Los múltiples beneficios de conectar la educación universitaria con la parvularia

0
5

educación parvulariaQue alumnos universitarios se integren en las salas de clases de colegios y jardines infantiles, es una estrategia que se está utilizando para refrescar y actualizar metodologías, que permiten motivar a los profesores a innovar, y también a formar profesionales completos, para así lograr una educación más actualizada y de mayor calidad. ¿Quién no tuvo un profesor latero, al que no podía seguir en sus clases, porque parecían somníferas? ¿Quién no sufrió intentando entender las fórmulas de matemáticas, porque jamás captó el método? ¿Quién se aburrió en clases, porque la forma de enseñar parecía obsoleta? Lo más probable es que todos hayamos estado en alguna de esas situaciones. Esto muchas veces pasa cuando las metodologías de enseñanza utilizadas no evolucionan ni se adaptan a las nuevas necesidades de los estudiantes. Porque, aunque la mayoría de los docentes quiere entregar educación de calidad y motivar a sus alumnos en el aprendizaje, la rutina y la falta de tiempo les impide actualizarse. Por otra parte, muchos de quienes recién egresan de sus carreras docentes, cuentan con poca práctica y les cuesta implementar técnicas acordes a las necesidades reales que se van presentando. ¿Qué hacer al respecto? Este es un tema clave, y aunque el panorama se ve complicado a primera vista, ya hay soluciones concretas y efectivas para este problema, como la que se está probando en la carrera Educación Parvularia de la Universidad San Sebastián (USS). Están desarrollando un proyecto en conjunto con jardines infantiles y escuelas para identificar las necesidades educativas de los establecimientos y así implementar acciones concretas para mejorar la educación. Y por otro lado, para que las alumnas en formación, aprendan con ejemplos y llevando a la práctica su aprendizaje universitario. Un win-win.

Educadores unidos bajo un mismo idioma

El lugar es Pedro Aguirre Cerda, en medio de una comunidad vulnerable. Gracias a un convenio de la carrera de Educación Parvularia de la USS con el Departamento de Educación Municipal (DEM) de la comuna, se permite la inserción de practicantes de la universidad para desarrollar mesas de trabajo en conjunto con los profesionales de jardines infantiles y escuelas de la comuna.  María Liliana Delgadillo, directora de Educación Parvularia de la USS, contó a El Definido, que trabajan con una metodología inspirada en las escuelas de desarrollo profesional norteamericanas que se instalaron en la década de los 80 en Estados Unidos, frente a la crisis educativa debido a la distancia entre la formación de los educadores y de lo que acontecía en el sistema escolar. Ésta se basa 4 objetivos fundamentales: 1. Mejorar los aprendizajes de los niños y niñas del sistema escolar. 2. Ofrecer oportunidades de desarrollo para todos los actores que participan en los procesos formativos. Es decir, educadores de aula de jardines infantiles y escuelas, supervisores de las universidades que se incorporan a los jardines infantiles, asistentes técnicos que apoyan la labor de los Educadores de Párvulos, y todos los profesores que forman a los futuros Educadores de Párvulos en la universidad. 3. Fortalecer la formación inicial de las Educadoras de Párvulos, involucrándolos desde temprano en el clima laboral. 4. Desarrollar investigaciones conjuntas, para así rescatar los aprendizajes tanto del mundo académico como del mundo práctico de las escuelas, en busca de nuevas metodologías más acordes a las realidades educativas actuales. “Tradicionalmente la Academia ha mantenido una actitud bien egoísta en ese sentido, desarrollando investigaciones sobre las escuelas o jardines infantiles, pero no con ellos. Por lo tanto, la construcción de conocimientos se la ha llevado el mundo académico, presentándolos en congresos y seminarios, dejando a las escuelas en un segundo lugar que no le corresponde, porque en la escuela también se genera conocimiento. Ese conocimiento debe ser compartido y dado a conocer por ambas instituciones”, nos cuenta Liliana.

Beneficios mutuos de un trabajo en conjunto

A través de este proyecto se benefician tanto los alumnos en formación de la USS, como los profesionales de jardines infantiles y escuelas, ¿quién más? El grupo principal al que apunta todo este esfuerzo: los alumnos de estos establecimientos. Al acercar la universidad a las escuelas, discutir las propuestas formativas y favorecer la formación conjunta de los profesores frente a los nuevos desafíos del sistema escolar, se logra un trabajo articulado y coordinado entre las instituciones educativas. Todo con la meta de la calidad. Por un lado, los estudiantes de Educación Parvularia ingresan a una comunidad educativa, desarrollan procesos en su rol profesional, trabajan a la par con profesores, lo que les permite obtener mejores bases que enriquecen su formación. Por otro, Liliana nos cuenta que “la investigación conjunta permite generar un saber que sólo se da en la escuela, pero que no siempre la escuela tiene las condiciones de poder sistematizarlo, por lo que el trabajo con las estudiantes y los profesionales de la USS, les permite concretizar estos conocimientos y llevarlos a la práctica en sus aulas”. El trabajo se realiza de manera focalizada a través de mesas de trabajo en las que participa el educador guía del establecimiento, el supervisor de la carrera de la USS, y las estudiantes de la carrera. En estas instancias se discuten las problemáticas y situaciones diagnosticadas en la evaluación y se trabaja en establecer metas comunes para poder contribuir al desarrollo del proyecto educativo de cada establecimiento. En la implementación de esas metas es donde entra también la participación de otras facultades de la USS, como por ejemplo las de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad, a través de la realización de huertas en jardines infantiles, el diagnóstico de seguridad, la implementación de planes de salud, entre otras materias y acciones concretas. La idea de este proyecto es integrar la mayor cantidad de disciplinas y carreras para lograr desarrollar acciones en conjunto entre los actores involucrados, que beneficien tanto a los futuros profesionales como a todo el sistema educativo, en especial a los niños en su desarrollo y aprendizaje.

El modelo de acción y sus alcances

Con esta experiencia de asociación colaborativa, se propone un modelo de vinculación de la universidad con la escuela que puede ser aplicado con otras instituciones. El proyecto de Pedro Aguirre Cerda ha permitido disminuir la desconexión tradicional entre Universidad y Escuela, y con él se ha logrado transitar hacia una coconstrucción y difusión del conocimiento por ambas instituciones, fortaleciendo además su relación. ¿Cuál es la clave de éxito para su buen funcionamiento? Actúa de manera dinámica en tres niveles donde cada uno cuenta con actores específicos, objetivos diferenciados, acciones propias y acuerdos que orientan su plan de trabajo: Institucional (USS – Municipalidad), Organizacional (Carrera de Ed. Parvularia USS – Jardines Infantiles y Escuelas) y Aula (Estudiantes en Practica – niños). Consta de cuatro etapas diferenciadas: generación de confianzas; reciprocidad; acción situada y reflexión final, cada una ellas con propósitos y acciones definidas. Ha permitido también que la formación profesional sea mucho más rica, al llevar la teoría a la práctica, es decir, una mayor articulación entre los programas ofrecidos por la universidad y las necesidades de los establecimientos educacionales. Esto representa un cambio de paradigma en la formación de profesores, dado que el conocimiento académico y práctico y el conocimiento que existe en la comunidad, convergen en nuevas formas menos jerárquicas del aprendizaje del profesorado, un objetivo planteado a nivel nacional por el panel de expertos el año 2010 como nuevos criterios de acreditación para las carreras de Pedagogía. FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here