Los jóvenes “ninis” son más de medio millón, y la mayoría, mujeres que están en situación vulnerable

0
3

Por Valentina González

NinisMujeres, en situación socioeconómica vulnerable, embarazadas, con hijos u otras personas bajo su cuidado. Esos son, según expuso ayer el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, los factores que se repiten en los casos de la mayoría de los “ninis”. El término es usado para referirse a los jóvenes de 15 a 29 años que no estudian ni trabajan, pero también describe un fenómeno que, según el titular de la cartera, es preocupante.

Según la encuesta Casen 2017, son 528.574, y el 69%, de sexo femenino. Aunque desde 1990 la tasa de personas en esta situación venía cayendo, ocurrió lo mismo que con la pobreza multidimensional: desde la Casen 2015 se estancó y hoy continúa en 13% del segmento de población.

“Le pasa lo mismo que al resto de los indicadores socioeconómicos (…) Desgraciadamente en los últimos años, los números dejaron de progresar”, dijo Moreno.

Respecto de las razones que llevan a alguien a ser “nini”, afirmó que 30% lo es debido a que se ocupa de quehaceres del hogar, como por ejemplo, cuidar a otras personas. Frente a esto, el ministro advirtió que el fenómeno podría crecer en los próximos años, debido al progresivo envejecimiento del país.

Los factores

Las cifras se entregaron en el marco de la presentación del Laureate Center for Youth Studies de la U. Andrés Bello (Unab), iniciativa del plantel y Laureate International Universities. El centro presentó su primera investigación, centrada en los “ninis”.

El estudio arrojó que la fuerte caída de la tasa entre 1990 y 2015, desde 25% a 13%, se relaciona con la mayor cobertura de la educación y el creciente ingreso de las mujeres al mundo laboral.

Sin embargo, ese descenso no benefició a todos por igual. “En 1990, el 70% de los “ninis” eran jóvenes de hogares en el 60% de menores ingresos. Al 2015, esa cifra incluso aumenta al 73%. La tasa de ‘ninis’ se redujo más fuertemente para los de mayores recursos”, afirmó Juan Luis Correa, economista e investigador de la Facultad de Economía y Negocios de la Unab, autor de la investigación junto a Francisco Javier Sola.

Sobre los factores que inciden en que alguien no trabaje ni estudie, se identificaron rasgos que incrementan el riesgo de ser “nini”.

Una mujer tiene casi tres veces la probabilidad de serlo que un hombre, y si está embarazada, las posibilidades se multiplican por seis. Si una persona vive en un hogar sin acceso a internet y telefonía móvil, es ocho veces más probable que esté en esta situación.

“Este es un problema social que nos incumbe a todos. No hay una manera de resolverlo si no es trabajando juntos el Estado, las universidades, el sector privado y la sociedad civil organizada”, enfatizó el ministro de Desarrollo Social.

Fuente: El Mercurio

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here