Prohibir celulares en clases es mirar al pasado

3
327

El desafío de una buena educación es orientarse entonces a saber usar la tecnología y los celulares en particular para comunicarse y aprender.

La Generación Z y la Generación Alfa son las que hoy están sentadas en las salas de clases (con sus celulares), y están compuestas por nativos digitales. Las habilidades de innovación y emprendimiento, junto a su preocupación por la sustentabilidad y el cuidado del planeta, son sus temas identitarios.

Estas generaciones tienen acceso a todo el conocimiento a través de un “clic”, la red provee las respuestas a todas sus preguntas. El paradigma cambió, la sala de clases como el espacio de trasmisión del conocimiento se amplió a la red global, y eso desafía a los profesores y a las universidades como instituciones formadoras a buscar otras maneras para enfrentar el aprendizaje.

El debate tiene defensores y detractores. Los riesgos del uso de la tecnología y los celulares son por ejemplo, la distracción, la inseguridad en la red y por supuesto el trasladar la relación cara a cara a la interacción en plataformas digitales donde se comparten historias para conseguir un “like” Sin embargo, diversas investigaciones (Mansell, 2005) (Einstein, 2014) han planteado que la tecnología le ofrece certezas a las personas, por lo tanto uno de los efectos problemáticos a los que se enfrentan estos niños, niñas y jóvenes, es el manejo de la incertidumbre.

Debemos tomar medidas en torno a la seguridad en la red, y con el foco puesto en explotar todo el potencial que la tecnología tiene desde el punto de vista educativo.

El desafío de una buena educación es orientarse entonces a saber usar la tecnología y los celulares en particular para comunicarse y aprender. Existen estudios (Kuznekoff, 2013) (Callow y Orlando, 2013), que afirman que el uso selectivo de tecnología con estrategias pertinentes, abre oportunidades para el aprendizaje y especialmente para el desarrollo de habilidades.

Los teléfonos móviles están aquí, y llegaron para quedarse. Por ello, celebro que el Ministerio de Educación haya lanzado el Plan “Formando Ciudadanos Digitales, puesto que  es una medida que mira al futuro y que conoce las características de las nuevas generaciones.

Debemos considerar que estamos analizando la formación de jóvenes que ingresarán al mercado laboral a partir del 2030, ciertamente el aprender “de memoria” no es una de las destrezas que les ayudará a encontrar empleo en dicho momento, más bien la capacidad de manejar la incertidumbre, cómo incorporar la innovación y el emprendimiento y su forma de abordar la resolución de problemas serán el elemento diferenciador.

La realidad indica que la tecnología siempre gana, podemos intentar retrasar su uso con normas y prohibiciones, sin embargo ésta siempre logra superar esas barreras. Es por eso que debemos tomar medidas en torno a la seguridad en la red, y con el foco puesto en explotar todo el potencial que la tecnología tiene desde el punto de vista educativo. Este es sin duda uno de los desafíos más grandes que tendrán los nuevos profesores/as del mañana y por ende las universidades que los estamos formando hoy.

Dra. Ana Luz Durán
Decana Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario La Tercera

3 Comentarios

  1. Interesante propuesta desde lo abstracto, sin embargo y por desgracia otra cosa es en el aula cotidiana. ¿Cuál es la real formación de los docentes en las TICs? ¿Cuántos de ellos manejan con propiedad sus potencialdades? Es obvio que las tecnologías deben estar al servicio del aprendizaje, sin embargo son pocos los profesores, apoderados y estudiantes, que van en esa línea. Aun en gran parte de las aulas de nuestro país, tenemos metodologías frontales, pasivas, muy ligadas a los textos escolares y aburridas. Esto lleva a que el uso preferencial de los celulares por parte de los estudiantes, sea no precísamente vinculados a los procesos de parendizajes escolares.
    Hace poco tiempo atrás, un alumno (estando en una evaluación) le pidió al profesor que lo dejara salir ya que su mamá lo estaba llamando… y el llamado de la mamá era para saber cómo estaba. Cultura del imediatismo, de la falta de respeto por los tiempos y espacios del otro.
    No creo en leyes al respecto, pero sí buscar acuerdos entre apoderados, estudiantes y profesores.

  2. No estoy de acuerdo porque los alumnos acceden a juegos improductivos, pornografía y sitios inútiles, además el celular es un distractor en el aula.

  3. Sra Ana Luz Duran. Ud se ha preguntado porque se prohíbe el celular en el Aula ?. Bueno seria que participara ud de algunas clases que se dictan o pudiera dictar ud,por ejemplo en colegios de alta vulnerabilidad. Ciertamente hoy desprenderse del celular es aislarse del mundo conectado y globalizado, pero en aula es otra cosa. Se han probado todas las estrategias posibles para insertar el celular en los aprendizajes y no resulta, es mas, a la gran mayoría no les interesa el uso de esta » Herramienta Tecnológica » para estudiar y optan por cosas mas atractivas; y no necesariamente eliminar el celular en aula es mirar al pasado. Hoy estamos rodeados de futuro, pero no están las condiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here