Que ningún niño quede fuera

0
168

Claudia Peirano – Columna La Tercera

El Ministerio de Educación ha identificado que cerca de 8.500 niños y niñas que deberían haber seguido su trayectoria educativa en prekínder y kínder este año no están matriculados. Esta situación puede ser grave, en tanto se trata de un grupo de estudiantes que pierde la oportunidad de tener experiencias de aprendizaje, no accede a los programas de alimentación y salud de Junaeb y queda desconectado de la red social local.

Naciones Unidas ha identificado que el abandono escolar hará retroceder años en cobertura y calidad de la educación a nivel internacional. La pandemia amenaza con la desvinculación de estudiantes y sus familias de los establecimientos educativos, profundizando las brechas de desarrollo y aprendizaje en todos los niveles. En la primera etapa escolar, ya se están registrando rezagos importantes en el desarrollo del lenguaje, socioemocional y en las habilidades para aprender a leer.

Mantener una participación en educación parvularia requiere como condición necesaria que todos los niños y niñas estén matriculados en un establecimiento educativo. Miles de educadores a lo largo del país están trabajando activamente para mantener estrategias pedagógicas a distancia, en alianza con las familias. Todos los esfuerzos, públicos y privados, deben concentrase hoy en asegurar que cada niño y cada niña forme parte de una comunidad educativa, que sus profesores puedan implementar actividades a distancia y que las familias puedan facilitar las instancias de aprendizaje en el hogar.

Claudia Peirano R.

Presidenta del Directorio Fundación Educacional Oportunidad