¿Por qué los alcaldes son determinantes para la educación? Se lo explicamos con peras y manzanas

0
87

Hora de recreo en un colegio municipal de alta vulnerabilidad y de bajísimos resultados SIMCE. El escenario: Guerra de manzanas. Verdadera batalla campal entre los estudiantes mayores lanzándose proyectiles, atemorizando a los más pequeños y a los profesores, que no se atreven a pisar el patio.

Los baños se ocupan como la mejor trinchera y receptáculo de las manzanas que mantienen tapados con frecuencia los W.C. Las “armas de guerra” superan las fronteras del establecimiento llegando a afectar a los vecinos que caminan por el barrio. La Directora, dentro del recinto, termina cayendo en uno de los pasillos al resbalarse con algunos restos frutales. A esto se suma un enorme número de accidentes escolares, una gran falta de orgullo de los estudiantes por su colegio y altas licencias de los docentes por temor a entrar a clases.

A este escenario llegó un nuevo director. Tras un año y medio de su gestión, se respira un clima distinto. Música clásica en los recreos, aulas silenciosas, alumnos que con entusiasmo comentan que “el colegio ha cambiado mucho”, que ahora hay clases, que están aprendiendo, que tienen talleres de danza, de batucada, de violín, de astronomía, de deportes, de inglés. Paredes coloridas con murales hechos por sus estudiantes, mejoras en diversos sectores de aprendizaje, reducción de accidentes escolares, de licencias docentes, de atrasos de alumnos y profesores.

Esto demuestra una vez más que un Director comprometido y de calidad, hace una gran diferencia en un colegio, lo que sólo puede garantizarse con un Alcalde que se compromete la educación de su comuna.

Todos quienes estamos interesados en rescatar la educación pública de su crisis podemos incidir en que cada establecimiento Municipal de Chile logre esta transformación. ¿De qué manera? Una muy importante es exigiendo a los futuros Alcaldes que se comprometan a tener Directores y equipos directivos de alta calidad en las escuelaspara generar los cambios y mejoras descritas. Esto se logra a través de procesos de selección serios que pongan foco en las capacidades de gestión administrativa y pedagógica de los futuros directivos y, sobre todo, seleccionando personas con la convicción de que todos los estudiantes pueden aprender.

Para apoyar la gestión de estos buenos directores, el Alcalde debe asegurar tener un Equipo a cargo de la educación comunal, que sepa del tema y que esté motivado con la tarea. Junto con esto, el Alcalde debe estar atento a las necesidades de las escuelas, generar redes que apoyen la educación de la comuna y se aumente por esta vía los recursos para el área. La educación es una prioridad del Alcalde a la que le dedica tiempo y voluntad.

Al fin del período, el buen desempeño de los equipos educativos definidos por el alcalde, debieran traducirse entre otras cosas, en mejoras sostenidas en resultados SIMCE, en climas escolares saludables que se evalúan desde la percepción que estudiantes y familias tienen de sus lugares de estudio, en retención y aumento de la matrícula municipal en la comuna.

Nuestro voto y nuestra presión por programas que incluyan estos elementos son determinantes para la calidad de la educación pública de Chile. Queremos las manzanas en el escritorio del profesor, no volando por los patios del colegio…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here