Tras repunte en el Simce, Santiago y Providencia esperan recuperar estatus de excelencia para sus colegios

0
2

409px-Internado_NacionalHasta ahora han acreditado dos de los seis requisitos establecidos para obtener el beneficio estatal.

Nicolás Álvarez Arrau. El Mercurio

Nueve meses han pasado desde que se dio a conocer que diez establecimientos educacionales de Santiago y Providencia habían perdido la subvención por desempeño de excelencia, creada en 1995. El Instituto Nacional y el Internado Nacional Barros Arana, en Santiago, y el Liceo José Victorino Lastarria, en Providencia, fueron algunos de ellos, lo que abrió un debate nacional sobre el deterioro de la educación pública.

En la misma condición quedaron las escuelas básicas Libertadores de Chile, Vicuña Mackenna, República del Ecuador y Calvo Mackenna, ubicados en Santiago, y los establecimientos El Vergel, Juan Pablo Duarte y Mercedes Marín, en Providencia.

Cifras al alza

Si bien ninguno de estos establecimientos logró superar la barrera de los 300 puntos en la última prueba Simce 2016, varios recuperaron terreno respecto del mismo examen del año anterior.

El Instituto Nacional, por ejemplo, aumentó 38 puntos en la prueba de Lectura y 22 en la de Matemática. El Internado Nacional Barros Arana, en tanto, avanzó nueve y cinco puntos, respectivamente.

Mientras, la escuela El Vergel incrementó sus puntajes en las dos pruebas, en cuarto y sexto básico, por márgenes de entre uno y 25 puntos.

Según el director ejecutivo y fundador de AcciónEducar, Raúl Figueroa, este es un panorama positivo para que estos establecimientos vuelvan a cumplir con el estatus de excelencia, en el contexto de los requisitos establecidos por el Mineduc.

“Lo más probable es que si suben sus puntajes, eso se traducirá en altas posibilidades de recuperar la subvención”, señala.

Figueroa explica que su desempeño les permitirá alcanzar dos de los seis factores de medición usados para entregar la subvención: efectividad y superación. De acuerdo con el experto, con ambas variables estos colegios pueden sobrepasar el 50%, del total requerido, ya que representan un 35% y un 28%, respectivamente.

No obstante, según precisan desde el Ministerio de Educación, “esta adjudicación también dependerá de los puntajes del establecimiento en los restantes factores que el Sistema Nacional de Evaluación del Desempeño (SNED) pondera, así como de los resultados obtenidos por los establecimientos que se encuentran en el mismo grupo homogéneo en el que se ubique el liceo en la próxima aplicación del SNED”.

Se trata de aspectos como iniciativa, mejoramiento de las condiciones de trabajo, igualdad de oportunidades e integración y participación de profesores, padres y apoderados.

Alcaldes

Para Felipe Alessandri, alcalde de Santiago, el avance de sus establecimientos en el Simce tiene gran relevancia. “Es una buena noticia, un buen punto de partida que me pone contento”, afirma. Con todo, advierte que la recuperación del estatus de excelencia es un trabajo de largo aliento, por lo que no asegura obtenerla inmediatamente, “pero sí en cuatro años”.

Su par de Providencia, Evelyn Matthei, es más enfática. “No me cabe duda de que podemos recuperar la excelencia, siempre que los padres, apoderados, directores, docentes y alumnos quieran hacerlo. Este es un tema de voluntad”, puntualiza.

La próxima actualización del sistema que asigna la subvención de excelencia se dará a conocer en marzo de 2018.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here