Poner la escuela al centro

0
12

escuelaLas opiniones acerca de la Reforma Educacional son múltiples. Los argumentos se disparan en múltiples direcciones. Los que opinan lo hacen desde sus veredas, que no necesariamente les otorgan más conocimiento, experiencia o dominio sobre el tema.

Sobre educación todos creen saber, porque todos y todas pasamos alguna vez,  con mejor o peor experiencia, por el sistema escolar.

El sistema escolar también es un concepto muy repetido y cada persona tendrá en su imaginario un algo que lo representa. Seguramente, escudriñando un poco en esas imágenes  lo que finalmente se podrá reconocer allí, es a  la escuela.

Decir la escuela, es un término genérico, sean éstas  escuelas,  liceos y también jardines infantiles.

Es la  escuela donde ocurre el más simple, pero a la vez el más complejo de los hechos: enseñar y aprender. O, en realidad, hoy ese hecho no ocurre como quisiéramos.

El centro es la escuela

La escuela, donde los   niños, niñas y jóvenes se encuentran para vivir la experiencia de aprender juntos.

La escuela donde los profesores y profesoras se encuentran para enseñar a los niños y aprender juntos profesionalmente.

La escuela donde los padres se encuentran para aprender a ser comunidad.

Entonces, el centro de preocupación debe ser la escuela.

Cómo ponemos la escuela al centro como el lugar del encuentro de la sociedad para hacer que los niños y los jóvenes aprendan a querer aprender, a apasionarse por descubrir e investigar, a crear y a innovar, a ser ciudadanos participativos y responsables, a ser personas felices.

Poner al centro la escuela significa entender que  lo que ocurre  y deja de ocurrir allí, finalmente ocurre o deja de ocurrir en la sociedad entera.

Una escuela donde hay diversidad, respeto y tolerancia generará un aprendizaje para toda la vida de esos valores o el desconocimiento de ellos.

Una escuela donde se estimula la participación, la innovación y  la creación, impulsará a sus niños y jóvenes a desarrollar sus habilidades para relacionarse con los otros, así generar y construir una sociedad donde haya cabida para todos y no solo para algunos.

Una escuela que genere especio para que sus profesionales discutan, intercambien,  estudien, colaboren, se reconozcan en sus particularidades y sus experiencias,  promoverá el desarrollo de profesionales de la educación que aporten al desarrollo de una sociedad responsable por la educación de sus nuevas generaciones y no la competencia permanente por obtener resultados exitosos para exhibir.

Una escuela donde la comunidad de padres encuentre el espacio y los momentos para reunirse, compartir, conocerse y trabajar en conjunto con los profesionales valorando la educación para el crecimiento y desarrollo de todos los niños y no un lugar donde se compra un servicio.

Reconstruir y fortalecer una escuela  como el lugar donde los hijos e hijas de  un país ejercen el derecho a ser personas plenas,  debe ser el centro donde pongamos todos los esfuerzos para hacer las reformas que queremos.

Hacer una escuela donde se ponen y materializan las esperanzas de todos. Una escuela para todos los proyectos de todos los niños y las niñas. Una escuela donde lo que haya sea una buena educación.

El centro es la escuela. La preocupación debe estar en atender, cuidar, fortalecer y mejorar la escuela.

El apoyo a las escuelas hoy día es fundamental, apoyar a sus docentes y a sus equipos técnicos, en el contexto donde desarrollan su trabajo, tomar en cuenta su geografía, su historia local, su cultura y su espacio. Si esperamos que efectivamente haya un cambio y tengamos una buena educación tenemos que poner al centro la escuela. Generar los mecanismos para que ello ocurra es más que urgente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here