Renacer los Talentos, blog de Isaias Sharon

0
4

Es muy común observar que las personas nos desempeñamos a nivel personal y profesional en áreas que no siempre son aquellas en las que realmente soñaríamos dedicarnos. Quizás porque consideramos que no hemos tenido las posibilidades reales de potenciar nuestros talentos innatos, o no nos consideramos lo suficientemente buenos para poner todas las fichas en esa aventura. 

Tal vez hemos decidido esperar a que las condiciones sean perfectas para emprender la aventura. Es probable que estemos esperando aquella “señal” particular que nos dará cierta “tranquilidad” para dejar la comodidad actual y emprender el desafío de conquistar y concretar cada uno de nuestros sueños en aquellas áreas donde sabemos que tenemos potencial, capacidades y que si lo diéramos todo aquello podría transformar nuestras vidas.

Otras veces hemos incorporado la creencias que debemos desarrollar aquellas áreas en las cuales no tenemos gran habilidad, dejando de lado la posibilidad de llevar nuestros talentos naturales a niveles insospechados y que se abran las puertas de nuestros anhelos para cumplirlos de manera plena, en aquello que sólo pensamos que veríamos en sueños o en una película de ciencia ficción en que éramos los protagonistas.

Liberarnos de aquello que nos asusta y limita, para emprender el riesgoso camino de ser felices, libres y dedicarnos a aportar a nosotros mismos y nuestro entorno de la mejor manera que lo podemos hacer, en aquello que realmente amamos y nos motiva, en aquellas cosas para las cuales sentimos que hemos sido hechos y que contamos con las capacidades de desarrollar de manera majestuosa; es una decisión que tan sólo se encuentra en nuestras manos y que puede hacer la diferencia entre pasar los días abrumados, frustrados y desperdiciando nuestras destrezas; o bien correr el riesgo de emprender aquello incierto, turbulento quizás, pero que en lo más profundo de nosotros sabemos que es la mejor decisión que podríamos tomar, y la que en el tiempo brindará los beneficios más abundantes en todas aquellas dimensiones que nos propongamos.

Como siempre, la decisión final está en nuestras manos. ¿Prefieres una comodidad frustrante o un riesgo que te haga renacer?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here