Tips para mantener la disciplina en el aula

0
6

Qué difícil es mantener la disciplina en el aula hoy en día, con estudiantes más críticos, más difíciles de motivar, donde ellos mismo no encuentran sentido a lo que están estudiando, ya que mucha de la información está en internet.

Pero lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la disciplina es un medio mixto, esto porque  educar “en disciplina” ya es parte del fin.

Por otro lado, la experiencia nos enseña que hay ciertas cosas que ayudan a motivar a los jóvenes y esto hace que la clase sea más entretenida y por lo tanto la disciplina no es un problema sino un recurso, ellos mismos la piden.

  • Preparar la clase: Lo peor que puede hacer un profesor es llegar a improvisar. Nuestros jóvenes se dan cuenta inmediatamente, no dicen nada pero él/ella queda como un profe “chanta”. También estoy dando el mensaje que mi clase no es importante.
  • Prestancia: Todo comunica. Parte de la prestancia es la buena presentación, la presentación personal es vital, si llego bien presentado estoy comunicando, si llego mal presentado estoy comunicando todo lo contrario. Un profesor ante todo es un profesional y tiene que presentarse como tal. Llegar a la hora. Tratar con respeto y “profesionalmente” a sus estudiantes. Hacer lo que se promete, si digo que voy a castigar tengo que castigar, cuando digo  “si ocurre esto en consecuencia va a pasar esto otro”, tengo que hacerlo… mis actos tienen consecuencias.
  • Tengo que hacer que mi clase sea un “experiencia”: Tengo que “seducir” a mis estudiantes con mi disciplina. Tengo que crear un ambiente, una atmosfera de aprendizaje. Para esto es importante tener una rutina, donde los estudiantes reconozcan una estructura. Por ejemplo: saludar al comenzar, limpiar la sala antes de comenzar mi clase (porque mi clase es importante), mostrar que se va hacer en esta clase, no hablar “encima” del ruido, terminar con una evaluación (¿se hizo lo que se dijo que se iba a hacer?) y despedirse.
  • Motivar: Esto es parte de la “seducción”. Constantemente tengo que mostrar las aplicaciones prácticas que tiene mi disciplina, haciéndoles ver lo importante y fundamental que es aprender lo que se está enseñando. La pregunta para la planificación es ¿para qué me sirve esto?
  • El profesor pone los límites: Desde el primer minuto tengo que mostrar que soy yo el que pone los límites. Por ejemplo el timbre me avisa que tengo que terminar mi clase, pero soy el que decide cuando terminarla. Soy yo el que autorizo las palabras, soy yo el que mantiene el orden, soy yo el que decide cuando estar de pie o sentados.
  • El profesor es el líder: Es mejor equivocarse que no tomar decisiones, no decidir ya es una decisión. Si me equivoco puedo pedir disculpas, pero nunca dudar o dejar el liderazgo a los alumnos. Yo estoy a cargo y tengo que ejercer este liderazgo, dejar hacer no se aplica aquí. Liderazgo que no se ejerce es asumido por otro. Los estudiantes esperan y agradecen que el profesor asuma el liderazgo de la clase. Esto es muy básico en la teoría de sistemas.
  • No dar espacios: Los sistemas tienen naturalmente al desorden (2ª ley de la termodinámica) por lo tanto no tengo que dar espacios para que se produzca el desorden. Es mejor que me sobre una actividad a que me sobre tiempo y los estudiantes queden “libres”… con esto doy muchos mensajes negativos (no hacemos na’, el profe no sabe hacer clases…) y con esto lentamente voy perdiendo a mis estudiantes. Para esto es muy importante saber “manejar los tiempos y los ritmos de las clases”… la atención de un joven dura entre 7 y 12 minutos, cuando está motivado.

Puede ser que estos tip sean muy básicos pero si los aplicamos vamos a obtener los resultado esperado. Muchas veces la contingencia nos hace olvidar estas sugerencias, pero tenemos que volver a aplicarlas hasta incorporarlas en nuestro comportamiento, sin importar el nivel donde trabajamos esto resulta.

 

Gustavo Pallamares M. Sc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here