Red Crecemos apuesta por la Inteligencia Artificial para revolucionar la educación chilena

0
5

Alumnos aprenderán con la ayuda de un tutor digital.


370 alumnos de los colegios Teniente Dagoberto Godoy de Lo Prado, El Bosque y La Granja podrán aprender con la ayuda de un “Tutor Digital”, como parte de un programa inédito en Chile y Latinoamérica, con la idea de generar cambios significativos a través de una educación más personalizada y que le entregue herramientas al profesor para optimizar su tiempo en la hora de clases.

 

BrainyUn modelo de educación más disruptivo, acorde con las tendencias y necesidades actuales de niños y profesores en la sala de clases, es la apuesta de Red Crecemos que, en conjunto con Cognitiva, desarrolla el primer prototipo de Inteligencia Artificial (IA) para la educación, Brainy, el que será implementado a partir de este año de manera experimental en tres colegios de la Región Metropolitana: el Colegio Teniente Dagoberto Godoy de Lo Prado, La Granja y El Bosque.

En total son 370 alumnos de cuartos básicos que tendrán para la asignatura de Ciencias Naturales un asistente o “Tutor Digital” que les entregará apoyo pedagógico y con el que esperan darle una oportunidad a la educación en Chile.

Hace tiempo la inteligencia artificial dejó de ser ciencia ficción y está irrumpiendo en diversos sectores de la economía como el Financiero, Retail y Telecomunicaciones. Es posible gracias a que la tecnología hoy es capaz de aprender y entender el lenguaje natural y resolver elementos que sólo las personas podrían resolver. Según datos de IDC, se estima que para el 2018 el 50% de los consumidores a nivel mundial estarán interactuando con inteligencia artificial.

Red Crecemos decidió impulsar el desarrollo de Brainy en un ámbito donde nadie en el mundo lo había hecho, la educación, con el fin de acortar las brechas de aprendizaje que existen en el país y mejorar el acceso al conocimiento sobre todo en alumnos que viven en entornos vulnerables.

Brainy permitirá un ambiente diseñado para ofrecer instrucción y apoyo continuo en los  procesos de enseñanza y aprendizaje, a través de la construcción, actualización y análisis que reflejan los aspectos de comportamiento y cognitivos de cada estudiante.  Es una herramienta pedagógica muy avanzada capaz de entregar experiencias de aprendizaje individualizado, lo que permite a su vez que los procesos de enseñanza y de aprendizaje sean más adaptables y personalizados.

Red Crecemos es el impulsor de este programa. “Nuestro país necesita generar cambios en la educación y explorar más allá de la educación tradicional, con el fin de mejorar los aprendizajes de niños y niñas, y contribuir a darles nuevas oportunidades de desarrollo, sobre todo en niños que viven en entornos vulnerables”, explica Walter Oliva, gerente general de Red Crecemos.

El proyecto se pondrá en marcha a partir de 2017 en los colegios Dagoberto Godoy, sin embargo, en los próximos años Brainy debiera ampliarse a los Colegios Santiago Pudahuel, Santiago La Florida y Santiago Quilicura, todos pertenecientes a la Red Crecemos. El proyecto contempla una fase de desarrollo de cuatro años, periodo en el que también se incorporarán las asignaturas de Matemática y Lenguaje.

Mapa del aprendizaje

Brainy realiza un perfil cognitivo del estudiante, administra y procesa su información individualizada, su comportamiento, limitaciones, dificultades y motivaciones; para  formular hipótesis con el propósito de re-planificar las actividades. Al tratarse de una educación personalizada, es posible detectar qué niños tienen mayor dificultad de aprendizaje, y por ende, el profesor puede enfocarse con mayor énfasis en este alumno y detectar posibles casos de “bullying” o situaciones similares.

El profesor llegará a contar con un detallado mapa sobre la clase y lo que cada niño sabe. Esto es clave porque el sistema podrá contar con información detallada no sólo de una clase aislada, sino que de el colegio completo, y en la medida que se vayan integrando nuevos establecimientos se podría llegar a obtener el mapa de aprendizaje de todos los alumnos, comparar por niveles, colegios, y obtener información valiosa para mejorar la educación en Chile.

Esto es sobre todo importante si se considera que la educación en Chile está muy por debajo de los niveles de la OCDE: más de 130 mil estudiantes chilenos de 15 años tuvieron un bajo rendimiento en matemáticas en Pisa 2012, y unos 62 mil estudiantes tuvieron un bajo rendimiento en las tres asignaturas (matemáticas, lectura y ciencias). De hecho, en lectura el 33% de los jóvenes evaluados obtuvo resultados deficientes (mientras la media de la OCDE es de 18%), y en ciencias ese porcentaje fue de 34% (donde el promedio de la OCDE es de 12%).

El impacto de Brainy debiera estar marcado por su utilización en la mejora de los indicadores asociados a los objetivos establecidos por el Ministerio de Educación y, que en la práctica, tanto para la educación pública como privada, se traduce en el éxito en mediciones tales como el SIMCE, PISA o la Prueba de Selección Universitaria, que son los indicadores que permiten el acceso a recursos públicos, legitimidad social y elección de los padres entre la oferta educativa disponible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here