual y que son fundamentales para lograr aprendizajes significativos: social, cognitiva y docente.

 

Para Garrison y Anderson (id. 33), la presencia cognitiva es entendida “como el punto hasta el cual los estudiantes son capaces de construir significado mediante la reflexión continua en una comunidad de indagación” La presencia social es “la capacidad de los participantes en una comunidad de indagación de proyectarse a sí mismos social y emocionalmente como personales reales”. La presencia docente es definida como “la acción de diseñar, facilitar y orientas los procesos cognitivo y social con el objetivo de obtener resultados educativos personalmente significativos y de valor docente”. Cada uno de estas presencias en la comunidad de investigación es analizada a partir de ciertas categorías e indicadores (Tabla Modelo de categorización), que permiten identificar su presencia en el discurso desarrollado durante la interacción.

Elemento Categoría Indicadores
Presencia Social Afecto

 

  • Expresión de emociones
  • Recurrir al humor
  • Expresarse abiertamente

Comunicación Abierta

 

 

 

 

 

  • Seguir el hilo (Reply)
  • Citar los mensajes anteriores
  • Referirse explícitamente a los mensaje de otros
  • Hacer preguntas
  • Expresar aprecio
  • Expresar acuerdo

Cohesión

  • Dirigirse a los participantes por sus nombres
  • Dirigirse o referirse al grupo usando pronombres inclusivos
  • Elementos fácticos, saludos

Presencia CognitivaHecho desencadenante

  • Reconocer el problema
  • Confusión

Exploración

 

 

  • Divergencia
  • Intercambio de información
  • Sugerencias
  • Lluvia de ideas
  • Saltos intuitivos

Integración

  • Convergencias
  • Síntesis
  • Soluciones

Resolución

  • Aplicar
  • Comprobar
  • Defender

Presencia DocenteDiseño y organización

  • Fijar el programa de estudios
  • Diseñar métodos
  • Establecer un Calendario
  • Emplear el medio de forma efectiva
  • Establecer pautas de conducta y cortesía en la comunicación electrónica (netiquette)
  • Plantear observaciones en el nivel macro del contenido de los cursos

Facilitar el discurso

  • Identificar áreas de acuerdo/desacuerdo
  • Intentar alcanzar un consenso
  • Animar, reconocer o reforzar las contribuciones de los estudiantes
  • Establecer un clima de estudio
  • Extraer opiniones de los participantes, promover el debate
  • Evaluar la eficacia del proceso

Enseñanza directa

  • Presentar contenidos/cuestiones
  • Centrar el debate en temas específicos
  • Resumir el debate
  • Confirmar lo que se ha entendido mediante la evaluación y el feedback explicativo
  • Diagnosticas los errores de concepto
  • Inyectar conocimiento desde diferentes fuentes, por ejemplo libros de texto, artículos, Internet, experiencias personales
  • Responder a las preocupaciones técnicas

 

Tabla Modelo de categorización de Garrison y Anderson

Se aprecia de las categorías y sus indicadores que la presencial social es la que busca que el participante se sienta acogido por los pares y el tutor en la comunidad de aprendizaje (investigación). Esta es la base para generar la presencia cognitiva que es la que permite construir el conocimiento al interior de la comunidad. En los dos aspectos anteriores el tutor juega un rol fundamental de allí que la presencia docente muestra categoría e indicadores que orientan el rol del tutor en lo social y cognitivo.

Garrison y Anderson, a partir de los elementos aportados por Berge, Paulsen y Mason señalan que los roles del educador pueden clasificarse en tres categorías principales: diseño y organización, facilitar el discurso y enseñanza directa. Estos autores hablan de la presencia docente para referirse al rol del tutor, entendido este rol como quien diseña, facilita y orienta los procesos cognitivos y sociales con el objetivo de obtener resultados educativos significativos, tanto para el aprendiz como para el propio docente.

Diseño y organización: El diseño y la organización se relacionan con los aspectos macros del proceso. Este aspecto refiere al diseño y organización de un curso mediante e-learning los cuales implican responsabilidades y funciones similares. La diferencia consiste en que el diseño se refiere a las decisiones estructurales adoptadas antes de que comience el proceso, mientras que la organización se refiere a decisiones similares que son tomadas para adaptarse a los cambios durante la transacción educativa. Esta etapa requiere de ciertas acciones del tutor (Tabla El rol del tutor en el diseño y organización) desde la presencia social y la presencia cognitiva.

Presencia Social

Presencia Cognitiva

Debe promover:
  • Una sensación de confianza y de ser bienvenido.
  • La sensación de pertenencia a una comunidad
  • Sensación de control
  • Sensación de realización personal
  • Deseo de participar en el discurso propuesto
  • Un tono convencional
  • Una actitud de cuestionamiento.
  • Consideración de la evaluación del desarrollo y conocimiento cognitivo en el nivel de entrada.
  • Organización y limitación del programa de estudios.
  • Selección de actividades educativas adecuadas.
  • Dejar tiempo para la reflexión
  • Integración de pequeños grupos y sesiones de debate
  • Ofrecer oportunidades para configurar el proceso de pensamiento crítico
  • Diseño de instrumentos para la evaluación de la educación de alto nivel.

Tabla El rol del tutor en el diseño y organización

Debe existir una cierta continuidad entre la fase de diseño y la de organización. Todo ello se puede conseguir de modo óptimo cuando el profesor puede diseñar y al mismo tiempo organizar la experiencia educativa de modo que introduzca una responsabilidad efectiva hacia el desarrollo de las necesidades y eventos.

Facilitar el discurso: este aspecto tiene como objetivo el centro de la experiencia formativa en e-learning: construir conocimiento en red al interior de una comunidad (virtual) de aprendizaje. El tutor desempeña una función clave en el momento de facilitar el discurso siendo su gestionador, prestando especial atención requieren los aspectos de presencia cognitiva y social. Debe regularse la presencia docente para garantizar la autogestión de la comunicación; por tanto, demasiada presencia docente o demasiado poca puede afectar negativamente al discurso y al proceso de comprensión. También se necesita intervenir adecuadamente para implicar a los estudiantes menos responsables y para evitar que el debate sea dominado siempre por las mismas personas. El tutor no sólo debe fomentar o valorar las respuestas, debe dar ejemplos de respuestas apropiadas y relevantes, llamar la atención sobre las respuestas bien razonadas y establecer asociaciones entre los mensajes (Tabla El rol del tutor para facilitar el discurso). Cuando los estudiantes asumen responsabilidades en la construcción del conocimiento, la presencia docente encuentra su punto de equilibrio.

Presencia Social

Presencia Cognitiva

  • § Dar la bienvenida a los participantes cuando entren al debate.
  • § Mostrarse amable y animar a los participantes al dirigir el debate.
  • § Proyectar la personalidad como tutor y permitir a los participantes que le conozcan como persona respetando ciertos limites.
  • § Sugerir que los participantes entren en el sistema al menos tres veces por semana.
  • § Animar a los participantes para que reconozcan las aportaciones de los demás cuando contesten a contribuciones específicas.
  • § Elogiar las aportaciones que lo merezcan.
  • § Emplear un tono coloquial y no demasiado formal.
  • § Animar la participación de los participantes pasivos.
  • § Expresar sentimientos pero sin estallar.
  • § Usar el humor con cuidad, por lo menos mientras se alcanza un cierto nivel de familiaridad.
  • § Animar a los participantes a comunicarse vía e-mail sobre sus motivos de tensión o ansiedad.
    • Centrar el debate en cuestiones clave.
    • Plantear interrogantes estimulantes.
    • Identificar asuntos complejos que surjan a partir de las respuestas.
    • Desafiar ideas preestablecidas y provocar la reflexión.
    • Moderar el debate pero no excesivamente.
    • Poner a prueba las ideas de forma teórica o de modo indirecto mediante su aplicación.
    • Avanzar cuando el debate caiga o haya alcanzado su propósito.
    • Facilitar la consciencia metacognitiva.

Tabla El rol del tutor para facilitar el discurso

Facilitar el discurso con el objetivo de construir conocimiento implica aspectos pedagógicos, interpersonales y organizativos. La presencia docente debe relacionarse tanto con el desarrollo cognitivo como con un entorno positivo de aprendizaje, y debe contemplar los contenidos, la cognición y contexto como partes integrantes del todo.

Enseñanza directa: la enseñanza directa va más allá de la función asociada con promover el debate y la participación y suele asociarse más bien con asuntos específicos de contenidos, aspecto que a veces ignorada o dejada de lado. La competencia en asuntos de disciplina y en la configuración eficaz de la experiencia educativa son aspectos esenciales de la misma. Esta etapa el tutor debe desarrollar ciertas acciones (Tabla El rol del tutor en la enseñanza directa) desde la presencia social y cognitiva.

 

Presencia Social

Presencia Cognitiva

  • § Dar forma al debate pero no dominarlo.
  • § Ofrecer feedback de forma respetuosa.
  • § Ser constructivo con comentarios de rectificación.
  • § Estar abierto a la negociación y presentar razones.
  • § Tratar los conflictos de forma rápida y en privado.
    • Ofrecer ideas y perspectivas alternativas para el análisis y el debate.
    • Responder directamente y cuestionar preguntas.
    • Reconocer la falta de seguridad respecto a algunas respuestas cuando sea el caso.
    • Hacer asociaciones de ideas
    • Construir macros
    • Resumir el debate y hacer avanzar el aprendizaje.
    • Concluir cuando proceda y anunciar la materia de estudio siguiente.

Tabla El rol del tutor en la enseñanza directa

Se requiere unir el rol de facilitador con el de experto en contenidos. La presencia docente eficaz, sólo es posible con la presencia de un profesional con competencia y con experiencia que pueda identificar las ideas y conceptos de estudio, presentar éstos ordenadamente, organizar las actividades educativas, guiar el discurso y ofrecer fuentes adicionales de información, diagnosticar los errores de conceptos e intervenir cuando sea necesario. Se trata de intervenciones directas y proactivas que dan soporte a una experiencia educativa eficaz y eficiente.

Conclusiones[26]

ü  La diversidad de contextos de aprendizaje está marcada fuertemente por la utilización de herramientas tecnológicas dentro del proceso educativo. Teniendo en cuenta este escenario se puede determinar que efectivamente, la implementación de una metodología mixta de aprendizaje, que complemente la docencia presencial con la docencia virtual, permite promover la conformación de nuevos contextos de aprendizaje, favoreciendo nuevas formas de enseñar y de aprender.

ü  Los alumnos son cada vez más activos dentro de ambientes virtuales de carácter social (Facebook, chat, etc.), lo que permitiría potenciar su habilidad en estos medios de comunicación con herramientas educativas sustentadas en espacios virtuales que poseen cierta mecánica universal y que dependiendo de la asignatura donde se implementen pueden entregar mejores posibilidades de desarrollo en relación a aquellos estudiantes que no han tenido la posibilidad de participar en este tipo de experiencias.

ü  Al considerar las respuestas de los estudiantes se evidencia que efectivamente existe un valoración positiva hacia la implementación de una metodología mixta (presencial+virtual) con apoyo de Tutoría Virtual. Considerando el análisis de opinión, los estudiantes participantes en la Intervención, destacan la participación de un rol activo dentro de su proceso educativo, ya que no sólo fue parte del apoyo al docente responsable de la asignatura, como suele ser un ayudante común, sino que fue el responsable de que cada espacio dentro del Entorno Virtual de Aprendizaje (EV@) se potenciara y desarrollara de la manera que había sido planificado por el docente.

ü  Básicamente, este nuevo rol dentro del proceso educativo, se convirtió en el nexo entre las clases de tipo cátedra y aquellos momentos en que el aprendizaje tomaba el carácter de personal, permitiendo al estudiante la opción de indagar la información necesaria para concretar sus trabajos prácticos o el aprendizaje entre sesiones.

ü  La positiva opinión de los estudiantes una vez finalizada la intervención, permite la posibilidad de plantear la opción de  ampliar a diferentes cursos y carreras la utilización del Entorno Virtual de Aprendizaje, que es parte de nuestra universidad, de un modo activo y acorde a las exigencias actuales en relación al manejo de diversas herramientas tecnológicas que puedan aportar favorablemente al proceso de enseñanza- aprendizaje.

ü  Introducir innovaciones pedagógicas aplicando modelos de Gestión de Conocimiento influye positivamente en los contextos de aprendizaje y en los estudiantes mejorando su motivación y participación en los cursos, tanto en las etapas presenciales como en la virtualidad.

ü  La innovación metodológica es un proceso gradual de modernización del currículo. Los elementos metodológicos asociados al uso de TIC contribuyen con la redefinición de un nuevo perfil de egreso, lo que permite a los futuros profesores la asimilación de nuevas propuestas metodológicas que potencien la tecnología presente en los diferentes establecimientos educacionales.

Bibliografía de referencia:

Álvarez, R. (1997) Hacia un curriculum flexible y contextualizado. Honduras: Editorial Universitaria Autónoma de Honduras.

Ausubel, D. (1976) Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo. Trillas: México

Beer, S. (1972) Brain of the firm. New York: Editorial p. p.

Bueno, E. (1999) Gestión del conocimiento, aprendizaje y capital intelectual. Madrid: Club Intelect.

Cabero, J. (2001): Tecnología educativa. Diseño y producción de medios en la enseñanza, Barcelona: Paidós.

Careaga, M. (2004) Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en la Docencia de Universidades Chilenas. Relaciones entre expectativas de uso e innovación de las prácticas en la pedagogía universitaria. Tesis de Doctorado. Madrid: UNED

Careaga, M. (2012) Currículum Cibernético en pedagogía universitaria. Madrid: EAE

Careaga, M. y Avendaño, A. (2006) Modelo de Gestión del Conocimiento basado en la integración curricular de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en la docencia universitaria. (GC+TIC/DU). Revista de Educación Rexe. Universidad Católica de la Santísima Concepción. Chile

Carroll, TG. (2000). If We Didn’t Have the Schools We Have Today, Would We Create the Schools We Have Today? Contemporary Issues in Technology and Teacher Education, 1(1), 117-140

Centro de Educación y Tecnología, Enlaces (2006) Estándares en Tecnología de la Información y la Comunicación para la Formación Inicial Docente. Chile: Mineduc

Collison, G., Elbaum, B., Haavind, S., and Tinker, R. (2000) Facilitating Online Learning: Effective Strategies for Moderators. Madison, WI: Atwood Publishing.

Quintana, J. (1995) Teoría de la Educación. Concepción antinómica de la educación. Dykinson: Madrid

Ferreiro Gravié, R. (1996). Paradigmas Psicopedagógicos. ITSON: Son

Flavell, J. (1984) La psicología evolutiva de Jean Piaget. Paidos: Buenos Aires

Frawley, W. (1997) Vygotsky y la ciencia cognitiva. Barcelona.

Fuentes, C. y Careaga, M. (2012) Contexto mixto de aprendizaje con Tutoría Virtual. Integración Curricular de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en Formación Inicial Docente(FID) – Chile. Madrid: EAE.

García Manso, A. et all Experiencia b-learning: un transito adecuado hacia el sistema de créditos europeos en asignaturas de informática. Escuela Politécnica Superior, Ingenierías TIC, Universidad Alfonso X el Sabio, España

Garrison, D. R. & Anderson, T. (2005) El e-learning en el siglo XXI: Investigación y práctica. Barcelona: Octaedro.

Gros, B. y Silva, J. (2005) La formación del profesorado como docente en los espacios virtuales de aprendizaje. Revista Iberoamericana de Educación.

Harasim, L. y otros (1999): Redes de Aprendizaje. Guía para la enseñanza y el aprendizaje en red. Barcelona, Gedisa.

Hsi, S. and Hoadley, C. M. 1997. Productive discussion in science: gender equity through electronic discourse. Journal of Science Education and Technology. 6:1, pp.23-36

Hoadley, C. M. & Pea, R. D. (2001) Finding the ties that bind: Tools in support of a knowledgebuilding community. In K. A. Renninger & W. Shumar (Eds.), Building virtual communities. New York: Cambridge University Press.

Ibáñez, Jesús (1994) El regreso del sujeto: La investigación de segundo orden. Siglo Veintiuno: México

Litvin, E. (1996) Tecnología Educativa. Argentina: Paidós

Khan, B. (1997): Web-based training: An introduction (WBI). En: What Is It and Why Is It?. En Badrul Kkan (edit) Web-Based Instruction. Nueva Jersey, Englewood Cliffs.

Moore y Thompson (1990) The Effects of Distance Learning: A Sumary of Literature. Pennsylvania State University. American Center for the Study of Distance Education

Posada, R. (2005) Formación superior basada en competencias, Interdisciplinariedad y trabajo autónomo del estudiante. Revista Iberoamericana de Educación.

Reeves, T. y Reeves, P. (1997) Effective Dimensions of Interactive Learning on the World Wide Web. En B.H. KHAN (editor), Web-based Instruction. Englewood Cliffs, NJ: Educational Technology Publications, pp. 59-66

Relan, A. y Gillani, B. (1999) Multimedia interactiu i aprenentatge per mitjà del web: semblances i diferencies. En Sangrá, Albert y Duart, Joseph: Aprenentatge i Virtualitat. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya. Pp. 35-43.

Riu et al. (1998) The Virtual Campus of the Future… Today! The Open University of Catalunya. Barcelona: UOC – Universitat Oberta de Catalunya

Robles, Fernando (1999) Los sujetos y la cotidianeidad. Elementos para una sociología de lo contemporáneo. Ediciones Sociedad Hoy: Concepción – Chile

Salmon, G. (2000) E-moderating: The key to teaching and learning online. London: Kogan Page.

Smith, R. and Taylor, E. (1995) Teaching Physics Online. The American Journal of Physics. 63:1090

Silva, J. (2004) El rol moderador del tutor en la conferencia mediada por computador. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Nº 17

Silva, J., Tutora: Gros, B. Tesis doctoral: “Las interacciones en un entorno virtual de aprendizaje para la formación continua de docentes de Enseñanza Básica”. Programa de Doctorado en Multimedia Educativa. Universidad de Barcelona: España.

Vera, A. y Careaga, M. (2012) Tutoría Virtual para estudiantes de postgrado: Una nueva mirada a la educación mixta. Madrid: EAE

Vigostky, L. S. (1978) El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Crítica


[1] Infomed: Red Telemática de Salud en Cuba www.sld.cu/libros/distancia/cap1.html

[2] Texas A&M University www.tamu.edu/

[4] University of Maryland www.umd.edu/

[5] Universidad ORT, Uruguay www.ort.edu.uy/index.php?id=AAAC

[6] Moore y Thompson (1990) The Effects of Distance Learning: A Sumary of Literature. Pennsylvania State University. American Center for the Study of Distance Education

[7] Wikipedia. Enciclopedia virtual http://es.wikipedia.org/wiki/E-learning

[8] Milenium. Empresa mexicana de servicios en Internet www.informaticamilenium.com.mx/Paginas/mn/articulo78.htm

[9]   E-aula. Plataforma e-learning www.e-aula.cl/e-learning.php

[10] Aula Diez. Español online www.auladiez.com/didactica/e-learning-01.html

[11]  Introducción al e-learning. Cursos de empresa www.mailxmail.com/curso/empresa/elearning/capitulo1.htm

[12] Milenium. Empresa mexicana de servicios en Internet www.informaticamilenium.com.mx/Paginas/mn/articulo78.htm

[13] Wikipedia. Enciclopedia virtual http://es.wikipedia.org/wiki/E-learning

[14] Experiencia B-Learning: Un tránsito adecuado hacia el Sistema de Créditos Europeos en asignaturas de Informática.

García, A.; Sánchez, J.; Moreno P.www.euitt.upm.es/taee06/papers/S9/p91.pdf

[15] Litvin, E. (1996) Tecnología Educativa. Argentina: Paidós

 

[16] Gallego, D.; Muñoz, M. “Nuevos entornos y posibilidades telemáticas en educación”. Documento digital.

www.uned.es/infoedu/_private/asignaturas/nuevos%20entornos/Nuevos%20Entornos%202002%20A.doc

 

[17] García L. Aprendizaje móvil. Documento digital  www.uned.es/catedraunesco-ead/editorial/p7-12-2004.pdf

 

[18] Ver en el apartado sobre Protocolos de Desempeño, los aspectos más específicos de sus funciones pedagógicas, tecnológicas y administrativas.

[19] Silva Juan (2004). El rol moderador del tutor en la conferencia mediada por computador, Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa (Universidad de Islas Baleares España), Núm. 17, Disponible en: http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/revelec17/silva_16a.htm

[20] Las tutorías: nuevas funciones del tutor online. http://www.auladiez.com/didactica/e-learning-08.html

[21] Silva, J. (2004) El rol moderador del tutor en la conferencia mediada por computador. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Nº 17

[22] Silva Juan (2004). El rol moderador del tutor en la conferencia mediada por computador, Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa (Universidad de Islas Baleares España), Núm. 17, Disponible en: http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/revelec17/silva_16a.htm

 

[23] Salmon, G. (2000). E-moderating: The key to teaching and learning online, London: Kogan Page.

[24] Extractado de: Silva, J., Tutora: Gros, B. Tesis doctoral: “Las interacciones en un entorno virtual de aprendizaje para la formación continua de docentes de enseñanza básica”. Programa de Doctorado en Multimedia Educativa. Universidad de Barcelona: España

[25] Garrison, D.R & Anderson, T. (2005), El e-learning en el siglo XXI: Investigación y práctica. Barcelona: Octaedro. (Versión original: E-learning in the 21 st century, RoutledgeFalmer, 2003)

[26] Obtenidas de la investigación “Contexto Mixto de Aprendizaje con Apoyo de Tutoría Virtual para estudiantes de la Carrera de Pedagogía en Educación Media en Lenguaje y Comunicación–UCSC–Chile”. Fuentes, C. y Careaga M. (2012)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here