Volver a empezar. Por Mónica Celedón

0
4

Puede que me equivoque, pero comparto con los budistas, que muchos de nuestros sufrimientos los constituyen los apegos que vamos construyendo en torno, no solo a las cosas, sino a situaciones, lugares y personas que han quedado instaladas en nuestras vidas.

Así, hay momentos en que nos encontramos en un entorno que, hacia donde miramos, terminamos diciendo “es lo que hay”… porque, en nuestra cultura actual, peor sería si no hay.

Aprender a soltar, o tal vez, soltarse es una de las prácticas más liberadoras, sin embargo, nos cuesta tanto atrevernos a experimentarla. Soltar el colegio que no nos hace feliz; soltar compañeros de una etapa de nuestra vida, que solo vemos “online”, soltar relaciones que están vacías de vínculos nutritivos para el cuerpo y el alma; soltar lugares que ya no nos cobijan y nos hacen sentir como extranjeros, soltar ideas que no llevan a buenas prácticas. Sí, soltar, en una cultura que promueve el mantener, el contener, el acumular, es equivalente a “saltar” al vacío.

La vida es un continuo cíclico. Constantemente estamos volviendo a empezar, pero no lo percibimos. Estamos atados a una historia que nos mantiene la vista hacia atrás, sin soltar lo que creemos tener, en vez de centrar la mirada hacia el horizonte y dejarse sorprender con lo que se perfila hacia adelante.

Un nuevo año escolar, un nuevo comienzo, otra buena oportunidad para volver a empezar. Una invitación para soltar la imagen del estudiante que dejé y abrirme expectante al que regresa. Un nuevo comienzo para creer en su capacidad de aprender, de entusiasmarse, de construir juntos, experiencias significativas de aprendizaje y de ser protagonistas en la construcción de su crecimiento y madurez.

Un nuevo comienzo para volver a empezar a ser docentes enamorados de su vocación, de los desafíos, de sus estudiantes, de sus creencias y principios. Quien no se atreve a volver a empezar quedará atrapado en la condena de cuidar un pasado que ya fue, sin vivir el presente que es, y ciego frente al nuevo comienzo que nos ofrece la vida.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here