Sondeo de Elige Educar: Profesores chilenos están felices, pero estresados

0
4

profesores-estresados_733x475_acf_croppedAlta vocación de los maestros chilenos explica su satisfacción, pero falta mejorar sus condiciones de trabajo. Por María Eugenia Durán en La Hora Pocos profesionales pueden marcar tanto el futuro de las personas con su trabajo como los profesores. Nuestro país tiene actualmente 214.780 docentes de aula, según cifras de 2017 del Mineduc, muchos de los cuales deben enfrentar difíciles condiciones laborales pero que dicen, pese a todo, ser felices. Este es uno de los principales resultados del estudio “¿Son felices los profesores? Radiografía a la felicidad docente en Chile”, el primero de este tipo realizado por Elige Educar. Según el reporte, 6 de 10 de los profesores (64,2%) se declara feliz con su profesión, mientras 9 de cada 10 (90,8%) considera que su trabajo genera beneficios a sus estudiantes y a toda la sociedad. El estudio arrojó que los educadores de párvulo son los docentes más satisfechos . Y respecto al nivel de dependencia, la educación pública concentra la mayor compromiso y motivación. Sin embargo, dicha satisfacción se ve limitada por factores como el alto estrés, las bajas oportunidades de progreso profesional u otros, como lo que el gremio llama “el agobio laboral docente”. Según María Jesús Sánchez, directora del área de Investigación de Elige Educar, estudiar el nivel de satisfacción de los profesores en su trabajo es vital pues impacta directamente en los aprendizajes y en la calidad general de la educación. “Sabemos que los profesores más felices hacen que los estudiantes aprendan más, pero también reduce el abandono de la carrera, es decir, aumenta la retención de los profesores en el sistema educativo, un tema en que que Chile es un problema”, asegura. fotoprofe-580x350

Estrés

Según las cifras, el 70,5% de los profesores reporta altos grados de disfrute de sus funciones la mayor parte del tiempo. Para Nicole Cisternas, directora de Política Educativa de Fundación Educación 2020, estos resultados se condicen con otros estudios nacionales e internacionales, como el Informe Talis de la OCDE, que muestra grados de felicidad importante en los profesores chilenos. Una hipótesis para explicar estos niveles es la alta vocación de los profesores. “Esos estudios muestran que el principal factor que los docentes consideran respecto a su bienestar es la vocación, el sentido moral del trabajo que ellos hacen”, dice Cisternas. De acuerdo con esta visión se muestra Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores, para quien “el nivel vocacional en el magistero es alto, es decir, es gente que trabaja en lo que le gusta”. Sin embargo, Cisternas y Aguilar también coinciden en que se ve una contradicción en la evaluación que los maestros hacen respecto a sus condiciones laborales. “Los docentes relatan estar contentos con lo que hacen, estar motivados, pero a la vez, dicen que no son remunerados adecuadamente, que no cuentan con los tiempos para realizar sus tareas”, dice la especialista de E2020. El sondeo de Elige Educar muestra que sólo 1 de cada 5 maestros dijo tener un buen equilibrio entre su trabajo y su vida personal, mientras que únicamente el 20% cree que su trabajo es realizable durante la jornada laboral. Esto genera serios problemas de salud entre estos profesionales: el 49,9% de los entrevistados reportó niveles de estrés altos, y el 34,8% mencionó niveles medios. “También son críticos respecto a la autonomía que tienen en su trabajo”, dice Cisternas, quien apunta a la alta burocracia en nuestros sistema educativo. port-1

Desafíos

“Cabe señalar que estos datos fueron recogidos antes de que se comenzaran a implementar los cambios de la Ley de Carrera Docente, que justamente apuntan a avanzar en estos aspectos. De desarrollarse una buena implementación, debieran percibirse asociados a este tema en el mediano plazo”, dice Sánchez sobre el estudio. Pero el presidente del Colegio de Profesores es más bien crítico respecto a los cambios. “Algo que cambió fue el nivel de salarios pero no las condiciones de trabajo. Las horas no lectivas, por ejemplo, no aumentaron en un nivel suficiente”, explica. En este punto, Cisternas recuerda que hoy las horas no lectivas, que se usan para planificar o preparar clases rondan el 35%, mientras que en países desarrollados son 40/60 o, incluso, 50/50. Aguilar también cree que se debe ahondar más en asuntos problemáticos como “las agresiones a docentes, un tema que está creciendo muy fuertemente, así como el agobio laboral docente, el que persiste porque hay mucha presión por los resultados en el sistema educativo chileno”. Por María Eugenia Durán en La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here