QUE NO SEA MODA, NI COSTUMBRE

0
69

Que no sea moda ni costumbre, vulnerar los derechos de los niños y niñas, que no sea moda ni costumbre, escuchar noticias de abusos a los niños y niñas, que no sea moda ni costumbre, no impactarnos; que no sea moda ni costumbre, perder la sensibilidad frente a estos temas.

Hojeando la “CONVENCION DE LOS DERECHOS DEL NIÑO” de Unicef, me recordé mis primeros años de Educadora en que participé de la ceremonia realizada en la Municipalidad de Santiago en donde se firmaba esta declaración, vine acompañada por un grupo de niños del jardin en que trabajaba, entre ellos Ismael Zambrano de 5 años que estampó  su huella en el documento a modo de firma, hoy a la luz de los hechos siento un gran dolor por que en cierta forma ese hecho (o sueño) tan importante para Ismael y para mi está siendo  atropellado.

Quise titular de esta forma el articulo para dar a conocer que como seres humanos nos acostumbramos a las acciones y situaciones que vemos y vivimos con frecuencia, hacemos oídos sordos y nos acostumbramos a escuchar los bocinazos, los martillazos, ya no nos asombramos por atrocidades cometidas, está de moda la noticia sensacionalista, hasta nos acostumbramos a escuchar el llanto de los niños, ESO no debe suceder, debemos estar atentos a las SEÑALES que ellos nos dan, no es normal ver niños cabizbajos, tristes, asustados,  como responsables debemos asegurarles un una adecuada protección y cuidado, los niños deben ser felices, alegres, ingenuos, libres,  “El niño tiene el derecho a expresar su opinión y que esta se tenga en cuenta en todos los asuntos que le afectan”[1].

Siempre he considerado que el jardin infantil es un espacio mágico, único, protegido, donde todo transcurre a un ritmo diferente al de los adultos, donde los niños descubren, se asombran, aprenden, se relacionan, comparten, ríen, etc. NADIE tiene el derecho a irrumpir en ese espacio protegido y romper esa magia.

Marcela Cautivo Guerra

Educadora de Párvulos

Comité para la Infancia y la Familia

 


[1] Convención de los Derechos del Niño, Unicef, pag. 5

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here