«Más inclusión, las reformas que sí nos convocan», por Educación 2020

0
78

¡Gracias a tu apoyo, Chile decidió no retroceder en inclusión!

En el mes de enero, una veintena de organizaciones comenzamos la campaña “La Educación No Es Premio”, con un claro propósito: convocar a toda la ciudadanía a alzar la voz para no retroceder en inclusión educativa, esto tras la presentación del proyecto de Admisión Justa.

Luego de seis meses de trabajo, donde defendimos con fuerza que la educación es un derecho y no un privilegio, podemos decir con alegría y satisfacción que junto a tu adhesión y la de otras 7 mil personas alcanzamos un gran logro: una de las iniciativas que buscaba reponer la selección fue rechazada en el Congreso.

Esto demuestra que somos muchos y muchas quienes creemos que todos los niños, niñas y jóvenes deben acceder a una educación de calidad, porque en la sociedad que soñamos no existen discriminaciones en el acceso a este derecho. Muy por el contrario, todos los y las estudiantes importan, e importan por igual. ¡Eso es justicia educacional!

Agradecemos y valoramos tu apoyo en esta causa y esperamos que ahora los esfuerzos de todos los actores del sistema educacional se centren en mejorar la calidad educativa en las escuelas. Inclusión y calidad deben ser hoy, más que nunca, los pilares educativos para construir un mejor país.

Te invitamos a leer la carta:

«La discusión respecto a las mejoras del Sistema de Admisión Escolar (SAE) avanzó la semana pasada en la dirección correcta, rechazando la idea de legislar para aumentar los espacios de selección académica en una serie de colegios del país que cumplían ciertas condiciones, por ejemplo, ser evaluados en la categoría de alto desempeño por la Agencia de Calidad de la Educación. Tenemos la firme convicción de que una educación de calidad es para todos los estudiantes, porque en la sociedad que queremos construir, todos importan, e importan por igual.

Nuestro trabajo en terreno y en investigación académica recoge diversas experiencias en las cuales podemos ver los desafíos y debilidades que tiene la educación actual para apoyar el aprendizaje y desarrollo de todos los estudiantes. En base a esta experiencia —y asumiendo la responsabilidad que tenemos todos quienes formamos parte del sistema educacional para resguardar el derecho a una educación de calidad— tenemos la convicción de que si, como sociedad, no hemos sido capaces de ofrecer equitativamente oportunidades de aprendizaje y desarrollo integral a todos nuestros niños, niñas y jóvenes, no podemos hacer que sean ellos quienes sufran las consecuencias de esta falla del sistema. Esta falla es nuestra, de los adultos, y por lo tanto somos nosotros los responsables de revertirla.

En este sentido, valoramos que, en este primer paso, el Congreso haya defendido la inclusión como un principio orientador del sistema educativo, escuchando a distintos actores de la sociedad civil, entre ellos a quienes adherimos a la campaña “La Educación No Es Premio”. Asimismo, valoramos la posibilidad de discutir y analizar en el Congreso posibles mejoras al SAE, en el proyecto que el Gobierno ingresó a través del Senado, que propone cambios en los criterios de priorización para asignar establecimiento, considerando el caso de  hermanos no consanguíneos que viven bajo el mismo techo, de estudiantes con discapacidad y de niños provenientes de residencias del Sename. El SAE mejora la equidad en el acceso a oportunidades educativas. Eso es inclusión, eso es mayor justicia educacional, y siempre apoyaremos los cambios que avancen en esta dirección, pues ese es el Chile que queremos construir».

Fuente: Educación 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here