Más que un libro, un compañero para todo el que ama educar

0
130

El  miércoles 5 de septiembre a las 19.30 horas en el auditorio de la Municipalidad de Vitacura se llevó a cabo el lanzamiento del libro de la Dra. Amanda Céspedes “Déficit atencional en niños y adolescentes”. En una ceremonia sencilla acudimos mayormente mujeres. Me acerqué al mesón a pedir inmediatamente un ejemplar, había esperado por él desde que habían anunciado su salida. De entrada la abordé para tenerlo autografiado, su letra característica y su dulce forma de expresarse se plasmó en la primera hoja “Para Carolina con la emoción de este momento y la felicidad de compartirlo”,  desde ese momento me lo devoré en sólo cuatro días.

No sé si existe un libro de Amanda Céspedes que no sea lectura obligatoria para un maestro, soy una convencida que es una de las personas que tiene mucho que decir en educación, no sólo por los fundamentos científicos que aporta a la hora de comprender la génesis de cómo ocurre el proceso de aprender, como también de los factores que lo afectan; pero por sobre todo, esa increíble  habilidad para bajar el aporte de la neurociencia de manera magistral al quehacer pedagógico,  dando respuestas a nuestras interrogantes, como a su vez guiándonos a buscar estrategias para mejorar nuestra praxis donde realmente importa, en el corazón de la educación que es el aula.

Este libro en particular nos lleva a ponernos en el lugar de esos niños que tenemos en la sala de clases, que con su mirada nos interpelan día a día a dar respuesta a sus necesidades educativas especiales, que si no logramos entenderlas podremos transformarnos en adultos que le causen un daño increíble, nublando su corazón y cerrándolo al aprendizaje.

Muestra años de investigación desmitificando el Síndrome de Déficit Atencional, el libro logra situarnos en los distintos espectros de este cuadro, cuyo porcentaje acusa un rango del 15% de nuestros niños, pero que en vulnerabilidad social este índice podría elevarse. ¿Cómo podemos por tanto los educadores pasar por alto ese porcentaje en nuestras aulas y estar en ignorancia de lo que les sucede?.

Comprender que cada alumno es un ser único y valioso va más allá de decirlo, es vivirlo desde el fondo de nuestra vocación docente, si es así concordaremos con la doctora que la diversidad es riqueza, desafío y misterio, como además comprenderemos que  todos los niños exigen de nosotros lo mismo: un profundo compromiso y  la sabiduría para conocer el alma infantil proporcionando en el aula un ambiente emocionalmente seguro que baje los niveles de estrés, para que así ellos pongan sus recursos  cognitivos al servicio del aprendizaje y no en regular su ansiedad y angustia, transformándose en malabaristas en un clima que debemos potenciar y crear para que este proceso ocurra con sentido y significado.

Este libro nos guía a reconocer cada subtipo, a su vez a aprender a leer las señalas emocionales que nos dan, que si logramos entenderlas veríamos como podemos ser manos transformadoras en niños que claman por ser vistos sin prejuicios, que revelan en muchos casos sufrimiento emocional, que nos piden guiarlos y mostrarles cuan capaces son.

En mi caso, me llevó a meditar sobre una realidad que me asusta: hoy en el país debería haber un significativo porcentaje de adultos con SDA residuales,  que ejercen la pedagogía y no han sido tratados ni abordados, que muchas veces pueden necesitar medidas de apoyo significativas para equilibrar su propia vida, arrastrando quizá muchas secuelas psicológicas y pedagógicas, habiendo sido educados en una escuela mucho más ignorante e intolerante al respecto.

Creo que nunca es tarde para reflexionar sobre lo que somos y lo que queremos ser, no podemos entregarle a nuestros alumnos lo que no tenemos, podemos dar desde el centro de nuestros motivos, toda la pasión, la paz y el amor que hemos sido capaces de atesorar en esta profesión, aquellos niños que se nos escapan de lo que llaman “norma” son los que nos desafían a poner al servicio de su  aprendizaje toda nuestra fuerza y energía para ayudarlos a cambiar una historia que los estigmatiza.

Recomiendo como una fuente de riqueza profesional el libro de Amanda Céspedes, como lectura obligatoria para el quehacer docente, no sólo  proporcionará un criterio científico sólido, cada capítulo  aporta referencias que  guían a seguir investigando, además  lleva a la adquisición de mejores estrategias pedagógicas, todo esto en una perfecta simbiosis entre amenidad, dulzura y ciencia, a momentos recogiendo el corazón, en otros llevándonos a desplegar toda nuestra inteligencia.

Les recomiendo este link, blog de la revista Calpe & Abyla, donde encontrarán publicaciones de la Dra, Amanda Céspedes y del grupo de profesionales que aporta  conocimiento neurocientífico al arte de educar: http://www.calpeyabyla.com/profiles/blogs/una-eleccion-para-la-vida

Por Carolina Carvacho

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here