Qué hacer y qué no hacer al decorar una sala de clase

0
22

Un grupo de investigadores analizó los efectos de una sala de clases muy decorada y una sala de clases con poca decoración. Estos fueron los resultados.

Por Camila Londoño (Elige Educar)

Captura de pantalla 2018-11-12 a las 11.43.04Para la mayoría de profesores, decorar las salas de clase es una prioridad y hay muy buenas intenciones en ello. Pero, ¿qué tanto se debería decorar?, ¿existe un límite? Según un estudio reciente, el exceso de decoración en las aulas, puede ser un bombardeo de información visual para los estudiantes, lo que a su vez puede afectar su memoria y su capacidad de poder atención. Este estudio examinó la relación entre el entorno del aula y las funciones ejecutivas de los estudiantes, que incluyen habilidades como la memoria, la atención y la autorregulación. Pese a las buenas intenciones de los docentes, según se explica en el estudio, muchas aulas terminan siendo sensorialmente muy rica, tanto, que “podrían obstaculizar el aprendizaje de los niños en lugar de ayudar”, explican en Edutopia, los psicólogos y coautores del estudio, Pedro Rodrigues y Josefa Pandeirada.

Con ellos, realizaron tareas de atención y memoria en dos grupos. Uno de los grupos estuvo en un aula con mucha decoración; las paredes de la habitación estaban cubiertas con numerosos cuadros y objetos como automóviles, instrumentos musicales y árboles. En cambio, las paredes en la sala de clase del grupo de control estaban vacías. Los niños tuvieron que realizar una serie de tareas diseñadas para poner a prueba su atención y memoria. En una prueba de atención, por ejemplo, observaron la pantalla de un portátil y debían presionar un botón si aparecía una X y no debían apretar nada si aparecía una K. En una prueba de memoria, los niños observaban nueve cuadrados azules que cambiaban a amarillo en varias secuencias que los niños intentaban repetir. Se realizaron un total de cuatro pruebas: dos para memoria y dos para atención.

En comparación con los niños en la sala de paredes vacías, los niños en la sala de decoración alta obtuvieron peores resultados en todas las pruebas, lo que sugiere que demasiado estímulo visual puede ser una distracción. “En general, los resultados de estos estudios indican que los niños podrían tener dificultades para ignorar los distractores visuales cuando están incrustados en el entorno”, explican los autores del estudio.

De hecho, otro estudio de 2015, sugiere que las salas de clase deben motivar y un poco de decoración puede ser un beneficio para los estudiantes. Según este estudio, las paredes deben darle vida al aula, pero no deben volverse caóticas. “Del 20 al 50 por ciento del espacio disponible en la pared debe mantenerse libre”, escribieron los investigadores. Entonces, ¿qué deberían hacer los profesores?, ¿decorar mucho?, ¿decorar poco? Esto es lo que sugieren los investigadores:

1. El trabajo de los alumnos
Los investigadores aconsejan mostrar el trabajo de los alumnos, pues sirve como estrategia para que ellos recuerden lo que han aprendido. Esto sucede porque ellos tienen mayor responsabilidad por el trabajo que realizan.

2. Modelos a seguir
Poner imágenes (y relatos cortos o citas) con héroes y líderes, puede ayudar a los estudiantes a adquirir un mayor sentido de pertenencia y aspiración, especialmente cuando sus antecedentes e intereses están representados. Es clave, dicen los investigadores, esforzarse por generar la inclusión a través de la decoración, pero también es importante evitar las representaciones simbólicas o los estereotipos que afecten el autoestima.

3. Evitar el desorden
Los expertos sugieren mantener libre, al menos el 20% de la pared y evitar la tentación de seguir agregando decoraciones. Es mejor intercambiarlas que seguir agregando más cosas.

4. Las ayudas visuales, como los gráficos, mapas y diagramas, están bien
Este tipo de elementos refuerzan una lección, en lugar de distraerla. Además pueden mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Los expertos sugieren no olvidar eliminar aquellas ayudas visuales que ya no son útiles.

5. Evita exhibiciones de puntajes o calificaciones
Algunos profesores usan sus paredes para motivar a los estudiantes con puntajes. Pero, si bien esto puede funcionar para los que tienen un alto rendimiento, también puede ser contraproducente para los estudiantes que enfrentan algunas dificultades.

6. La luz natural
No cubras tus ventanas con decoraciones a menos de que tengas un problema con la luz o las distracciones externas. Los investigadores explican que los estudiantes que están expuestos a más luz natural en sus aulas, tienen mejor desempeño en matemática y lectura que aquellos que tienen menos luz. Si no tienes ventanas, asegúrate de que la habitación esté bien iluminada.

7. Colores
No es necesario que todas las paredes estén blancas… una buena idea es pintar alguna con un color llamativo.

“Nuestros hallazgos podrían estar relacionados con el hecho de que las capacidades cognitivas de los niños aún están en desarrollo, incluidas las funciones ejecutivas responsables del filtrado de la información irrelevante para una tarea determinada”, explican los autores del estudio. Esto significa que un profesor puede tener la habilidad de ignorar la decoración, pero un estudiante joven puede tener problemas para mirar hacia otro lado y enfocarse.

Este estudio es el más reciente en un campo emergente que considera a los salones de clase como el tercer maestro, después de los padres y los profesores. Métodos como Reggio Emilia y Montessori pusieron el tema a la vanguardia de la pedagogía, dándole a las aulas un papel central en los procesos de aprendizaje. Otros estudios relacionados han demostrado el papel que desempeñan las aulas en el aprendizaje. Uno de estos descubrió, por ejemplo, que las opciones de luz, color y asiento pueden mejorar el rendimiento académico hasta en un 16 por ciento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here