¿Nos hace bien el Simce?

0
8

Escolares rinden prueba SIMCEEn los próximos días todos nuestros establecimientos escolares estarán dando la Evaluación Nacional SIMCE y ya es conocido el estrés que esto representa para  la gran mayoría de los profesores, los jefes de utp y los directores que se siente avaluados por el puntaje que obtienen sus alumnos. Tanto es así que la preparación para dar esta prueba se ha convertido en una actividad que toma mucha energía y tiempo,  dejando de lado muchas veces el resto del curriculum del año escolar.

La primera pregunta que nos hacemos es si rendir y evaluar con esta prueba ayuda a mejorar la calidad de la educación, es decir a mejorar los aprendizajes permanentes de los niños o si no ayuda.  Y para contestar esta importante pregunta debemos considerar varios aspectos que se relacionan entre sí: el primero es si la prueba mide los aprendizajes que queremos lograr  para nuestros alumnos,  el segundo es si el tener que preparar esta prueba mejora la calidad de la enseñanza y de los aprendizajes de los alumnos y el tercero es si el puntaje que obtiene cada colegio y la retroalimentación que recibe le sirve a este para implementar medidas que se traduzcan en mejor calidad de la educación.

Abordamos el primer aspecto:

1) ¿Mide el SIMCE los aprendizajes que queremos lograr  para nuestros alumnos?

Sabemos que queremos que nuestros alumnos tengan conocimientos básicos, que los puedan aplicar en su vida y que desarrollen habilidades para enfrentar nuevos desafíos y problemas. Todo eso se mide en el Simce y se mide bien, con metodologías y  estándares que están a la altura de los países desarrollados.

También queremos que nuestros niños puedan trabajar en equipo, puedan discutir, comunicar y consensuar  soluciones a problemas no rutinarios y aprender de los pares y de los errores propios o ajenos. Y por sobre todo queremos desarrollar en los niños el gusto por aprender una disciplina, relacionándola con su utilidad, con su belleza y con sus aspectos lúdicos. Todo eso no lo mide el Simce.

Es decir el Simce mide algunos de las objetivos  importantes que nos hemos propuesto para nuestros niños  y lo hace bien.

Pasamos ahora a abordar  los otros dos aspectos mencionados:   la preparación del Simce y el uso de la información que este entrega.

2) ¿Nos hace bien preparar el SIMCE? ¿Nos hace bien que nuestros niños resuelvan muchos problemas básicos y no tan básicos los cuales estarán alineados con los objetivos del Simce?

Sí, nos hace bien, lo importante es como lo hacemos, es en la metodología que usamos donde no podemos dejar fuera el resto de los objetivos que hemos definido como importantes pero que no son evaluados en el Simce. Lo importante es que los alumnos puedan discutir sus soluciones, que reciban retroalimentación, que aprendan de sus errores, que trabajen a su ritmo, que razonen, que deduzcan, que intenten, que jueguen que disfruten mientras aprenden.  Mientras hacemos todo eso no corremos riesgos de estar ” calentando una prueba”

3) ¿Nos sirven los resultados Simce? ¿Hace bien conocer nuestro puntaje SIMCE y el de los demás colegios? ¿Será sano que compitamos unos con otros? ¿Será positivo que a veces quedemos en los últimos lugares de la escala y que el resto lo sepa?

Sí, nos hace bien, es indispensable tener indicadores que reflejen el resultado de nuestros alumnos con exactitud, nos hace bien tener un indicador equivalente que nos motive a superarnos año a año. Nos hace bien compararnos con los pares porque es la única manera de calibrar el valor de nuestro propio resultado.

Pero todo esto nos hace bien si lo ponderamos en su justa medida y lo trabajamos como parte de nuestra actividad de educadores. Lo importante es que  podamos diagnosticar los problemas que tenemos y que pueden ser muy variados de acuerdo al establecimiento al que pertenecemos y entender cuáles son las variables  que podemos modificar y cuáles no.  Es importante tomar medidas efectivas pero realistas, que podamos cumplir y medir en el tiempo.

Como conclusión podemos sostener que:

El Simce es un instrumento de alta calidad, que mide una parte de los aprendizajes que queremos para nuestros alumnos y que depende de cómo la preparemos y cómo trabajemos la información que esta prueba nos brinda, si estamos aprovechándola para mejorar la calidad de la educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here