Santiago aplica “rompe-paga” por destrozos en I. Nacional

0
5

Alumnos del Instituto Nacional vuelven a tomarse el recintoEl alcalde Felipe Alessandri espera que si hay alumnos expulsados por los últimos desmanes, estos no se matriculen en otro liceo de la comuna. Por Nicolás Álvarez y Javiera Herrera en El Mercurio La política “rompe-paga” del alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, está de vuelta. El martes, el municipio ingresó una demanda ante el 19° Juzgado Civil para recuperar el dinero que dejaron los destrozos de las últimas dos tomas del Instituto Nacional, ocurridas en mayo. La decisión ya se había tomado el año pasado con los liceos Confederación Suiza, Teresa Prats y en el mismo Instituto. El municipio pide que se repongan $2.738.400 por parte de los padres de los cinco integrantes del Centro de Alumnos, quienes, a juicio del edil, “han demostrado con hechos que no quieren al colegio”. Entre los ítems de mayor valor se encuentra la reparación de vidrios, cerraduras metálicas, puertas de acceso, el retiro de elementos afectados por las tomas y la limpieza del edificio. La demanda no es la única medida adoptada por el municipio. Los primeros días de junio comenzó a aplicarse el manual de convivencia del liceo, el que definirá el futuro de 59 alumnos que habrían sido partícipes de incidentes tan graves como el uso de bombas molotov al interior del recinto. “Estoy pensando en terminar ahora el semestre y ver la posibilidad de que a los jóvenes que se les decrete su expulsión no puedan regresar a los colegios de Santiago”, confesó el edil. Y agregó que esta es una medida factible, debido a que en los procesos, por ejemplo, se estaría respetando la defensa del alumno y escuchando su argumentación, que es algo que exige la normativa actual. Además, el municipio cuenta con el apoyo de la autoridad de Educación metropolitana, Bárbara Soto. “La seremi me dijo: ‘alcalde, nosotros le ubicamos un colegio en otra comuna (a los estudiantes expulsados)”, contó. Confrontación Vicente Salinas, presidente del Centro de Alumnos del Instituto Nacional, se sorprendió al saber que sus padres y los de sus compañeros fueron demandados. Sin embargo, a los segundos recuperó la palabra y aseguró: “Esta política represiva que busca amedrentarnos no va a surtir ningún efecto”. Sobre los 59 estudiantes a los que se les está aplicando el manual de convivencia, el joven comentó que, aunque la opinión pública piensa que estos alumnos están vinculados con desmanes, “ninguno de ellos tiene que ver con eso, sino que sus motivos (de la sanción) están asociados a fugas por ir a asambleas”. Alessandri aseguró que las reiteradas tomas del liceo -que hasta ayer se mantenía ocupado- se deben, principalmente, a un “afán de protagonismo y lucimiento” del centro de estudiantes. Por Nicolás Álvarez y Javiera Herrera en El Mercurio  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here