Los colegios son un importante aliado para desacreditar las noticias falsas en la web

0
33

La inmediatez de las redes sociales ha hecho que cada vez sea más fácil compartir, en línea, información poco certera o derechamente falsa. Ante esta situación, la educación escolar ayuda si se enfoca en formar alumnos críticos que saben cómo discriminar cuál información es verdadera y cuál no.

fuentePor Margherita Cordano en El Mercurio

A través de las redes sociales, hace unos días comenzó a circular en Italia la imagen de dos personas afroamericanas sentadas en un banco en la localidad de Forte dei Marmi (Toscana). A su alrededor se ven bolsas de marcas de lujo, como Prada y Louis Vuitton.

Aunque los individuos en la foto son el actor Samuel L. Jackson y la ex estrella de la NBA Magic Johnson -ambos estadounidenses y millonarios-, bastó que una persona escribiera que se trataba de inmigrantes “beneficiándose del dinero italiano” para que la imagen se viralizara y se llenara de comentarios, quejándose de los privilegios que reciben los extranjeros que llegan al país.

Confusiones como estas no son particularmente nuevas: enfrentados a una crisis migratoria en alza y frustrados ante los problemas económicos, este tipo de noticias y fotos de queja (que se comparten rápido y sin mayor análisis) han calado hondo en la población italiana. De ahí que el gobierno optara por volver prioridad el que los alumnos aprendan a identificar las noticias falsas que circulan en línea, principalmente en redes sociales.

Reflexión colaborativa

Preocupados ante la desinformación que se generalizaba, desde el 31 de octubre, 8 mil colegios de la región participan en una iniciativa que busca volverlos más críticos ante el tipo de información que consumen.

El plan contempla que a los jóvenes de enseñanza media se les enseñe de manera práctica a identificar qué sitios web son seguros -mediante la verificación de su URL, por ejemplo-, se les pida crear blogs en los que deberán trazar y exponer el origen de una noticia, y se refuerce la idea de que en redes sociales existe contenido publicitario pagado. También se les hará ver que sitios como Facebook actualmente utilizan etiquetas para identificar artículos engañosos.

“Es justo darles a los niños la posibilidad de defenderse de las mentiras”, expresó la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Boldrini.

Con ella concuerdan personas como el Papa Francisco, quien informó que dedicará la Jornada Mundial para las Comunicaciones 2018 al tema de las noticias falsas o fake news , así como una serie de instituciones de educación superior que han ido ampliando su abanico de cursos relacionados con la alfabetización medial (ver recuadro).

“Estas nuevas formas de relacionarnos con el conocimiento implican, entre otras cosas, la discusión entre pares, el contraste de varias fuentes de información y lo más importante, la reflexión colaborativa que el profesor pueda guiar en el marco de las distintas actividades de aprendizaje que realiza”, plantea Jorge Chávez, académico del Núcleo de Investigación en Educación de la Universidad Andrés Bello.

Ciudadanía desconfiada

En el caso de Ornella Lorca, profesora del colegio Emprender de Osorno y docente que guió a los alumnos que ganaron el primer lugar en la versión 2016 del concurso de periodismo escolar “El Mercurio de los Estudiantes”, esto supone comenzar generando actividades como investigar sobre el autor de un libro y hacer notar que, en muchos casos, las biografías discrepan en fechas y acontecimientos importantes.

Como un primer acercamiento, “resulta interesante que sean ellos mismos quienes identifiquen este cruce de información y asimilen el concepto de fuentes”, plantea.

Más adelante, “me parece que una estrategia que da buenos resultados, es que luego de explicarles el fenómeno con ejemplos concretos, como el del juego de La Ballena Azul, ellos construyan algún boletín informativo de noticias falsas o realicen un mural con noticias falsas, sobre aspectos del mismo colegio, y puedan dimensionar el impacto que puede provocar en los lectores la no discriminación de la información”.

Esta dosis de escepticismo también se recomienda desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Su director de educación, Andreas Schleicher, advierte que mientras antes se inicie promoviendo estas mentes más críticas, menos riesgo existe de contar con ciudadanos desconfiados, que luego se dejan llevar fácilmente por los populismos. “En el pasado, cuando se necesitaba información, se iba a una enciclopedia, se buscaba y se podía confiar en que esa información era cierta”, comentó en el marco del Foro Global de Educación y Habilidades. La inmediatez de las redes sociales y el hecho de que cada vez sea más fácil compartir información no verificada, hace que “distinguir lo que es verdadero de lo que no es cierto se haya vuelto una habilidad actualmente crítica”.

EN CIFRAS

8,7
millones de veces se compartieron en Facebook las 20 noticias falsas más populares en relación con la más reciente campaña presidencial de Estados Unidos, según un análisis desarrollado por Buzzfeed. En ese país, 66% de los usuarios de la red reconocen leer noticias en esa plataforma.

452
puntos alcanzaron los jóvenes chilenos de 15 años en la evaluación OCDE que a fines de 2015 midió su capacidad para discriminar contenidos en internet. Parte de lo evaluado incluía saber distinguir la veracidad de las fuentes. El promedio de los 30 países participantes fue de 497 puntos.

“Esta nueva forma de relacionarnos con el conocimiento implica nuevas prácticas educativas. Una de ellas es la enseñanza de la valorización y comprensión de la información”.
JORGE CHÁVEZ,
académico del Núcleo de Investigación en Educación de la U. Andrés Bello

“Las noticias falsas nos van llenando de gotas de veneno a medida que hacemos nuestra revisión diaria de la web. Terminamos infectados sin siquiera darnos cuenta”.
LAURA BOLDRINI,
presidenta de la Cámara de Diputados italiana, en declaraciones a The New York Times.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here