Los desafíos de las organizaciones migrantes en Chile

0
139

Organizaciones migrantes en Chile piden que se agilice el proceso de regulación migratoria y desactiven los discursos antimigrantes.

Por Paulina Naudon (Diario Clever)

El 18 de diciembre se conmemoró el Día Internacional del Migrante en un año especialmente convulsionado para las 746.465 personas que, según el Censo 2017, han optado por Chile como su nuevo destino de residencia. El objetivo del gobierno de “ordenar la casa” ha implicado una serie de anuncios y acciones públicas que están pensionando la imagen del migrante y la migración.

El primer semestre estuvo marcado por un proceso extraordinario de regulación impulsado por el gobierno para más de 300.000 extranjeros que estaban en situación migratoria irregular en el país, el cual comenzó el 23 de abril y terminó el 23 de julio. A finales del proceso, se inscribieron 155.707 personas.

Junto con el anuncio del proceso de regulación, se informó también un nuevo sistema de visado para residencia temporaria en Chile: Visa Temporaria de Oportunidades para emprender y trabajar, Visa Temporaria de Orientación Internacional para quienes cuenten con posgrado (ambas deben solicitarse en los países de origen) y Visa Temporaria de Orientación Nacional para extranjeros que obtengan un postgrado en universidades chilenas acreditadas y deciden quedarse a trabajar, la que se pide en Chile.

Además de estas visas, el gobierno definió unas especiales para dos grupos específicos de migrantes: haitianos y venezolanos. Para los primeros, se anunciaron una Visa Consular de Turismo Simple, con derecho a ingreso y permanencia en Chile por un máximo de 30 días, período inferior a los 90 días que se entrega hoy a turistas no haitianos; y Visa Humanitaria de reunificación familiar para que haitianos en territorio nacional pudiesen traer desde la isla a sus parientes.

En tanto, quienes emigran desde Venezuela, deberán solicitar la Visa de Responsabilidad Democrática en el consulado chileno de Caracas y Puerto Ordaz.

Durante este segundo semestre, los hitos migratorios han sido el Plan Humanitario de Regreso Ordenado, que ofrece llevar a migrantes no fronterizos a sus países de origen con la condición de no regresar a Chile en los próximos nueve años. Sólo se ha aplicado esta iniciativa a personas de Haití, dado que sería la comunidad extranjera más desfavorable y cuyos miembros habrían solicitado esta medida, según lo explicado por el gobierno. A la fecha ya han sido tres los aviones de la FACH que han trasladado a un poco más de 550 haitianos.

El segundo tema destacado fue la posición del gobierno respecto de que los migrantes tienen derechos humanos, pero la migración no es considerada un derecho, a propósito de la decisión de Chile de no firmar el Pacto Migratorio propuesto por la ONU.

A partir de estas coyunturas, diversas organizaciones migrantes plantean a continuación su balance del 2018 y los desafíos que trae el 2019 en un Chile donde las reglas de entrada y permanencia en el país han cambiado.

2018: Gobierno ha buscado potenciar la salida de extranjeros

La regulación extraordinaria es considerada por las organizaciones como una medida necesaria y positiva porque “es darle validez a una realidad que existía”, explica el secretario de la Asociación de Migrantes Latinoamericanos (AMIL), Franklin Pacheco.

Sin embargo, las distintas etapas que contempla esta propuesta es lo que hace dudar a las agrupaciones de si el gobierno busca realmente integrar a los migrantes en la sociedad chilena. “¿De qué vale el Certificado de Inscripción en Registro de Regularización sino te permite trabajar? porque no es un título migratorio ni una solicitud de residencia. No tiene ningún valor”, afirma el secretario de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Rodolfo Noriega.

La autoridad migratoria tiene plazo hasta el 23 de julio del 2019 para otorgar el permiso de residencia temporaria, que es lo que permite trabajar al migrante y así, acceder a un trabajo con contrato y cotizaciones, requisitos que se exigen para optar a la residencia definitiva. Hasta la fecha, de los ocho mil dominicanos inscritos, se han entregado tres mil visas y de los 46 mil haitianos inscritos, se han entregado dos mil.

“Al no agilizarse el proceso de regularización, los migrantes caemos en el riesgo de trabajar sin permiso por la necesidad económica de subsistir y esto hace estar en situaciones donde no son respetados los derechos del trabajador” señala la fundadora/directora de la Red de Apoyo Solidario, Luna Ramírez, ONG creada por migrantes venezolanos.

Esta misma lentitud en la regularización, agrega Ramírez, se ha detectado en el proceso para otorgar la Visa de Responsabilidad Democrática, ya que pueden pasar hasta seis meses desde que se solicita por la alta demanda que hay. “Como organización incentivamos a nuestra gente a que venga regular, con toda su documentación requerida para que el proceso sea más fácil y hacer las cosas bien. La visa es una buena medida porque permite llegar regular y en menos de un mes se obtiene un Rut, pero la cantidad que se entrega es muy poca”, puntualiza.

El Plan Humanitario de Regreso Ordenado también ha generado suspicacia, ya que para Dorsainvil no es más que una deportación encubierta. “No es digno que a una persona que no roba, no comete ningún delito, se le impida volver a Chile en nueve años. Puede ocurrir que haya personas que se quieran ir, eso lo entiendo, pero también hay quienes se van porque han trabajado por meses sin recibir sueldo o mujeres violadas que no han encontrado justicia en Chile. ¿Están de acuerdo que ellas se vayan y que el violador esté tranquilo? No sé si para el gobierno será más barato poner un avión a las personas que generar las instancias de integración”, afirma.

Desafíos 2019: Resignificar la imagen del migrante, informar y mejorar la articulación

Las organizaciones de migrantes coinciden en que durante el 2019 es necesario desarrollar iniciativas que tengan como propósito mostrar los aspectos positivos de la migración para Chile. “Todavía no se sabe aprovechar el acervo de ser diferente. Lo que Chile está haciendo ahora es generando una semilla para poder establecer lazos de comercio más fuertes y llegar a ser un polo de referencia para América Latina. Ahora no se ve eso, lo que se ve es la incomodidad, los problemas de la migración, pero no los beneficios”, sostiene Pacheco de AMIL.

En esta misma línea, la administradora del fanpage Colombianos en Chile, Paola Portela, sostiene que hay que “cambiar la percepción del migrante como un invasor. Hay que potenciar la interculturalidad porque la idea es unir y no dividir”. Misma postura que señala Cardoza del MAM para quien es necesario destacar que la migración es “un aporte multidimensional”.

La Red de Apoyo Solidario contribuirá a este cambio a través de videos que difundirán todo lo que la migración suma para Chile, junto con desarrollar talleres para potenciar el orgullo de ser migrante.

La Plataforma de Organizaciones Haitianas enfocará su trabajo en niñas y niños haitianos y chilenos para que en el futuro haya una mejor convivencia y sociedad. “No podemos cambiar la mentalidad de personas xenófobas o racistas con charlas de sensibilización o artículos en la prensa. Eso es imposible. Por eso estamos trabajando para que nuestros hijos, chilenos y migrantes, no pasen por lo que nosotros estamos pasando”, explica Dorsainvil.

Junto con ello, también buscarán modificar la actual Ley de Discriminación, conocida como Ley Zamudio, para que se incluya el tema racial y así, contar con herramientas que les permita enfrentar situaciones violentas que han vivido migrantes afrodescendientes en el país por tener piel negra.

Por su parte, la Coordinadora Nacional de Inmigrantes anuncia que se harán movilizaciones pro Derecho a Migrar y se exigirá la “responsabilidad política de Rodrigo Ubilla (subsecretario del Interior) porque al negar el derecho a la migración, valida que se cometan delitos contra los migrantes”.

El MAM, en tanto, estará enfocado en la incidencia con los parlamentarios para que la Ley de Migraciones e indicaciones presentadas por el Presidente Sebastián Piñera se discutan desde un enfoque en Derechos Humanos.

Una segunda línea de acción para el 2019 es potenciar la organización en la comunidad migrante, la articulación entre las distintas agrupaciones migrantes y con los gobiernos locales; y el desarrollo de alianzas con organizaciones locales porque ciertas problemáticas son comunes para los migrantes y chilenos.

La tercera área de trabajo del próximo año, será intensificar la entrega de información a los migrantes en torno a dos temáticas: los derechos que tienen en salud, vivienda, educación y trabajo para que conozcan de mejor manera la realidad chilena en la que están insertos; y en los países de origen, difundir el nuevo contexto migratorio con el fin que las personas lleguen de forma regular tal como lo hace la Comunidad Dominicanos en Chile a través de su radio A Medio Tiempo Digital.

Sobre todo, porque organizaciones desconocen qué va a pasar con las personas que han ingresado de manera irregular después de cerrado el proceso extraordinario de regulación migratoria. “Los que han llegado vienen con la esperanza de que los acojan para regularizarse, pero eso va a ser más difícil. Uno trata de explicárselo a la gente que está en República Dominicana, pero muchas veces la situación que se está viviendo allá los lleva a salir desesperados”, reflexiona el secretario de la Comunidad Dominicanos enChile, Daniel Acevedo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here