Providencia: un golazo para la integración

0
51

Celebré la nueva política de admisión de estudiantes de Providencia, casi tanto como los tres goles de Chile frente a Venezuela.

COLEGIOSHasta ahora a muchos niños y niñas que venían de colegios públicos de Providencia se les negaba la admisión en los liceos de la comuna por sus notas, privilegiando la entrada de estudiantes con altas calificaciones. En este proceso varias familias debían salir del sistema educativo de Providencia porque sus hijos sólo tenían notas “promedio”.

Miles de jóvenes, profesores y familias han protestado contra este tipo de políticas en diversas marchas nacionales. La demanda ciudadana más presente ha sido “educación pública, gratuita y de calidad para TODOS, sin exclusión, sin segregación”. Es en la escuela donde tenemos que aprender a vivir juntos con todas nuestras diferencias. Sólo así aprenderemos el valor de la tolerancia, de la solidaridad y avanzaremos hacia una mayor confianza y cohesión social. Los mejores sistemas educativos del mundo integran a diferentes estudiantes en sus aulas, porque integrar ES educar.

Hoy el eslogan de las marchas, se hace realidad en la comuna de Providencia. La Corporación de Educación, junto con sus directores de escuelas y liceos, ha recogido la voz de la ciudadanía y ha consensuado la decisión de no discriminar a los niños por su nivel académico, apostando por una educación pública para todos y no sólo para los más excelentes y talentosos.

La nueva política de admisión de Providencia es un golazo contra la segregación académica, y esperamos que sea el punto de partida de una política no sólo comunal, sino de Estado contra la segregación de cualquier tipo: académica, socioeconómica, étnica, de género, etc.

Como ciudadana que marchó por las calles, agradezco el coraje de hacer del sueño colectivo una realidad. Cuesta creer que quienes más se resistan hoy a la idea sean algunos estudiantes de la misma comuna. Cuesta creer que le quieran cerrar la puerta a sus propios compañeros más pequeños. Estos jóvenes que reclaman contra la nueva política, también marcharon por las calles, pero sus pancartas parece que tenían letra chica: “Educación gratuita, de calidad, para TODOS (pero no en MI colegio)”. Hay mucho temor por perder el estatus de emblemático, que hoy a juicio de los estudiantes se asegura por los procesos de selección. Sin embargo, la excelencia en base a recibir a los mejores no tiene ningún mérito.

Lo emblemático de los liceos públicos debe residir en la calidad de su cuerpo docente, en su identidad, en su dirección y no en la selección de sus estudiantes. Un liceo de excelencia es aquel que logra que alumnos diversos aprendan. Promueve el talento de aquellos más destacados y entrega herramientas a quienes presentan más dificultades. El desafío de Providencia es mostrar que sus liceos son excelentes por la calidad de su enseñanza encarnando a la vez el valor de la inclusión en la educación pública.

Los ciudadanos seguiremos expectantes el resto del partido…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here