Mineduc y BID inician estudio para cambiar la subvención escolar

0
5

Análisis arrojará cómo reformular el sistema de entrega de fondos públicos a colegios, hoy definido mayormente por la asistencia. Estudio incluye consultas a establecimientos y debería estar terminado en cerca de tres meses.

Por M. Bustos y F. Guzmán. La Tercera.

Mineduc y BID inician estudio para cambiar la subvención escolar

Ayer, Delpiano expuso los cambios de desmunicipalización en la Comisión de Educación del Senado.

Apenas ingresó el proyecto que crea el Sistema Nacional de Educación Pública, en noviembre de 2015, el gobierno dijo que evaluaría en otra propuesta cambiar el financiamiento a los colegios, que actualmente está compuesto por varias subvenciones que tienen distintos objetivos. Meses después, señaló que antes de que terminara el actual mandato presentaría una iniciativa para abordar esta realidad.

Esto se convirtió en una demanda de los parlamentarios, quienes despacharon el proyecto de desmunicipalización de la Cámara al Senado con un artículo que obligaba al Ejecutivo a presentar la iniciativa para modificar el financiamiento escolar durante este primer semestre de 2017. Si bien las indicaciones del gobierno que acaban de ingresar (ver recuadro) eliminan ese plazo, el Ministerio de Educación ya comenzó un estudio, en conjunto con el Banco Interamericano del Desarrollo (BID), cuyas conclusiones permitirán modificar el actual sistema de subvenciones. Dicho organismo se autodefine como la principal fuente de financiamiento para el desarrollo económico y social de América Latina. El banco destaca no sólo porque entrega fondos para llevar a cabo políticas públicas, sino también por apoyar investigaciones y entregar asistencia técnica.

“Es un tema complejo. Si fuera sólo entregar los mismos recursos, pero con otra lógica, bueno, alguien perdería y alguien ganaría, pero el tema es ver si hay condiciones para establecer una fórmula de subvención distinta”, señaló a La Tercera ayer la ministra de Educación, Adriana Delpiano, tras exponer las modificaciones al proyecto de desmunicipalización ante la Comisión de Educación del Senado, quien agregó que la meta es ver “a qué otro sistema se puede llegar y que no signifique recursos que el país no tiene”.

Una de las principales demandas de los estudiantes y apoyada por algunos parlamentarios oficialistas es que la actual subvención regular, que permite pagar ítems como sueldos, luz o agua, deje de depender principalmente de la asistencia y se considere con mayor fuerza la matrícula, pero, según la ministra, “la matrícula también tiene otros problemas que hay que analizar. Si cambias asistencia por matrícula, hay que considerar que los niños se cambian a mitad de año y tú tienes que pagar dos veces la subvención por ellos a los colegios”.

La subsecretaria Valentina Quiroga, quien está a cargo del estudio junto al BID, explicó que la idea es identificar cómo generar un mecanismo de financiamiento que cubra todos los costos del servicio educativo, ya que cada subvención tiene un uso específico. “Vemos que la estructura de costo de los establecimientos no está adecuadamente cubierta con la actual estructura de ingresos. Les alcanzan los recursos para algunas cosas, pero las escuelas no pueden trasladar recursos desde una subvención a otra, por lo tanto, les falta plata en unas partes y les sobra en otras”, dijo Quiroga.

La subsecretaria agregó que otro objetivo del estudio es “adecuar el sistema de financiamiento chileno a los estándares internacionales que define la Ocde en cuanto a transparencia, eficiencia, equidad, rendición y bajo costo administrativo”.

Este último aspecto es central en la indagatoria, porque el ministerio ha detectado que algunos colegios “incluso utilizan hasta tres trabajadores sólo en papeleo y rendir gastos”, reconoció Quiroga, quien enfatizó que esto debe solucionarse.

Desde el BID explicaron que el estudio “comprende un análisis cuantitativo, utilizando bases de datos del Mineduc, la Agencia de Calidad de la Educación y la Superintendencia de Educación, además de un estudio cualitativo con entrevistas a sostenedores municipales y particular subvencionados”.

Además, la indagatoria del banco contempla un estudio comparado de casos internacionales de financiamiento de la educación. Según el BID, el estudio debería terminar en tres meses.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here