Orígenes del Acoso Escolar, Bullying. Blog de Grace Toledo

0
6

El acoso escolar es un fenómeno antiguo. Desde siempre se ha producido en las aulas o en los recreos escolares. Hoy en día se conoce con el término bullying, un concepto que se masificó a través de los medios de comunicación, aunque para muchos es un término desconocido.

En los ’70, Dan Olweus comenzó a investigar sistemáticamente sobre el bullying. En los ’80 y ’90, el acoso escolar comenzó a tener notoriedad en la sociedad por un crecimiento relevante en Japón, Gran Bretaña, los países bajos, Canadá, EEUU y España[1].

En Estados Unidos, el interés por tratar el bullying se  reflejó con los primeroa casos de tiroteos en los centros escolares. Estos incidentes, difundidos rápidamente por la prensa a nivel nacional y mundial, dejó en evidencia que las masacres eran consecuencia de conflictos entre acosadores y sus víctimas[2].

A mediados de los ’80, Olweus señala que existe bullying cuando un alumno: “se encuentra expuesto, de forma reiterada y prolongada en el tiempo, a acciones negativas por parte de uno o varios otros alumnos”[3].

En Latinoamérica, el fenómeno aún es muy reciente. Los estudios son escasos y la mayoría de la bibliografía existente proviene de Estados Unidos y Europa. Chile, sin embargo, lidera las cifras de bullying a nivel sudamericano y ha tenido una creciente notoriedad pública debido a la exposición mediática.

Pero el fenómeno no es reciente. A fines de los ’80, el problema del acoso escolar en los establecimientos educacionales aumenta en Chile. La historia nos cuenta que la violencia entre escolares se ha justificado en nuestra sociedad desde tiempos inmemorables con justificaciones típicas como: “Esto ha pasado siempre”, “No es tan grave que los niños(as) se peleen”, “Tienen que aprender a defenderse”, “Es un juego de niños(as)”, etc. Pero estas frases usadas por los adultos comienzan a tener un matiz negativo, puesto que Chile ratificó, en 1989, la adopción de la Convención de los Derechos del Niño (CDN) por parte de las Naciones Unidas. En nuestro país fue un avance, puesto que debieron evaluar la forma de mirar, interactuar y asistir a los niños(as).

El sistema económico neoliberal (Libre Mercado) llega a nuestro país con una diversidad de influencias culturales. Los jóvenes, a través de tendencias musicales, confluyen en tribus urbanas como los Trasher, los Punk y el Hip-Hop, movimientos nacidos en los estratos más bajos de Estados Unidos. Los jóvenes se adhieren a estos grupos debido al descontento que sentían por la sociedad. Los niños(as) eran bombardeados por películas norteamericanas como “Bullying”, largometraje de Josecho San Mateo. La trama se centra en un niño que se cambia de ciudad junto a su madre para iniciar una nueva vida, pero el destino le reserva una cruel sorpresa. “Mean Creek”, la historia  de unos hermanos que planean una venganza contra otro joven del grupo. “Klass”, lleva a la reflexión sobre la gestación de la violencia adolescente. Los niños(as) se vieron influenciados por este tipo de violencia entre pares, con la promesa de así obtener la popularidad del curso.

Los años ’90 comienza con importantes cambios en la política internacional. Gracias a estos hechos históricos, la globalización inicia una escalada hasta alcanzar niveles inimaginables. Este período trajo grandes trasformaciones sociales y culturales a nuestro país:  se fueron dejando de lado las tradiciones y se abrió camino a nuevas oportunidades, como la inserción de la mujer al mundo laboral. Por ende, la estructura familiar cambió a hogares unipersonales, monoparentales y con jefaturas mínimas.

Estos años se tornan complejos para los niños(as), los patrones que tienen arraigado son un mero reflejo de una sociedad que les ha pasado la cuenta. Con la globalización los medios de comunicación se masificaron y las tecnologías de la información penetraron con bastante fuerza.

En las familias hay menos tiempo para conversar con los hijos(as), pues los canales de comunicación se debilitaron por motivos laborales y falta de tiempo. Los niños(as) consumen el bombardeo tecnológico y comunicacional. Hoy en día los niños(as) no tienen el espacio para jugar a los juego típicos: tombo, pinta, las escondidas, el elástico, al luche, etc. Estos fueron remplazados con los videojuegos, computadoras y celulares.

Todo lo anterior ha influido en que el grado de agresividad por parte de los estudiantes ha aumentado sin distinción de sexo ni clases sociales. El fenómeno conocido como ciberbullying, donde las víctimas son hostigadas en páginas web, puede definirse como: “la manifestación del acoso escolar que se produce mediante plataformas virtuales y herramientas tecnológicas tales como chats, blogs, facebook, mensaje de texto para aparatos celulares, correo electrónicos, foros, servidores que almacenan videos o fotografías, páginas webs, teléfonos y otros medios de comunicación”.[4]

Las cifras de bullying son altísimas si estimamos la primera encuesta nacional sobre este mismo: un 86% de los alumnos declaró presenciar insultos y burlas, y un 50% amenazas y hostigamiento[5].

El fenómeno no es estrictamente escolar, pues no sólo se da en los establecimientos educacionales, sino que también sucede fuera, como en los ratos de ocio, en los momentos de convivencia de grupo de iguales, en el barrio, en el parque, etc. [6]

Citando a Olwues “es obvio que los profesores son la clave para el cambio. Si se puede sensibilizar a nuestros profesores sobre los efectos perjudiciales de los comportamientos de intimidación, las futuras generaciones de niños y padres será a su vez sensibilizada”.

“El niño de hoy es el padre de mañana y con la adecuada formación todos podremos conseguir una sociedad en la que el acoso escolar pase a ser una excepción”, concluye el pionero en la investigación de intimidación.

 

 

 

 



[1] Olweus, D. (1993). Bullying at shool:What we know and what we can do.

[2]Anderson, M (2001). Journal of the American  Medical Association.

[3] Olweus, D. (1986). Mobbning- vad vi veto ch vad vikan gora.

[4] Alvarado, Cruz, Maza. (2008). El Bullying y sus Implicancias Jurídicas. pág 5-6.

[5] Fuente: http://www.mineduc.cl/usuarios/mineduc/doc/201104251732440.ENCUESTA%20BULLYING.pdf

[6] Avilés, J. M. (2006). Bullying: el maltrato entre iguales.Agresores, víctimas y testigos en la

escuela. Salamanca: Amarú.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here