Los niños del Loa recogen datos científicos para medir factores que afectan su entorno

0
8

Cinco escuelas de la provincia del Loa participan en un proyecto piloto que busca levantar información ambiental de sus comunidades, como la calidad del aire y la radiación UV. Por Ignacia Prado G-H. practicas0716“Medimos primero las partículas de un tubo de escape, después fuimos a la orilla del río y medimos la humedad que había cerca. Y en la plaza vimos a una señora que barría y le pedimos permiso para medir el polvo. Todo esto nos sirvió para ver qué cantidad de contaminación hay en cada cosa que hacemos”. Alex Hinojosa tiene 11 años y está en 5° básico de la Escuela San Francisco, de Chiu Chiu. Al igual que otros 150 niños de prekínder a 8° básico de la provincia del Loa, participó en los talleres de ciencia ciudadana que realizan los geógrafos Nicolás Zanetta y Javiera Machuca. Ambos lideran el proyecto Hicka Paatcha (Señal de la Tierra en lengua kunza), que implementan desde principios de año. La iniciativa busca entregar herramientas para la investigación científica en las salas de clase y en el entorno de la comunidad del Loa, para luego realizar un levantamiento de datos sobre los factores ambientales que afectan la zona. El proyecto, que todavía está en su fase piloto, se está implementando desde abril en cinco colegios, luego de varios encuentros de diagnóstico en los que se fijaron los objetivos y se identificaron los problemas que afectaban a cada comunidad escolar. “Los niños estaban preocupados por la contaminación atmosférica, porque son comunidades que están cerca de las grandes mineras, con todo lo que eso significa: la extracción, los camiones que pasan y el levantamiento de polvo. Y los datos de esta contaminación se concentran en Calama, pero no hay conocimiento ni información abierta sobre cuánto afecta a las comunidades. También permite que los niños puedan acercarse a la ciencia de una forma entretenida y así poner nombre científico a los fenómenos que conocen por cultura popular”, cuenta el geógrafo. Kit científico ambiental Para medir los diferentes factores, los niños utilizan un kit científico que incluye seis sensores para medir temperatura y humedad del aire, humedad del suelo, material particulado 2,5, turbiedad del agua y radiación UV. También cuenta con una tableta en la que se baja la aplicación que permite guardar datos y crear gráficos, una pantalla de cristal líquido (LCD), para observar las mediciones en tiempo real, con una batería integrada para la salida a terreno. “El método ha sido fácil y entretenido para los niños y el trabajo muy colaborativo, porque participan desde párvulos hasta niños de octavo básico. Además, hemos podido usar los datos que levantaron en otras asignaturas, no solo en ciencias. Por ejemplo, usamos los gráficos en Matemática, y en Lenguaje estamos haciendo un afiche donde se explica todo lo realizado, desde el objetivo hasta la forma en que hemos trabajado”, dice Verónica Llanos, profesora de 7° y 8° básico de la Escuela Nuestra Señora de la Candelaria, en Caspana, quien se encargó de los talleres que se realizaron dos veces al mes durante horario escolar. Actualmente, el proyecto está en su última etapa: tras el retiro de los kits de las cinco escuelas, los alumnos están trabajando en un gran afiche con toda la información. La idea es presentarlos durante el Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología Antofagasta 2018, que se realizará entre el 22 y 24 de octubre. “El afiche nos está quedando lindo, decidimos hacerlo más artístico y lo estamos pintando, a pesar de que lo estamos haciendo en las clases de Lenguaje. La idea es que podamos presentar a las autoridades todo lo que hemos logrado investigar”, explica Pablo Panire, alumno de octavo básico de la escuela de Caspana. Fuente: El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here