¿PUEDEN INFERIR LOS ALUMNOS NUESTRA IDEOLOGÍA?

1
95

El lenguaje crea realidades, qué duda cabe. El otro día, una alumna de segundo medio, de la nada, me emplaza, cara a cara: ¿Miss, usted de qué partido político es? Silencio sepulcral del curso. Curiosidad adolescente legítima. “Es una respuesta que usted ya debería haber inferido por mis clases”, le respondo.

El lenguaje no es neutro. Las palabras están cargadas de connotaciones, riquezas y matices. La objetividad es relativa. Como cuando nos enseñaron que las noticias eran “objetivas”. Desde el momento en que seleccionas una palabra, del amplio repertorio disponible, seleccionas esa y no otra, lo que expreses va cargado semánticamente. Más aún  en la enseñanza de la literatura. Las palabras connotan la valoración de una realidad.

Luego les dije: “vamos a hacer un ejercicio práctico”. “¿Son capaces de inferir la cosmovisión o la ideología política (que es lo que les interesaba en ese momento) de todos sus profesores?”. Liberal, conservador, de derecha, de izquierda, creyente, no creyente, etc.

Ese es el ejercicio que deberían hacer nuestros alumnos cuando la curiosidad les atenaza. No una respuesta explícita como la que buscaba mi alumna. Propiciar la reflexión desde y por el lenguaje.

¿La hubiera dejado más conforme diciéndole explícitamente mi postura? Quizás sí. Quizás no. Depende de las expectativas de mi alumna.

La reflexión en torno al lenguaje les permitió hacer una “taxonomía” de profesores.

Finalmente le dije: “Antonia, ¿eres capaz ahora de responderte tú misma la pregunta que me hiciste al inicio de la clase?

-Sí, Miss. (No se aguantó de clasificarme)…usted es de…

Regina.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here