Niñas y adolescentes en el mundo de la programación

0
164

El proyecto enseña a niñas y adolescentes a programar y crear aplicaciones para resolver problemas de la comunidad. No sólo genera un mayor interés de ellos por la informática, sino que además ayuda a mejorar su rendimiento académico.

Editado por Eileen San Martín

El mundo de la tecnología es uno de los campos donde la inserción femenina ha sido lenta. En Chile, sólo el 5% de los colaboradores de las empresas TI son mujeres. Sólo un 9,1% de las escolares al salir del colegio optan por matricularse en carreras tecnológicas e ingenierías. Esto hace que esta brecha de género sea más compleja de reducir.

Es necesario acortar esta disparidad en la industria tecnológica. Es por esto que, el MIT midió el impacto de Technovation. El programa enseña a niñas entre 10 y 18 años a desarrollar aplicaciones móviles con foco en problemáticas en torno a la pobreza, ambiente, paz, igualdad, educación y salud.

Según el MIT, el 80% de las participantes demuestra una comprensión básica de la programación. Mientras, un 35% revela características sofisticadas como el uso de bases de datos y tablas de fusión. Además, evidencian que el 78% de las chicas manifiestan un mayor interés en informática, el 54% piensa elegir la carrera de informática o ingeniería y el 58% realizará otros cursos de programación y de ciencias de la computación.

“Se ha constatado que las niñas y adolescentes participantes llegan a subir un punto su promedio general de notas. Considerando que el programa está enfocado en colegios de sectores vulnerables, estos avances tienen un impacto no sólo académico, sino también a nivel personal y familiar. Mejora la autoestima y la disciplina en nuestras estudiantes”, afirma Constanza Díaz, directora ejecutiva de Technovation Chile.

El exitoso método

Technovation desarrolla su programa con voluntarios, mentores y profesores. Hacen posible un encuentro entre la tecnología y la innovación, con niñas y adolescentes para que sean conscientes de su entorno y comunidades.

Cada año se realiza una convocatoria en la que miles de niñas y adolescentes son invitadas a resolver un problema de la comunidad. El proyecto se realiza en base a la detección de necesidades. En ella identifican y definen el problema, desarrollan la idea, implementan un diseño y evalúan sus resultados.

“Acá no sólo aprenden un lenguaje de programación, sino que deben pasar por todos los pasos de un proyecto real. Validación, programación, modelo de negocio, prototipo, idea y construcción del pitch. Todo eso y más.”, detalla la directora ejecutiva de Technovation Chile.

Los mentores también ganan

El estudio del MIT reveló que han aumentado el interés de los mentores por sumarse al programa formal de 32 semanas y a otras instancias de colaboración. Estos últimos corresponden a talleres o eventos, como el Día de las Niñas TIC, a realizarse el próximo 25 de abril en la Región Metropolitana.

Díaz afirma que “según las mediciones del MIT, nuestros voluntarios al ingresar sólo tienen un 25% de confianza en su capacidad de mentoría. Al término, el impacto del programa crece a un 82%. Esto implica que un 70% de los profesionales que acompañan a nuestras chicas mejoran sus habilidades de mentoría”.

Con el fin de aumentar el alcance en niñas y adolescentes que viven en entornos donde la brecha digital es aún mayor, Technovation Chile se expandirá a Temuco y Valparaíso.

Fuente: Technovation Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here