¿Por qué nuestros niños no aprenden?

0
519

Los resultados de la última prueba PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) deja una vez más en evidencia la fragilidad del sistema educativo chileno, dejando al país al final de la tabla de los países OCDE.

Fuente: Qué Pasa.

Los niños chilenos de hoy no están aprendiendo ni más ni mejor que hace tres años, como lo indican los resultados de la última prueba PISArendida en 2018 por más de 9 mil alumnos a nivel nacional. La anterior, de 2015, también puso al país encima de los demás de Latinoamérica, pero si se compara con los de la OCDE, Chile continúa al final.

¿Por qué nuestros niños no aprenden? ¿Por qué los escolares chilenos no mejoran en ciencias, matemáticas y comprensión de lectura? En Chile se usa muy poco la tecnología para poder completar la labor de los docentes. Es imposible que un profesor pueda mandar tareas personalizadas, acorde al nivel de cada alumno. Cada curso con notas mediocres en matemáticas demuestra que un porcentaje significativo de la clase ha dejado de entender lo que ocurre en la pizarra, un camino seguro al estancamiento o retraso escolar.

Las nuevas tecnologías son clave en el desarrollo de habilidades que se presentan como centrales en el presente y especialmente en el futuro. Es un error considerarlas menos que una sala de clase, porque el complemento es lo que ayuda a los niños a alcanzar su máximo potencial.

Por otra parte, está la baja prioridad que parece tener la formación integral de los profesores. Es fácil comprender por qué los escolares asiáticos y de otros países desarrollados están tan por sobre los de Latinoamérica. En esos sistemas, la educación es lo más importante, tanto de los niños como de los docentes. Asimismo, se invierte con fuerza en los establecimientos más vulnerables, para equiparar el acceso a la información y, principalmente, a la tecnología.

A esto se le suma, la práctica diaria de entrenar los fallos o entender las matemáticas como un lenguaje. Los niños chilenos le siguen teniendo miedo a las matemáticas, y esto es algo que va a impactar directamente en su desarrollo profesional futuro.

Según el documento sobre matemáticas de la OCDE, éstas se deberían enseñar favoreciendo competencias como la capacidad de razonar, de discriminar datos y tener constancia.

Otra de las recomendaciones que hace la OCDE es contextualizar los problemas en escenarios que sean familiares a los niños, algo que también forma parte de este método online de aprendizaje de matemáticas para niños de 4 a 14 años. Y, además, se pone mucho énfasis en pensamiento computacional, un aspecto que igualmente se puede trabajar con la ayuda de la tecnología.