Solicitudes para intervenir en los conflictos de colegios aumentan casi 24 veces en tres años

0
3

Screen Shot 2018-07-04 at 6.26.33 PMLos principales temas tratados son la agresividad entre los estudiantes, medidas disciplinarias injustificadas y trato agresivo desde un adulto hacia el estudiante. Por Sandra Quevedo en El Mercurio En 2015 se creó la Unidad de Mediación en la Superintendencia de Educación, la que tiene como objetivo colaborar en la resolución de los conflictos que se dan al interior de las escuelas y liceos del país. Ese año llegaron 61 solicitudes para que especialistas pudieran intervenir. La cantidad de peticiones creció 23,8 veces hasta 2017, cuando se recibieron 1.457 requerimientos (ver infografía). Hasta el 31 de mayo de este año se habían hecho 256 solicitudes de mediaciones para que un tercero imparcial genere las condiciones propicias para que los participantes -escolares, profesores, apoderados o cualquier integrante de la comunidad educativa- puedan llegar a acuerdos. “Es un servicio que ha ido adquiriendo fuerza como un sistema de resolución pacífica de conflictos, que ayuda a construir una relación de colaboración entre la familia y el establecimiento educacional. Esto ha sido valorado y entendido por las personas que han utilizado el servicio y que han ayudado a su difusión. Durante estos tres años, su demanda y cobertura ha experimentado un crecimiento sostenido”, dice el superintendente de Educación, Sebastián Izquierdo. El proceso se mediación opera cuando se generan problemas al interior de los establecimientos escolares que traspasan una simple resolución, por lo que una de las partes recurre a la Superintendencia de Educación, ya sea a través de la página web o de las oficinas regionales para pedir una intervención. Casos comunes Del total de las solicitudes, las más reiteradas en el último año son las relativas al trato agresivo entre los estudiantes (27,8%), a medidas disciplinarias injustificadas (17,1%), al trato agresivo del adulto al estudiante (15,2%) y a discriminación (11,2%). La forma de trabajo de las mediaciones es “buscar el bienestar del estudiante, sin que ninguna de las partes se imponga sobre la otra”. El proceso comienza cuando de ambos lados están de acuerdo con resolver el conflicto. Las sesiones se realizan de forma guiada por un mediador capacitado para facilitar el diálogo y lograr acuerdos. En caso favorable, se deja constancia de los consensos y de los compromisos asumidos. Acuerdos De los casos que tuvieron que recurrir a esta instancia, el 85,9% de ellos terminó en un acuerdo entre las partes. Para el superintendente Izquierdo, eso es beneficioso para toda la comunidad escolar, ya que “ayuda a evitar que se quiebren las confianzas entre el establecimiento y los padres, apoderados y alumnos, mediante una instancia de diálogo que respeta la autonomía de los colegios, generando una alianza estratégica entre las partes. Una ventaja es que las partes involucradas aprenden a comunicarse y a resolver conflictos de forma pacífica”. Además de tener en cuenta el resultado de la mediación, el 71,6% de los personas que participaron en las intervenciones declaran sentirse satisfechos con el proceso vivido. 82% de los participantes cree que la mediación promueve un mejor clima de convivencia escolar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here