Un Plan de gestión para la convivencia escolar

0
7

 

La normativa actual

La normativa principal que sustenta actualmente el desarrollo de la Buena Convivencia Escolar en las instituciones escolares, se basa en la Ley General de Educación (N° 20.370) y sus respectivas modificaciones en cuanto a esta temática, contenidas en la Ley sobre Violencia Escolar (N°20.536).

Es esta última ley, la que determina uno de los mayores cambios propuestos en el sistema actual, entre otros aspectos, exigiendo que el Consejo Escolar (o Comité de Buena Convivencia, en el caso de establecimientos particulares pagados) se enfoque, principalmente, en propiciar la participación de toda la comunidad educativa y promover un desarrollo positivo de la convivencia escolar.

Además, la ley exige un Encargado de Convivencia para cada institución, quien debe tomar un rol relevante, llevando a cabo las medidas y procedimientos determinados por el Consejo Escolar. Para lo anterior, otra exigencia de la normativa, es llevar a cabo un Plan de Gestión de la Convivencia Escolar, donde se deben plasmar, de manera articulada, los intereses y necesidades de la comunidad en torno a esta temática.

Oportunidad de mejorar

El Plan de Gestión de la Convivencia Escolar que exige la normativa vigente, es la oportunidad que debe proyectar el establecimiento en función de la mejora continua en esta área.  El apoyo y empoderamiento de la comunidad escolar es un factor clave, que propenderá a lograr no sólo la existencia de una buena convivencia, sino, un impacto positivo en los logros de aprendizaje de los estudiantes.

La elaboración del  Plan de Gestión es la ocasión para fomentar la reflexión y el trabajo colaborativo, donde el rol del Equipo de Liderazgo es primordial para la construcción de un sistema de trabajo articulado, tanto con el Consejo Escolar como con el Encargado de Convivencia.

Es importante considerar que, uno de los insumos principales para lograr una elaboración pertinente de este Plan de Gestión, es el uso del autodiagnóstico institucional, específicamente, en el área de Convivencia Escolar (formato diseñado por Mineduc para los PME). De esta forma, los objetivos y acciones que se generen podrían ser los mismos en ambos instrumentos, a modo de focalizar los esfuerzos y gestionar con mayor eficiencia.

Antes de finalizar, debemos recordar que un Plan de Gestión es una planificación que tiene como propósito cumplir una meta institucional y, para ello, es necesario que cada etapa de su desarrollo haga visible la coherencia que tiene este instrumento con otros, tales como el PEI, PME y Reglamento Interno (Normas de Convivencia y Protocolo de Actuación frente a situaciones de Violencia Escolar).

Así, se suma un nuevo desafío para los establecimientos educativos del país, que pretende ir más allá de una obligación, generando estrategias de mejora para un área tan compleja e importante en el desarrollo integral de todos los estudiantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here