Tareas para la casa: el vínculo entre la familia y escuela

0
6

sistema de desarrollo profesional docenteHace algunas semanas el tema de la eliminación de las tareas escolares, volvió a estar en el tapete cuando el Alcalde de Las Condes, anunció que los niños de Pre Kinder a 8vo Básico de seis colegios municipales de dicha comuna no llevarán tareas a la casa. Esta es una medida que, a lo menos, debemos mirar con preocupación por la urgencia que requiere el involucramiento de los padres en el proceso educativo de sus hijos.

Tras su anunció, el edil manifestó que la eliminación de las tareas en esos colegios de su comuna se fundamenta en que “los niños hoy ya están sometidos a una jornada escolar extensa y requieren de un tiempo familiar al llegar a su casa. No queremos que la tarea tope con los momentos familiares”. Si bien es importante que hoy los estudiantes tengan momentos familiares y libres de estudios para estar con la familia, también es necesario indicar que La familia es el agente más influyente en los logros de aprendizaje y mejora del rendimiento escolar de un niño. En ese sentido, las tareas son un espacio para que los padres puedan comunicarse con sus hijos, crear hábitos de estudio, animarlos a esforzarse, ayudarles a corregir sus errores, a organizar el tiempo, a crecer en responsabilidades que le pueden servir para la educación superior más adelante y promover una predisposición positiva hacia el estudio, contexto que favorece la autoestima.

Veamos algunas cifras. Según la OCDE, los estudiantes chilenos no dedican gran parte de su tiempo haciendo tareas luego de la jornada escolar: solo 3,5 horas por semana versus 4,9 en promedio en los países de la OCDE. Mientras tanto, en Chile los padres invierten poco tiempo al estudio junto a sus hijos, en promedio 5,6 horas a la semana, cerca de un 35% menos que Noruega, Estados Unidos o Canáda. Por lo tanto, al parecer el problema no es la tarea en si misma, quizás habría que revisar el tipo de tarea, por un lado hacerlas más entretenidas y motivantes y, por otro, ajustar el tiempo de tareas. Tal como lo hicieron Bélgica o Finlandia.

De todas formas, la eliminación total o parcial de las tareas va en contra de incentivar el involucramiento de la familia en el proceso educativo de sus hijos. Las tareas en su justa medida, siempre traerán beneficios en el estudiante. Recordemos que el 80% del aprendizaje de un estudiante depende del apoyo familiar y no particularmente de su establecimiento. Estos indicadores dan cuenta de la necesidad de una mayor participación de la familia en el aprendizaje de los niños y claramente las tareas son una herramienta tremendamente útil para lograrlo. Por consiguiente, no parece adecuado que este sea un tema que deba regularse por ley ni alguna autoridad externa al establecimiento, más bien sería más adecuado dejarlo dentro del libre proyecto educativo de cada colegio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here