Noticias y desafíos de la Evaluación Docente

0
257

La Evaluación Docente trae buenas noticias. Se observa en ella un incremento de docentes calificados como competentes. Esto, porque, se alcanzó un 64% de docentes competentes en comparación con 58% del año 2010. De aquí resultó también una importante baja en los docentes clasificados en los niveles básico e insuficiente.

Los resultados también dan luz sobre los docentes que han rendido más de una vez esta evaluación. Del total de docentes evaluados como competentes o destacados en el periodo 2003-2007, 82% mantiene ese nivel de desempeño, mientras que 18% baja en su rendimiento. Por contraparte, del total de profesores evaluados básicos anteriormente, 65% alcanza los niveles de competente o destacado.

La evaluación muestra tres desafíos para los próximos años. Primero, a pesar de la mejora, los docentes mantienen un bajo desempeño en la calidad de la enseñanza en el aula. Esto se refleja particularmente en la reflexión que hacen de los resultados de la evaluación como insumo para la mejora, la calidad de la evaluación y la interacción pedagógica. Se trata de tres elementos del saber hacer que son centrales para una labor docente de calidad.

Segundo, si bien para el Ministerio de Educación la alta participación de los docentes en este ejercicio refleja que se ha instalado una cultura de evaluación, aún falta por avanzar en una evaluación más genuina que retroalimente el trabajo docente. La necesidad de acometer este desafío se ve reflejada en que cerca de 87% de los docentes se autoevalúa como destacado. Sin duda, este patrón de respuesta es una mezcla de incentivos para evaluarse en una categoría alta por el impacto de los resultados en la carrera docente y, por otro lado, una falta de conciencia crítica que permita reconocer los espacios de mejora.

Por último, es indispensable mejorar la evaluación para que cubra, también, a profesores de los establecimientos particulares subvencionados. Además, de que se requiere aleatorizar las visitas a sala (en vez de avisarlas con mucha anticipación) y promover mecanismos de retroalimentación para que los profesores mejoren su práctica.

La Evaluación Docente debería representar una oportunidad de mejoramiento de las capacidades docentes del país, mediante apoyo in situ para los docentes y el fortalecimiento de la calidad de los programas de perfeccionamiento. Además, la formación inicial debería preparar a los futuros profesores para conocer sus fortalezas y limitaciones, y generar en ellos una cultura del aprendizaje continuo tanto individual como grupal. De otro modo, estaremos dando vueltas sobre nuestro propio eje sin crear mejores oportunidades de aprendizaje  y vida para los niños de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here