Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) en Chile

0
775

Si la condición no es tratada a tiempo, podría traer dificultades para el desarrollo socioemocional de los pequeños.

Editado por Eileen San Martín.

Fotografía de Publimetro.

El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) creció un 6% entre 2010 y 2016. Hoy, representa el 95% de las matrículas de educación especial parvularia en Chile. Toda esta información, recabada fue por el Centro de Estudios de la Unidad de Estadística del Ministerio de Educación.

Según el Estudio Indicadores de la Educación en Chile, los TEL representan un 68.2% de los problemas que tratan establecimientos con programas de integración escolar. Le siguen dificultades intelectuales y trastornos auditivos.

Consecuencias en la adolescencia

Francisca Pozo, fonoaudióloga de la Universidad Católica, explica que la mayoría de los niños tratados por TEL en etapa preescolar, supera sus dificultades. Por otro lado, un 40% presentará en la adolescencia alguna dificultad socioafectiva o del aprendizaje. Además, entre un 50% y un 75% experimentará problemas en la lectura.

«Los niños con dificultad de comunicación, entre ellas TEL, pueden presentar dificultades o trastornos emocionales, cognición social o habilidades sociales, función de planificación, aritmética, baja autoestima y dificultades en la motricidad fina», precisa Pozo.

Consumo de videos y juegos en tablet

Para la fonoaudióloga, Camila Torres de Clínica Dávila, «el aumento de este fenómeno tiene gran relación con el consumo de contenido digital». La profesional señala que, dejar que los niños vean videos o jueguen con tablets sin supervisión adulta y sin una interacción del lenguaje, no es lo correcto.

«Se están perdiendo las instancias de interacción, en las que los niños practican su lenguaje», añadió. Como recomendación, Torres señala que es bueno contar con juguetes, figuras y bloques que permitan a los padres jugar con los niños e ir reforzando su vocabulario.

Si no se trata el trastorno, las consecuencias pueden acompañarlos por varios años. De hecho, el desarrollo adecuado del lenguaje no sólo impacta la comunicación y el aprendizaje. También afecta el desarrollo psicomotor, cognitivo, el lenguaje social y emocional. Incluso, habilidades de cálculo y solución de problemas matemáticos.

La importancia del tratamiento

Magdalena Muñoz, directora del Programa de Pregrado de la Pontificia Universidad Católica, señala que «la mejor forma de intervención en TEL es el trabajo interdisciplinario, con fonoaudiólogo, educador diferencial y/o psicopedagogo, profesor y la familia».

«En algunos casos, también psicólogo, terapeuta ocupacional y médico. Además, se requiere un enfoque integral del niño/a en todos los ámbitos y no centrada únicamente en la sintomatología o clínica», añade la especialista.

Apoyo familiar

Como herramienta de apoyo, es importante elegir libros y cuentos de acuerdo a la edad del niño(a). Así, comenzar con libros en los que predominan las imágenes y con textos breves. Se debe explicar antes que leer, en palabras simples. Luego, generar preguntas y reforzar ideas, jugar a imaginar otros finales o ver asociaciones con la vida real.

Más allá de los recursos como libros, películas y juguetes, la vida cotidiana es una oportunidad para desarrollar el lenguaje. Mejor aún, si es con el apoyo de toda la familia.

Fuente: Publimetro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here