Nuevo marco de evaluación, calificación y promoción escolar en Chile. Una oportunidad para el aprendizaje

0
98

Hace poco días, el Consejo Nacional de Educación (CNED) aprobó el decreto sobre “Normas de evaluación, calificación y promoción escolar”, el cual viene a derogar los decretos Nº511 de 1997, Nº112 de 1999 y Nº83 de 2001, con el fin de reordenar y actualizar el marco de evaluaciones y calificaciones desde la perspectiva de la Reforma Educacional, impulsada por el actual gobierno. Es importante señalar que el decreto aprobado, habla sobre los “mínimos nacionales sobre calificación y evaluación”, desde los cuales más tarde los establecimientos educacionales deberán consideran para evaluar logros y aprendizajes de sus estudiantes. El nuevo decreto constituye un piso evaluativo, no un máximo para el escolar nacional. Es importante señalar que en el texto presentado por Mineduc al CNED, en diciembre de 2017, se consideran tanto el borrador del decreto respectivo, como las orientaciones para la adecuada implementación de las normas, vale decir, un conjunto de herramientas que buscan contribuir a la adecuada comprensión de los establecimientos educacionales del nuevo marco de evaluaciones y calificaciones. Existirá además una necesaria una jornada de reflexión y trabajo según el calendario académico de Mineduc, que corresponde a la semana del 3 al 7 de septiembre próximo. Dentro de lo central el nuevo decreto, es importante señalar que corrige problemas existentes, más aún con tres decretos anteriores que solamente entorpecían la visión evaluativa de los establecimientos educacionales, y el marco regulatorio de esta nueva reglamentación permite focalizarse en los aprendizajes de los estudiantes con una visión más equitativa e inclusiva de los procesos educativos. Este decreto es un importante avance en la unificación de las normas de calificación y promoción para todos los niveles de educación básica y media, como también, amplía el concepto de evaluación superando la sola calificación, reconociendo un enfoque inclusivo en los procesos de evaluación. Entregar además, un marco para que ningún niño o niña sufra algún tipo de rezago en su proceso de aprendizaje, usando todas las aproximaciones pertinentes para el adecuado resguardo de acciones del aprendizaje de los estudiantes, dejando el acto  de repitencia como último recurso de aplicación. En este sentido, es importante señalar que toda la evidencia al respecto señala de forma categórica que la repitencia es un elemento negativo en el avance de aprendizajes de los estudiantes como también en su autoestima y motivación (Jimerson, Anderson & Whipple, 2002). Finalmente, es una oportunidad para que los establecimientos educacionales actualicen sus Reglamentos de Evaluación, de acuerdo a los criterios diversidad, potenciación de la evaluación sumativa e inclusión. Es un llamado a que toda la comunidad escolar sea partícipe de la construcción de este importante marco de toma de decisiones de la política educativa a nivel escolar.

Carlos Ruz.

Matemático y Profesor. Director de Fundación Maule Scholar, columnista de El quinto poder. Aprendiz de Investigador. Trabaja por una Educación de Calidad para todos los niños y niñas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here